Archiv

Francisco José y las mujeres (parte 5)

Karlheinz Böhm como el Emperador Francisco José. ¿Quién no le admira? En las películas

110_FranzJoseph_Jung_A3

El Emperador Francisco José en 1848. Foto: billerantik.at

junto a Romy Schneider se le presenta como un hombre cariñoso y de buen corazón, que adoraba a su esposa y que se siente superado por la situación entre Sissi y la Archiduquesa Sofía. Esta interpretación ha influido mucho en la forma en la que el Emperador Francisco José ha quedado en la memoria colectiva.

 

Por desgracia, hubo aqui mucha desinformación ya que la historia de Sissi poco o nada tiene que ver con la brutal realidad. Una realidad a la que me gustaría contribuir desde aqui. Ya en la parte 5 de estas series, os presenté a un Emperador muy distinto al de las películas. Un Emperador que era infiel constantemente y que tuvo incontables hijos ilegítimos. 

Empezare con unas palabras de mi parte: en la literatura hay incontables rumores que no se sustentan en ninguna base. Incluso por autores de libros. Para escribir este artículo me he sumergido en toda la literatura disponible, incluso en la que carece de fuentes. Es es lector quien debe decidir lo que cree y lo que no. Y dicho esto, empecemos por el principio:

220px-ElisabethVonBayernUndPreusz

Reina Elisabeth de Prusia. Foto: Wikimedia/Commons

Ya a la tierna edad de 14 años, el Archiduque Francisco José se encaprichó con alguien muy por debajo de su condición: de una de las damas de compañia de su tia, la Reina Elisabeth, conocida como Elise, de Prusia (*13.11.1801, †14.12.1873)

Bertha von Marwitz (*30.7.1817, †5.4.1879) fue quien marcó al joven „Franzi“. La Archiduquesa Sofía escibió preocupada en su diario: „Franzi esta ocupado tiernamente con la señorita von Marwitz. Es la primera vez que se despiertan el él estos sentimientos. No puedo ni describir los sentimientos que esto me produce. Este niño, a quien yo sigo considerando un chiquillo, se esta transformando con sus sentimientos y actos y casi sin que yo lo note, en un hombre joven. Esto me produce tanto una vaga intranquilidad como un cierto sentimiento de vergüenza, ya que me parece que él no me pertenece tanto como antes.“ (1)

El Emperador Francisco José no era una hoja sin marcar la primera vez que tuvo a Sisi delante y se decidió a casarse con ella.

Friedrich_Wilhelm_IV._(ca._1850)

Rey Federico Guillermo IV de Prusia. Foto: Wikimedia/Commons

Alrededor de los Archiduques siempre hubo „damas higiénicas“, que era escogidas especialmente para enseñarle a los jóvenes „las artes amatorias“. El Conde Grünne fue quién escogió por Francisco José, por supuesto con la complicidad de la Archiduquesa Sofía. Las damas higiénicas estaban muy bien consideradas en Viena. Estas damas no pertenecían normalmente a la nobleza, si no que solían ser viudas sanas de rotunda constitución, que enseñaban a los jóvenes caballeros todo lo necesario para producir el tan esperado heredero junto a sus futuras esposas. Para Francisco José, fué una madura y exuberante dama de Krems.

Fue explosivo el romance que el Emperador Francisco José mantuvo en 1848 con la Condesa Elisabeth de Ugarte (*14.5.1822, †26.8.1896) quien por aquel entonces estaba casada. Francisco José tenía 18 años y se enamoró de esta Condesa durante un baile. Toda la corte murmuraba enormemente al ver que durante todos los bailes siguientes el Emperador bailara repetidamente con ella e incluso compartieran el Cotillón dos veces. Ella le contó a una amiga: „… ya que bailé con nuestro delicioso Emperador todo el rato. Hemos bailado el Cotillón dos veces cosa que, como te podrás imaginar, causó gran sensación e infló mi pequeña vanidad. Yo, como todo el mundo, estoy encantada con nuestro amadísimo Monarca, en quién se reunen todas las prendas de bondad e hidalguía que uno se pueda imaginar.“ (2)

La dama de compañía Sophie Scharnhorst anotó: „El Emperador bailó todo, con execpción de la Polka y la Mazurca, complimentando a las damas con su encanto innato y consiguiendo complacerlas siempre. Entre ella estaba nuestra pequeña Ugarte, a quien él eligió para el Cotillón. Ella resplandecía de alegría y su esposo vigilaba a su alrededor como una gallina cuidando de sus pollitos.“(3)

Cuando a Francisco José se le ocurrió invitar a la citada dama „sola“ al Hofburg, a la Archiduquesa Sofía casi le da un infarto. Mandó llamar a su presencia a la joven, que era 8 años mayor que el muchacho, y le aconsejó que abandonara Viena para siempre. A partir de aqui, se pierde completamente la pista de la Condesa Ugarte y su nombre no vuelve a aparecer por ningún lado. 

A partir del año 1852 la Archiduquesa Sofía dirigió todos sus esfuerzos en encontra para su hijo, el Emperador de Austria, una esposa que fuera de su rango y que fuera el mejor partido posible. Los sentimientos no le enteresaban lo mas mínimo.

Princess_Anna_of_Prussia

Princesa Ana de Prusia, Winterhalter 1858. Foto: Wikimedia/Commons

Hizo que Francisco José viajara a Berlín a visitar a la tia Elise bajo la apariencia de un „viaje con fines políticos“. Como ya comenté anteriormente, Elisabeth, Elise, era la hermana de la Archiduquesa Sofía y la Duquesa Ludovica y por tanto, era tia de Francisco José y de la pequeña Elisabeth. Elise estaba casada con Federico Guillermo IV, Rey de Prusia (*15.10.1795, †2.1.1861) aunque el matrimonio no tuvo hijos. En berlín, Francisco José se enamoró de la sobrina del Rey Federico, la Princesa Maria Ana Federica de Prusia (*17.5.1836, 12.6.1918), pero ella estaba ya prometida con el Príncipe Federico Guillermo (*26.11.1820, †14.10.1884)

1797_Wilhelm_I

Príncipe Guillermo I. Foto: Wikimedia/Commons

 

A pesar de los grandes esfuerzos de Elise por convencer al Rey de Prusia de la conveniencia de una unión con Austria por medio del matrimonio, no pudo conseguir que cambiara de opinión. Sofía le escribió a su hermana una carta llena de tristeza: „…que no haya manera de evitar ese triste matrimonio que se le impone a la encantadora Ana sin tener en cuenta que no le va a reportar felicidad alguna… La felicidad, que como un sueño fugitivo se ha mostrado y ha dejado en su joven corazón una huella mucho mas profunda de la que creí posible…Tu le conoces lo suficiente para saber que no es facil satisfacer sus gustos y que no le sirve cualquiera para poder amar a la que ha de ser su esposa… Todas estas cualidades las reune vuestra pequeña…“ (3a)

Pero no hubo manera, Elise no consiguió cambiar los planes de boda. El Príncipe Guillermo, mas adelante el Emperador Guillermo I (*22.3.1797, †9.3.1888) dijo al respecto de esta negtiva: „Nosotros los Prusianos nos congratulamos de que Austria haya atestiguado su sumisión en nuestra capital sin haber cedido nosotros ni un ápice de poder político.“ (4)

Elisabeth_ERzherzogin_Litho

Archiduquesa Isabel. Foto: Wikimedia/Commons

Verdaderas espectativas tuvo Francisco José por primera vez con la Archiduquesa Isabel Francisca Maria de Austria-Este(*17.1.1831, †14.2.1903), de la rama Húngara de la familia Habsburgo. Pero a la Archiduquesa Sofía esta unión no le agradaba en absoluto ya que no quería tener ningún tipo de relacción con Hungría. El (medio) hermano de la Archiduquesa, el Archiduque Esteban Francisco Victor de Austria (*14.9.1817, †19.2.1867) Palatino de Hungría, se posicionó del lado Húngaro durante la revolución de 1848 y fue por ello monarquicamente relegado. Para que Elisabeth y Fancisco José no calleran en ideas tontas, casó a la joven viuda de forma inmediata con el Archiduque Carlos Fernando de Austria(*29.7.1818, †20.11.1874).

800px-Karl_Ferdinand_1837_Litho_01

Archiduque Carlos Fernando. Foto: Wikimedia/Commons

Lo que por aquel entonces la Archiduquesa Sofía no podía imaginar, y a mi personalmente me pone una sonrisita en los labios, es que ese matrimonio con Carlos sería muy feliz. La pareja tendría 6 hijos, entre ellos, el Archiduque (Federico Maria) Alberto(*4.6.1856, †30.12.1936), quien habría de tener un papel crucial en la felicidad del Archiduque Francisco Fernando. Alberto se casó con la Princesa Isabella Hedwig Francisca Natalia von Croy-Dülmen(*27.2.1856, †5.9.1931) que contrató como dama de compañia a Sofía, Condesa von Chotek, quien pasaría a la historia como la Princesa Sofía de Hohenberg.

800px-Stephan_Erzherzog

Archiduque Esteban. Foto: Wikimedia/Commons

Hay miles de especulaciones sobre el atentado de Libenyi. Parece ser que el joven Francisco José buscó la cernanía de la „bailarina“ Margit Libenyi, lo que acabaría desencadenando el (intento de) atentado. Margit Libenyi sería la hermana de Janos Libenyi, el sastre que llevó a cabo el atentado. Un acto de venganza.

Os voy a contar la historia completa: „Meses antes del atentado y durante un paseo por el Prater, llamó la atención de Francisco José una muchacha que se encontraba delante de un barracón de feria y que correspondía con gran intensidad a las miradas curiosas del Emperador. Para llamar aún mas la atención del Soberano, la joven bailó una ardiente y temperamental Csardars, un baile típico húngaro. El Emperador se informó sobre la muchacha y descubrió que era la sobrina de la dueña de la barraca, un tal señora Danzinger, que se llamaba Margit Libéyi y que venía de un pueblo de Hungría llamado Czakvar. Con el tiempo, y gracias a su amistad, Francisco José le pagó sus estudios de baile. 

Por aquel entonces, el hermano de Francisco José, el Archiduque (Fernando) Maximiliano, tenía en sus manos el libreto de una ópera cuya representación había sido prohibida por el Emperador. Parece ser que el Archiduque Max había contactado con la bailarina y le había prometido un papel principal en la obra si ella conseguía convencer al Emperador de que diera su consentimiento para que la obra se estrenara.  La obra se estrenó, la bailarina consiguó su papel y fue incluso tan bien valorada por el que al día siguiente de la Premiere fue nombrada miembro del ballet imperial, tomando el nombre artístico de Mizzi Langer, que sería en que usaría en adelante. 

La fama de amante del Emperador llegó a todos hasta el pueblo natal de la muchacha, donde produjo un gran revuelo. Su hermano, János Libényi, que lleno de rabia había visto como todos sus intentos para que su hermana se alejara del Emperador, se decidió a lavar su honor y el de su hermana a través del atentado contra el Emperador.

Como siguió la historia es ya conocido…

Tras las investigaciones policiales, Libényi confesó los motivos reales del atentado.

El Emperador se separó de la bailarina por este motivo, no sin antes haber „indemnizado“ tanto a ella como a su madre. Francisco José quiso incluso indultar al terrorista, pero la amenaza de dimisión de los miembros de su gobierno lo impidieron. Libényi fue ejecutado la mañana del 26 de Febrero de 1853. (5)

Por desgracia, la autora Gabriele Praschl-Bichler no aporta ninguna fuerte, por lo que este texto no puede tomarse en serio.

51oHr845BQL._SX364_BO1,204,203,200_

Foto: Amazon.de

Gisi Gruber, una autora de novelas de los años 50 tocó este tema en una novela romántica. Si uno es capaz de leer este texto increiblemente cursi, acabará sin querer saber nada mas sobre lo que esta señora escribió sobre esta historia. Si alguien lo quiere intentar, el libro se encuentra aún en anticuarios.

Edmund_Otto_Ehrenfreund

Ubald Tartaruga (Edmund Otto Ehrenfreund) Foto: Wien.gv.at

Fue por primera vez en 1922 (o sea, 69 años después!) cuando el romance entre el Emperador y Margit Libényi o Mizzi Langer se puso sobre la mesa por primera vez en manos del autor húngaro Gyula Kemény. Tampoco el inspector de policía y escritor policíaco Ubald Tartaguga (cuyo nombre real era Edmund Otto Ehrenfreund) (*12.2.1875, †21.11.1941) quería creer en un atentado político. Numerosos historiadores estan de acuerdo en que estas teorías son absurdas, y por tanto son solo tonterias en las que algunas, pocas, personas quieren creer. Sin embargo, el nombre de Mizzi Langer siguió apareciendo en la literatura.

Paul_Gautsch

Paul Freiherr Gautsch von Frankenthum. Foto: Wikimedia/Commons

El primer hijo ilegítimo del Emperador Francisco José debe haber sido Paul Gautsch Freiherr von Frankenthum (*26.2.1851, †20.4.1918) quien tras estudiar derecho, entró en el Ministerio de Educación e incluso llegó en 1879 a ser Ministro de Educación, puesto que ocupó por un periodo extrañamente largo, hasta 1893. Además fue nombrado por el mismo Emperador como curador de la academia del Theresiario. En 1895 fue nombrado, nuevamente por el Emperador, como miembro de la corte. De 1895 a 1897 fue nuevamente Ministro de Educación. De 1899 a 1904 fue Presidente del Tribunal de Cuentas Mayor. Gault era conocido como uno de los hombres de mayor confianza del Emperador Francisco José. (5a)

Sobre la identidad de la que fuera madre de este señor, la autora Gabriele Praschl-Bichler nos deja otra vez sin ningún tipo de información veraz. 

Helenevetsera

Helene Baltazzi, de casada Vetsera. Foto: Wikipedia/Commons

Parece ser que también con Helene Baltazzi, mas conocida como Helene Vetsera (*1847,†1.2.1925) tuvo algún que otro tonteo Francisco José, al menos en opinión de la autora Gabriele Praschl-Bichler. El Emperador tenía 20 años y ostentaba el cargo desde hacía dos. Al final del idilio, Helene habría recibido 3 millones de coronas como despedida. (5b)

Muy generoso para alguien tan austero como lo era Francisco José. Además, en esos primeros años como joven Emperador, estaba a espensas de su tio Fernando (*19.4.1793), ya que, aunque este ya no era Emperador, controló el dinero y en general toda la riqueza de la casa Imperial hasta su muerte. Solo entonces heredó Francisco José todo. Y Fernando no murió hasta 1875 (29.6.) Que fuera la Archiduquesa Sofía quien sustentara estos „jueguecitos“ de su hijo es bastante poco probable, pero bueno, cada uno que se forme su propia opinión.

Sea como fuere, hubiera sido bastante macabro, ya que Helene también se „entretuvo“ con el joven Rodolfo, quien habría de quitarse la vida, años depués, junto a Mary (*19.3.1871.†30.1.1889), la hija de Helene. La teoría que dice que Lo amantes se quitaron la vida por que eran padre e hija, cobra aqui nuevas fuerzas, pero seamos sinceros: ¿Alguien se lo cree?

Después de todos estos flirteos y aventuras, había llegado el momento de que Francisco José sentara la cabeza. La Archiduquesa Sofía buscaba febrilmente a la candidata ideal, a la que creyó haber encontrado en Dresde.

La Princesa Maria Sidonia Ludovica (*16.8.1834, †1.3.1862) era la elegida. Hasta ahora la

1834_M.Sidonia

Princesa Sidonia de Sajonia. Foto: Wikimedia/Commons

muchacha había tenido muy mala suerte con sus pretendientes ya que casi todas las propuestas fracasaron por razones de religión o política. Tampoco el Emperador Francisco José la quiso como esposa. La banal razón: no le gustaba como mujer. El destino no tenía buenos planes para Sidonia, que murió soltera a los 27 años de tifus.

Finalmente, Sofía buscó entre sus familiares jóvenes princesas casaderas. El resultado es de sobra conocido. Podéis leer también en el blog los dos grandes artículos sobre el compromiso y la boda.

Sobre el matrimonio entre Sisi y Francisco José, lo describiré en la parte 6 completamente, así que, por ahora, me saltaré esta parte.

Kaiserin-Elisabeth-von-Österreich---Porträt-der-jungen-Kaiserin,

La Emperatriz Isabel. Foto: dorotheum.com

Los motivos exactos que propiciaron la intempestiva huida de la Emperatriz Isabel a Madeira no se conocen, aunque hay varias teorías y leyendas al respecto. Algunos biógrafos escriben que enfermó de los pulmones, pero lo que no se escribe es por qué la Emperatriz empezó a recuperarse nada mas alejarse de la corte. Otros creen que el motivo era una enfermedad venérea contagiada por su infiel esposo. Parece ser que Francisco José no siempre fue tierno y cariñoso con su dulce y joven esposa.

Sean cuales fueran los motivos, en ese momento Isabel ya era „adulta“ y se alejó cada vez mas de su esposo, quien encontraba cada vez mas asiduamente nuevas „amistades“.

please-klick-on-the-picture-to-enlarge

Theresia Pointinger. Foto: Huberto Pointinger

 

En 1863 el Emperador conoció a Teresa „Reserl“ Pointinger (*8.4.1846, †1928). Lo que siguió a este encuentro fue una relación de casi 10 años, además de 4 hijos.

El Emperador se encontraba de vacaciones cazando en Mondsee con su amigo el Príncipe Otto von Wrede (*8.1.1797, †10.10.1871). Este viejo palacete en el que vivió Maria Teresa era un lugar apreciado por la alta nobleza para sus estancias vacacionales, por tanto no es de extrañar que le llamara la atención aquella muchacha de 17 años. El ajustado corsé hacía que su Dirndl revelara mas de lo que seguramente a ella le hubiera gustado. El Emperador era entonces un hobre de 30 años. Pero no fué hasta Julio de 1869 que el destino quiso que se juntaran. Reserl se había enamorado perdidamente del Emperador y soñaba con él por las noches. Al principio no le reconoció cuando en Julio de 1869 se presentó en la cabaña alpina en la que ella trabajaba en verano. Tras el primer momento de shock, le invitó a pasar a la humilde cabaña. Ese cazador, que era realmente el mismísimo Emperador Francisco José, se sentó junto a ella y puso cortesmente su mano en la de ella. „Como en un trance, Reserl puso sus suaves manos entre las de el Emperador y cuando poco después sintió sus labios sobre los de ella, se encendió la pasión que tanto tiempo llevaba sintiendo ella y había tenido que controlar.“ (6)

Parece ser que „Franzl“ era un amante tierno y sentimental. O al menos esa es la opinión de Teresa Pointinger, o mas concretamente, de su biógrafo Huberto Pointinger, ya que no hay escritos de puño y letra de Teresa. Esto es la narración de una narración de una narración. Anna Nahowski tenía otra opinión al respecto, pero me estoy adelantando.

El resultado de esta pasión fueron 4 hijos:

Anton Pointinger nac. 6.4.1870
Francisca Pointinger nac. 1871
Matias Pointiger nac. 5.12.1872
Guillermina Buchwald nac. 28.5.1877 (Nacida del matrimonio con Guillermo Buchwald. Realmente debió ser hija del Emperador aunque legalmente su paternidad se le atribuyera al esposo de su madre.)

 

Hubert Pointinger

Huberto Pointinger. Foto: Huberto Pointinger

Huberto Pointinger (*25.4.1961), el autor de „la Princesa de la sal“ es un bisnieto de Matthias Pointinger, el único de estos hijos que formó una familia. Georg Markus y Hugo Portisch, dos conocidos escritores e históricos, le propusieron a Huberto Pointinger que se hiciera unas pruebas de ADN. Georg Hohenberg, un sobrino nieto del Archiduque Francisco Fernando por la línea de Maximiliano Hohenberg, se prestó para este fin. La doctora Christa Nussbaumer certificó los resultados: Georg Hohenber y Huberto Pointinger NO son parientes. Por tanto, parece dudoso que el resto de los tres hermanos sean hijos del Emperador Francisco José y en general, parece dudoso también el resto de esta historia. El señor Pointinger no obstante, sigue obcecado en su versión y se denomina a sí mismo como tataranieto del Emperador. (7)

En el año 1878 el Emperador Francisco José llevaba un tiempo en una relación seria con Anna Nahowski (desde 1875) y por tanto terminó con esta supuesta relación.

Que el Emperador no le fue tampoco fiel a su nueva amante lo demuestra la siguiente historia. Mientras que el supuesto idilio con Resel estaba en pleno apogeo, Francisco José tenía otras dos amantes en Viena.

Durante 1870-1871 parece que fue Katharina Abel a quien el Emperador de echó el ojo.

s-l300

Katharina Abel. Foto: DasPhotoquarium/ebay

Según la autora Praschl-Bichler, la Señorita Abel conoció al Emperador antes de su boda y fue quien le curó el mal de amores por la Condesa Ugarte. (8)

Esta afirmación la puedo descartar YO sin lugar a dudas. Katharina Abel(*22.2.1856, †6.3.1904) nació mucho tiempo después del idilio del Emperador con la Condesa Ugarte. Fue contratada en 1868 en el Kärntnerortheater y a partir de 1871 tenía una plaza en la ópera de la corte. Durante 1880 a 1892 fue una de las bailarinas preferidas bajo la dirección de Carl Teile. Con los „regalos“ del Emperador parece que pudo comprarse una casa en Weiden. Ya que, a pesar de que apenas hay literatura sobre ella, la mayoría de los biógrafos la mencionan, puede ser que haya algo de verdad en la historia de este idilio. Sobre cuanto tiempo duró este romance, no he podido encontrar nada a pesar de mis muchas busquedas.

También durante 1870, fue Rosa Moskowitz quien le robó el corazón a Francisco José. Ella era una costurera de ropa blanca/ropa interior en el Hofburg de Viena. Se supone que este romance duró unos 3 años, hasta que ella „de pronto“ se retiró para llevar una vida totalmente privada.

Y aqui es donde la historia se divide: Mientras que Katrin Unterreiner escribe que Rosa se casó mas adelante con el Conde Andreas Zichy, Pratschl-Bichler escribe que Rosa tuvo una hija ilegítima llamada Bobarle Margarete Braun. (14) Esta hija se casaría con el tiempo con el Conde Andreas Zichy. Tras su divorvio, ella se mudó a Paris y recibió hasta el año 1918 una renta de la embajada austríaca. Después se volvió a casar con un americano llamado Miles que era un representante de la cámara de comercio internacional en Basilea. Tras enviudar de Miles, se volvió a casar con un tal Señor Rogers. (9) Por desgracia, ni Gabriele Praschl-Bichler ni Katrin Unterreiner nos ofrecen notas literarias sobre el tema. Tampoco en la literatura posterior que se escribió sobre Francsco José, se explica nada mas acerca de esta Rosa Moskowitz, mas allá de nombrarla. Una pena, la verdad…

220px-Anna_Nahowski

Anna Nahowski. Foto: Wikimedia/Commons

Mucho mas detallada y reveladora fue la relación con Anna Nahowski (*1860, †23.3.1931) quien escribió un diario (que fue publicado) sobre esta relación. Anna fue la única que dió a luz a un bebe que fue „publicamente conocida como la hija secreta del Emperador“: Helene Nahowski, de casada, Berg. Pero empecemos desde el principio: 

Fue la el 8 de Mayo de 1875 sobre las 6 de la mañana cuando Anna, que por aquel entonces apenas tenía 15 años y estaba casada con un truhan, se encontró en el parque del palacio de Schönbrunn a un „oficial“ del estado que la miraba el busto descaradamente y se la comía con los ojos. Incluso al pasar de largo uno junto al otro, el guapo oficial se giró a mirarla. En ese momento Francisco José era un hombre de 45 años. Su sirvienta, Lini, le reveló a Anna que ese no era un oficial cualquiera, si no el Emperador de Austria en persona. Anna se sonrojó y, puesto que era muy infeliz en su matrimonio, comenzó a intentar volver a coincidir con el Emperador en sus paseos matutinos, cosa que de hecho consiguió.

El 24 de Junio de 1875 anotó en su diario: „Yo estaba sentada en un banco de piedra junto a Lini en el bosque, el Emperador llegó por el camino y se sentó en el banco de al lado. Tras un par de minutos, se levantó y se acercó a mí. Los latidos de mi corazón eran bien audibles. Se quedó de pie frente a mi, me saludó y me dijo: „Usted pasea muy a menudo.“ Me levanté del banco mientras el color rojo tintaba mis mejillas. Si Majestad, es que todo es muy bonito aqui, contesté medio anonadada. „¿Seguramente vive usted en el campo por aqui cerca?“ me preguntó. No Majestad, en vivo en Viena. „¿Como? Pues entonces tendrá usted que despertarse extremadamente pronto, ¿no? Estoy acostumbrada a levantarme a las 4 de la mañana, salgo siempre a pasear muy temprano. ¿Donde vive usted? me siguió preguntando. En el Neubau, fue mi respuesta. ¿Estará usted aqui cada día? Si, siempre que haga buen tiempo. El inclinó la cabeza, saludó y se fue. He podido admirar sus ojos azules por bastante tiempo y me enantan! Que tonta sería si me enamorara de él, no, lo que me gusta es que es el Emperador. Me halaga que yo le guste.“ (10) 

El 26 de Junio de 1875 se besaron por primera vez. No pudo haber sido mas cursi: bajo la lluvia. Los días que siguieron también se acercó Anna hasta el palacio de Schönbrunn para „darle mimos“ al Emperador. El se comportaba como un loco según ella. A veces totalmente empapado, por que llovia a cántaros, y siempre solo. Los encuentros eran cada vez mas intensos. Inclusó llegó a desabrocharle el vestido para poder „admirarla de cerca“ y se ofendió por que Anna no quiso seguir. En medio de la soledad del parque tirolés, su dama de compañía vigilaba mientras tanto los caminos. A Anna le remordía la conciencia, pero estaba enamorada. Tuvieron que pasar 3 años antes de que llegaran a tener su primera vez juntos.

El dinero empezó a fluir por primera vez, así que ella empaquetó sus cosas y en el año 1879 se mudó muy cerca del palacio de Schönbrunn para que el Emperador pudiera visitarla diariamente. Ella no debía llevar corsé cuando él llegara y a ser posible estar „ya tumbada en la cama“, esas eran las condiciones. Anna se quejaba de esto en su diario, pero al final hacía todo como „Él“ quería. Se divorció de su primer marido y se casó con Franz Nahowski.

automatenfoto_1_kl

Alban y Helene Berg. Foto: absw.at

Anna tuvo 4 hijos. Su hija Carlota es con toda seguridad de su primer marido. Los que son de gran interés son los otros 3 hijos, Anna, Helene y Francisco José. Su hija Anna si podría ser una Nahowski verdadera, pero sobre esto también hay rumores.  Anna escribió que „ella tiene exactamente la misma cara que Nahowski.“ (11f)

Vamos a empezar por su hijo Francisco José, que nació el 10 de Diciembre de 1889. Desde la muerte del Príncipe Rodolfo (30.1.1889) el Emperador no había vuelto a visitar a Anna. Ya hacía tiempo que él había comenzado su relación con Katharina Schratt y había cambiado a Anna por ella.

Aunque hay muchos biógrafos que están

Helene und Franz Joseph

Anna Nahowski (de pie) con sus „hijos Imperiales“ Helene (sentada) y Francisco José (sentado detrás) Foto: PressReader, Kurier

seguros de que Francisco José, llamado así en honor a su „padre“ (aunque el esposo de Anna también se llamaba Francisco) no podía ser hijo del Emperador, el muchacho creyó durante toda su vida que si lo era. Fue un pintor con talento pero por desgracia siempre tuvo una salud muy debil. Ya desde joven tuvo que ser tratado por problemas psicológicos. En las celebraciones del 100 aniversario del nacimiento del Emperador el 18 de Agosto de 1930, Francisco José se cortó el dedo meñique de la mano con una cuchilla de afeitar y lo depositó a modo de ofrenda sobre el sarcófago del Emperador en la cripta de los Capuchinos en Viena. Fue ingresado con un diagnóstico de esquizofrenia en la clínica Steinhof, lugar que no pudo abandonar por mucho tiempo. Tras ser dado de alta, se refujió en la casa de campo de Helene Berg en Estiria, en cuyos brazos murió en 1942. Vamos a volver mas adelante a esta historia, asi que mantengamos a Francisco José en mente.

Vamos a centrarnos ahora en la „hija“. Helene Berg nació en Viena el 29 de Julio de 1885.

Unbenannt12

Helene Berg. Foto: mugi.hfmt-hamburg.de

En 1906 conoció a Alban Berg (*9.2.1885, †24.12.1935) que era un conocido compositor y ambos se casaron en 1911. Se la consideraba hija del Emperador Francisco José aunque oficialmente era hija de Franz Nahowski. Durante toda su vida, Anna nunca habló publicamente sobre su relación con el Emperador; incluso su diario estaba a buen recaudo y solo se publicó tras la muerte de Helene (30.8.1976). Y a pesar de este silencio sobre la paternidad de su hija, Helene es incluso a día de hoy la única hija ilegítima y publicamente reconocida del Emperador Francisco José.Ni Anna, ni Helene ni Alban confirmaron o desmintieron nunca los rumores.

Hans Lebert

Hans Lebert, Foto: Bildarchiv ÖNB

Sobre la hija Anna (*20.1.1883, ?) no he podido averiguar nada mas. Solo que se casó con un tal señor Lebert y que tuvo un hijo, Johann, al que llamaban Hans. Hans Lebert (*9.1.1919, †20.3.1993) un conocido escritor, es nombrado en el libro de Hugo Portisch y Georg Markus. En el, se lee sobre 2 hijos del Emperador y Anna Nahowski. “ En este caso, al contrario que en el caso Pointinger, no era necesario un análisis de ADN. Las pruebas e indicios hablan por sí mismos.“ (11a) En la biografía de Alban Berg se puede encontrar a una Anna Lebert que estuvo a su lado en el momento de su muerte. (11b)

Hans Lebert cuenta que el sobrino de Alban Berg, Erich Alban Berg, posee una cinta de audio en la que se puede oir la voz de Helene Berg el 18 de Febrero de 1973 en la que ella dice: „A Franzl le mandó él un reloj, el Emperador, en el que había una imagen del Emperador de joven con la misma cara alargada y delgada que Franzl también tenía…“(11c) Con Franzl se refiere a Francisco José hijo, o sea, el hermano de Helene. Es decir, ese hermano que se cortó el dedo en la cripta imperial y que fue internado en un psiquiatrico. Bastante extraño, ¿no os parece?

El audio seguiría: „Mas adelante, cuando ya éramos adultos, íbamos caminando por la Maximstrasse en dirección a casa, Mama en el medio, y de pronto pasó el Emperador en carruaje y llevando su Tschako (sombrero militar con visera) por nuestro lado, y ahí fue cuando quedó en shock. Durante todo el trayecto hasta la Gloriettegasse que ya el coche giró, iba dado la vuelta y siguiéndonos con la vista.“ (11d)

Esta escena descrita personalmente por Helene Berg, aparece también la biografía de Anna Nahowski: „Corría el año 1902 cuando yo caminaba con mis hijas Helena y Anna desde la ciudad subiendo por la Maxingstrasse en direción a casa. Una corriente maravillosa que yo conocía perfectamente, me hizo mirar hacia atrás. El Emperador se acercaba hacia nosotras en su carroza descubierta. Me miró a mí a las niñas con alegría y cambió su posición de manera que estando sentado, su cabeza estaba girada en nuestra dirección y así siguió hasta desaparecer por la Glorietengasse.“ (11e)

Quiero hacer hincapié en que la grabación de la conversación de Helene Berg con su sobrino data de 1973. El libro sobre el idilio del Emperador Francisco José y Anna Nahowski fue publicado por Friedrich Saathen en 1986 y consta casi en su totalidad con citas textuales del diario. Es por tanto posible que Helene tuviera aquella escena grabada claramente en su memoria cuando mantuvo esa conversación con su sobrino. Al fin y al cabo, en el momento en que sucedió, Helena tenía 17 años.

A pesar de que la historia entre la quinceañera Anna y el Emperador de 45 años comenzó de forma romántica, acabó de forma seca y abrupta. La Emperatriz Isabel nunca supo de esta historia con Anna. Francisco José tuvo muchísimo cuidado en no tener ningún encuentro ni contacto con Anna mientras su esposa estuviera presente. Si durante algún paseo por el parque se encontraban „por casualidad“, él disimulaba sin apenas posar su mirada en Anna.

Fridrich Freiher vonMayr, Director General del fondo financiero de la Familia Imperial, le ruega acuda a una cita en su oficina en el Hofburg, Schweizerhof, para una entrevista oficial. (12) Esa fue la fria targeta de visita que recibió Anna de su sirvienta. Al visitar Anna a Freiher von Mayr unos días después, recibió un documento para firmar. Antes, ella debía elegir una suma de dinero, un cheque en blanco que quedaba a su completa y libre elección. El romance acabó de esta forma tan lapidaria. Anna Nahowski eligió bien: 200.000 florines, con los que quedó bien compensada.

El documento que tuvo que firmar decía: „Confirmo por la presente que he recibido como regalo de su Majestat el Emperador, la cantidad de 200.000 florines. Así mismo, juro guardar silencio perpetuo sobre cualquier encuentro con su Majestad. Anna Nahowski, Viena, 14.5.1889.“ (13)

14 años de la vida de Francisco José borrados de un plumazo.

Anna sabía que en aquel momento, Katharina Schratt ya había aparecido en la vida del Emperador. La ponía enferma ver al Emperador pasar por delante de su ventana para ir a la casa de Katharina. Anna se enfureció sobremanera cuando Katharina tuvo la desfachatez de ir a visitarla para preguntar si querrían venderle su casa.

Hasta el final de sus días esperó Anna una señal o una explicación. Ella nunca superó esta ruptura. Hasta el final de sus días, siguió amando al Emperador de manera incondicional, lo que hizo que su matrimonio fuera un infierno. Franz Nahowski bebía demasiado y maltrataba a su mujer de una manera brutal. Anna sufrió pero siguió amando. Incluso cuando „él“ (Siempre se refiere al Emperador como „él“) había muerto hacía mucho. Anna sobrevivió al Emperador 15 años. Está enterrada en el mismo cementerio que Katharina Schratt. Una jugarreta del destino, que su más odiada rival este eternamente descansando cerca de ella.

Katarinaschratt2k

Katharina Schratt. Foto: Wikimedia/Commons

Katharina Schratt (*11.9.1853, †17.4.1940) es la última (a menos que se sepa) y mas conocida amante del Emperador.

Aún hasta nuestros días llega con fuerza el rumor de que incluso llegaron a casarse. En la revista histórica History Magazin von Kurier puede leerse los siguiente: „Levantó una gran polvareda la cuestión de si el Emperador y la “ distinguida señora“, como era conocida, estaban casados, sobretodo cuando fueron destruído por la Sede Episcopal los „registros de matrimonio“ en Marzo de 1938. Ya que la Iglesia temía que hubiera indiscecciones por parte de los Nazis que estaban a punto de entrar en el país, no hay ninguna prueba escrita de ese matrimonio que tantas veces se ha creido que tuvo lugar. Lo que si hay son declaraciones de testigos creibles que afirman haber visto esa inscripción en el libro antes de que fuera destruido. Uno de aquellos que lo constató, fue el conocido politólogo Norbert Leser. Y para el gran conocedor de los Habsburgo Adam Wandruszka „no hay ninguna duda, debido a los hechos, de que Francisco José y Katharina Schratt estaban casados.“ (13a)

Que cada uno crea y piense lo que quiera. Yo no voy a hacer mas comentarios a este respecto.

La Schratt, como se la conocía popularmente en Viena, conoció al Emperador por

Alexander_III_2

Zar Alejandro III. Foto: Wikimedia/Commons

primera vez en un baile. Como actriz del Burgteather y miembro mas prominente del Hofburgteather, ella era invitada de todas las grandes fiestas de la capital. Por tanto, el „baile de los Industriales“ en 1885, era una cita casi obligada para los dos. La Emperatriz Isabel vió a Katharina durante una cena con el Zar Alejandro III de Rusia(*26.2.1845, †20.10.1894) ya que los artistas fueron invitados a la misma después de la actuación en el Teatro. A la Emperatriz le llamó la atención el hecho de que la actriz compartiera muchos intereses con el Emperador. Sisi se daba cuenta de que su esposo se sentía solo y ya que también representaría una liberación para ella, propició enseguida la relación entre ambos. En ese momento el Emperador tenía 55 años, la Schratt, 32.

La Emperatriz Isabel no podía, sin embargo, contenerse en sus poesías de hacer burla y mofarse. Llamaba a la Schratt „gordita“ y se burlaba de ella en sus poesías sobre Oberon (uno de los personajes del Sueño de una noche de verano de Shakespeare)

Tu ángel gordo ya llega
en verano, con las rosas.

¡Ten paciencia, mi Oberon!
y no hagas tantos aspavientos!

Ella llega con su mantequera, 

Wkd_Oberon

Imagen de Oberon según Shakespeare. Foto e ilustración: Melisa Findley


y dejará que le preparen manteca,

se moja los cabellos con Cognac
y al final, hasta aprenderá a montar.

Se apreta la barriga en el corsé,
hasta que se salten todas las juntas.
Se mantiene recta como una tabla,
y „monea“ otras cosas.

En la casita de los geranios,
donde todo es bonito y reluciente,
parece que todo son titanias,
la pobre gorda Schratt. (13b)

Esta poesía la conocemos gracias a la Condesa Marie Larisch-Wallersee (*24.2.1858, †4.7.1940) y, según Brigitte Hamann, puede ser auténtica. Sin embargo, la Emperatriz no escribió esta poesía burlona en sus diarios poéticos. Otra en cambio, si:

Lo que hace Oberon, no le interesa a Titania,
su lema es: no avergonzarse mutuamente.
Uno devora cardos y castañas,
pues quiere ser ella quien se los ofrezca. (13c)

Katharina resultó ser un gran golpe de suerte para el Emperador. Rapidamente se organizaron paseos diarios y ella le siguió a Ischl y al lago Wolfgangsee. En Ischl se compró una Villa que quedaba a unos 20 minutos de camino, hecho que no incomodó a ninguno de los dos. 

El envejecido Emperador floreció. Era feliz, seguramente por primera vez en su vida. A pesar de que la la Schratt mantuviera otros amoríos a la vez, siempre fue la amiga mas leal del Emperador. Francisco José sabía de estos amoríos, por que en varias de las casi 900 cartas entre ellos que se conservan, reacciona de manera bastante celosa.

Con los estándares actuales, se le pueden confirmar a la Schratt 3 aventuras:
El Conde Johann (Hans) Wilczek (*7.12.1837, †27.1.1922)
El Rey Fernando I de Bulgaria (*26.2.1861, †10.9.1948)
y su colega el actor Viktor Kutschera (*2.5.1863, †20.1.1933)

 

800px-Hans_Graf_Wilczek_(Wiener_Bilder_1907)

Conde Hans Wilczek. Foto:  Wikimedia/Commons

170px-Ferdinand_of_Bulgaria_2

Rey Fernando I de Bulgaria. Foto: Wikimedia/Commons

De cualquier forma, la relación se enfrió tras la muerte de la Emperatriz Isabel de manera clara y durante 1900/1901 no hubo ningún contacto, ya que había descutido con el Emperador. Pero Francisco José ya no sabía estar sin Katharina y así comenzó de nuevo la incontable correspondencia y las horas y horas de paseos.

„De todas las personas que se comportaban tal y como exigían las complicadas formas de la diplomacia buscando quien sabe que tipo de ventajas, entre todas aquellas personas con las que había que ser precavido, incluso si eran consejeros oficiales, encontró el Emperador a una persona que le hablaba tal y como se le ocurría en el momento, que no quería sacar ningún provecho de su cercanía, con quien poder ser uno mismo sin miedos. ¡Que gran consuelo para quien se sentía tan aislado y solitario! Y esta persona tenía el maravilloso talento de conversar de forma cautivadora y comentarle al Emperador tantas cosas que, por su estatus, él desconocía.

Aún a día de hoy sigue sin estar claro si

Viktor_Kutschera

Viktor Kutschera. Foto: Wikimedia/Commons

la relación entre ambos era de caracter pasional o si fue algo mas platónico. Yo personalmente, creo que aqui había algo mas. Al leer esta historia, os habréis dado cuenta de que Francisco José era „muy activo“. Y permitidme el comentario: con 55 años no se convierte uno en una ruina!

Ya no se puede demostrar nada actualmente, pero si es verdad que la extensa correspondencia que queda entre ellos si que deja entrever algo.

„Me hace inmensamente feliz que – como me decís – vuestra Majestad sueñe conmigo. Como me gustaría poder estar realmente sentada de noche en la cama de vuestra Majestad. Besos con el pensamiento en las manos y la boca. “ A lo que el Emperador contestó: „… que me conceda usted audiencia en la cama tal y como me lo ha prometido.“ (16)

Katrin Unterreiner escribe: „Katharina Schratt no fue nombrada en el testamento de Francisco José. Pero los disposiciones recientemente descubiertas, en las que el Emperador deja a Katharina Schratt 2,5 millones de coronas – unos 11 millones de Euros hoy en día – además de una valiosa colección de joyas y un palacete en la Ringstrasse, parecen hablar claramente de que estamos ante algo mas que de una amistad, ya que esto sería casi impensable. (16a) 

Otra „prueba“ son las líneas que el Emperador escribe sobre la „semana tranquila“, como Francisco José denomina a la menstruación, que por supuesto, la aún joven Katharina seguía teniendo. Parece ser que Katharina pasaba toda esta semana en su cama, aunque no parece que estuviera demasiado enferma, ya que recibía al Emperador en Negligé. Francisco José escribe sobre lo agradable de esas horas tan llenas de confianza.

No todas las cartas de la Schratt se han conservado, pero si las que iban dirigidas a ella. Cualquiera que les dedique tiempo se dará cuenta de que con el tiempo se van haciendo mas y mas íntimas. Si al principio el Emperador la escribía como „mi muy distinguida señora“,  esto pasó a „mi querida y distinguida señora“ y de ahí a „mi muy querida amiga“. Él siempre la llama de usted y termina sus cartas con un „su fiel y entregado Francisco José“. 

Franz_Joseph_I_und_Katharina_Schratt_sw

El Emperador Francisco José y Katharina Schratt. Foto: Wikimedia/Commons

El Emperador nombra a la Schratt en casi cada carta que le dirige a su esposa la Emperatriz Isabel. Se la llama „la buena amiga“ y en una de estas cartas, Francisco José le ruega a Sisi que no intente convencer a Katharina de que va ya a hacer curas, ya que ella (Sisi) parece agotada y sería capaz de hacer que „la buena amiga“ se fuera con ella. A Katharina le escribe el Emperador pidiéndole que no tome a la Emperatriz demasiado en serio ya que tiene un aspecto desolado y es mejor que no toque con ella el tema de la salud. 

En estas líneas se puede entrever que el Emperador no puede separarse de su „Ángel-Sisi“ y se lo dice sin tapujos a Katharina. La Schratt aspiraba a ser como la Emperatriz Isabel en todos los aspectos: La figura, el peinado, la ropa – tarea imposible y en la que fracasó estrepitosamente.

Quien quiera entretenerse con las cartas del Emperador Francisco José a Katharina Schratt, puede hacerlo usando el libro de Brigitte Hamann. Yo he elegido esta, que me parece encantadora, y aunque en principio trata de nimiedades, revela bastantes aspectos de la intimidad del Emperador:

“ Ischl, 16 de Julio de 1891.

Hoy, mi mas apreciada amiga, realmente solo unas líneas para agradecerle de la manera mas efusiva su cariñosa y buena carta del día 13, que recibí aqui antes de ayer, y para decirle que, si usted lo permite, me presentaré delante de la Felicitas mañana a las 9 seguramente a caballo, aunque no será tan alto ya, que es solo un pony. Espero que no sea una hora demasiado temprana, ya que me imagino que los queridos pequeños no le dejarán demasiado tiempo para dormir. Ayer muy temprano inspeccioné el nuevo pasadizo sobre el Ischl (rio Ischl) desde la parte de atrás y llegué hasta la pequeña portezuela.Pasando por el camino de la Poststrasse en dirección contraria, vi la verja que se ha colocado para evitar a los ladrones, asesinos y demás pedigüeños y los nuevos portones en la parte delantera de la casa. No se veía a ninguno de los habitantes de la casa, solo en una de las ventanas de los niños que estaba abierta, se veían canarios y frailecillos. Puede usted saber cuanto me alegro de volver a verla mañana, ya que le deseo una muy buena noche que sea lo mas tranquila posible y en mis pensamientos le mando incontables besitos y quedo siendo su fiel y entregado
Francisco José“(17) (Aclaración, en el original utiliza una palabra para referirse a los besitos o mimos, Stricherln 17a)

Y así, con estos besitos  que le mandó Francisco José a Katharina, doy por terminada esta quinta parte.

Si se cuentan todos los hijos ilegítimos, nos salen 8. Una cantidad enorme que podría ser cierta, si se pudiera demostrar.

 

~Marie~

– Maria José –

 


 

Notas legales:

Derechos del texto: Marie Festetics, Friederich Weissensteiner, Michael und Karl Vocelka, Brigitte Hamann, Katrin Unterreiner, Joseph Caché, Gabriele Praschl-Bichler, Hubert Pointinger, Hugo Portisch, georg Markus, Friedrich Saathen, Hermann Mailler

Derechos de imagen: billerantik.at, Wikimedia/Commons, amazon.de, dorotheum.com, Hubert Pointinger, ebay.at/DasPhotoaquarium, absw.at, mugi-hfmt-hamburg.de, PressReader Kurier, Bilarchiv Österreichische Nationalbibliothek, wien.gv.at, Melissa Findley

 


 

Notas Literarias

1 – S. 46 – 47,2 – S. 66
Friedrich Weissensteiner
Ich sehne mich ehr nach dir – Frauen im Leben Kaiser Franz Josephs
Amaltea, 2 edición 2012

3 – S 121
Michaela und Karl Vocelka
Franz Joseph I – Kaiser von Österreich und König von Ungarn 1830 – 1916
C.H. Beck, 1 Edición 2015

3 – S. 25, 13b – S 511/12, 13c S. 512
Brigitte Hamann
Elisabeth Kaiserin wider Willen
Amalthea, 11 Edición, 1992

 

4 – S. 36, 5a S. 92
Katrin Unterreiner
Kaiser Franz Joseph 1830 – 1916 Mythos und Wahrheit
Christian Brandstätter 1. Edición 2006 (solo disponible en anticuarios)

 

5, 5b – S. 162 – 164, 8 – S 162, 9 – S. 164, 14 – S. 166
Joseph Cachée, Gabriele Praschl-Bichler
Sie haben´s gut, Sie können ins Kafeehaus gehen!
Amalthea, 1 Edición 1994

 

6 – S. 31
Hubert Pointinger
Die Salzprinzessin: Die geheime Gelibte Kaiser Franz Josephs
Ueberreuter, 1 Edición, 2007

 

7 – S. 101/2, 11a – S. 137, 11c – S. 140, 11d – S. 140
Hugo Portisch, George Markus
Unter uns gesagt: Begegnungen mit Zeitzeugen
Amalthea, 1 Edición, 2008

 

10 – S. 42, 43, 11 – S. 146, 12 – S. 141, 13 – S. 144, 11e – S. 151, 11f – S. 81
Friedrich Saathen
Anna Nahowski und Kaiser Franz Joseph
Hermann Böhlaus, 1 Edición 1986

 

11b – S. 217
Wolfgang Gratzer
Zur „wunderlichen Mystik“ Alban Bergs
Boehler 1 Edición 1998 (solo disponible en anticuarios)

 

15 – S. 90
Hermann Mailler
Frau Schratt
Steffel 1 Edición 1947 (solo disponible en anticuarios)

 

13a – S. 87, 16 – S 86, 87
History Revista de Historia
Kaiser Franz Joseph I – Por el 100 aniversario de su muerte
Ya no está disponible

 

16a – S.112, 17a – S. 112
Katrin Unterreiner
Kaiser Franz Joseph – Mythos und Wahrheit
Brandstätter, 1 Edición 2015 (Nueva versión)

 

17 – S. 251
Brigitte Hamann
Meine liebe, gute Freundin! Die Briefe Kaiser Franz Joseph an Katharina Schratt
Ueberreuter 1 Edición, 1992 (Solo disponible en anticuarios)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vive tu sueño… Vagón imperial del Museo Técnico de Viena

Cuando estaba en Bad Ischl montando a caballo con mi silla de amazona acompañada de 8 Husares por los terrenos de la Kaiservilla en dirección a Jainzen, pensé que no podía haber nada que superara ese momento.

El dicho „no sueñes tu vida, si no vive tu sueño“ le pega a pocas personas tanto como a mí. 

Yo caminé en soledad por los jardines del palacio de Trauttmansdorff, paseé en carroza por el parque de Schönbrunn y disfruté del atardecer desde el parque del palacio de Laxemburgo.

Estos últimos años he vivido incontables momentos tan inolvidables como estos.

Pero algo era irrealizable, algo que incluso en mis fantasías era solo un sueño:

El vagón imperial de la Emperatriz Elisabeth.

18222412_1762579664052513_1558087769823754431_n

Foto: Charlotte Schwarz/ Fotografin 2017

Desde mi infancia, me fascinan no solo los carruajes y todo lo que tenga que ver con ellos, si no, además, las locomotoras de vapor.

Seguramente me venga de ahí mi amor por el Tren Imperial, el pequeño tren de vapor que cada verano llega a Bad Ischl trayendo a sus insignes viajeros al lugar de veraneo que tanto amaba el Emperador.

18301285_1762579800719166_5392047606689858660_n

Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

En el Hofburg de Viena se ha reproducido el vagón-salón de la Emperatriz con mucho mimo para el Museo Sisi.

¡Pero el original se encuentra amorosamente custodiado en el Museo Técnico de Viena!

Con la construcción de la vía férrea en la monarquía del Danubio, se hizo necesaria la contrucción a su vez de vagones especiales para uso de las clases altas, especialmente de la Familia Imperial.

El primer vagón imperial austríaco circuló por el tramo entre Praga y Ölmutz que se había inaugurado en 1845. El vagón del Emperador se distinguía claramentede los demás vagones por su fastuosa decoración en tonos dorados y por el uso de la corona y las armas imperiales.

Este vagón costó 30.000 gulden, que hoy en día serían ¡unos 417.550 €!

También el resto de compañías ferroviarias, como la Kaiserin Elisabeth Bahn o la Kaiser Ferdinand Nordbahn, tenían sus propios vagones imperiales. El Emperador tenía a su disposición incluso un vagón imperial de caza.

Para trayectos cortos, se usaban los vagones de cada compañia unidos formando un tren.

En los trayectos largos, se unían los vagones de varias compañías hasta formar un solo tren. Mas adelante se formaron trenes imperiales enteros, como el de la Emperatriz Isabel.

La composición normal de este tren era: un vagón-Suite, un vagón remolque, en el medio el vagón-salón y el vagón-dormitorio de la Emperatriz, otros dos vagones de segunda clase y un vagón de carga para el equipaje. Para este tren había normas y reglamentos de tránsito especiales.

El tren imperial siempre tenía prioridad. El plan de viaje estaba siempre encaminado a ofrecer la mayor seguridad, puntualidad y comodidad posibles. Se preparaban previamente locomotoras de repuesto a lo largo del recorrido, que previamente había sido controlado a pie, e incluso se colocaban guardias en lugares estratégicos del recorrido.

En Octubre de 1870, la Emperatriz Isabel viajó a Merano para pasar el invierno allí.

La corte que la acompañaba se componía de 102 personas, entre los que se encontraban sus propios funcionarios de telégrafos para mantener una comunicación permanente con la corte de Viena, un encargado de la vajilla y mesa emperial y un repostero de la cocina imperial. 

Junto a sus propios muebles, se llevaron también 27 caballos.

En 1872 se hizo el encargo de construir un vagón-salón imperial para la Emperatriz que tuviera calefacción.

El resultado fueron dos vagones de cuatro ejes cada uno, uno salón y el otro dormitorio.

La parte exterior se decoró en tonos verdes con adornos en dorado.

Por deseo expreso de la Emperatriz, se decoró el interior en pesadas sedas en verde. La madera debía ser pulida hasta quedar mate y solo talladas de manera sencilla.

En 1873 la empresa Ringhoffer de Praga contruyó estos vagones que comenzaron su servicio en 1874.

El vagón-salón:

18198251_1762579384052541_4697572965767278555_n

Foto: Charlotte Schwarz/ Fotografie 2017

Se compone de dos partes, una con dos ventanas para la Suite de las damas de compañía con diván y una mesa.

Una parte con cuatro ventanas para el salón de la Emperatriz con un escritorio, dos sillones, un sofá-cama y un gran espejo de paréd.

18222424_1762579244052555_8092422531417520397_n

Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Un aseo con váter y un pequeño compartimento separado solo por una cortina, destinado a la doncella de servicio.

El vagón se calentaba por medio de dos estufas colocadas en el exterior conectadas a conductos por debajo del suelo por los que se distribuía el calor.

El vagón-dormitorio:

18222673_1762579307385882_1179503433035313646_n

Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Un salón-dormitorio con una cama, una mesa móvil, espejos, sillón y banqueta.

18198462_1762579237385889_1415753545828867722_n

Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Un tocador con lavabo plateado y un espejo de pared, delante una butaca y el la pared junto a las ventas, un gran diván.

18199085_1762579484052531_4840262207821751222_n

Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Un pequeño compartimento para la doncella, también con una banqueta tapizada como en el aseo.

Los dos vagones se iluminaban con lámparas de aceite y con candelabros de cristal.

Tras la muerte de la Emperatriz, los vagones quedaron fuera de servicio e incluso se pensó en venderlos.

En 1905 se donó el vagón-dormitorio al Museo Ferroviario y se decidió que el vagón-salón siguiera usandose para el Emperador. Pero finalmente esto no se llevó a cabo y el vagón-salón de la Emperatriz pasó a formar parte también del museo, y por tanto, se conservó para la posteridad.

Quedó estipulado por orden del Mayordomo Mayor de la corte que: „El vagón queda a disposición del museo, mas por piedad, no debe ser usado.“

El 15 de Septiembre de 1898 viajó la Emperatriz por última vez. Su cadaver fue trasladado hasta Viena usando las vías férreas, lo que supuso para la corte un coste de 1448,85 gulden, unos 12.177,77 € hoy en día.

 


 

¿Como fue posible que Sisi pudiera subir a ese vagón?

Estas fotografías tan únicas fueron obra de nuestra apreciada Charlie Schwarz y fue la increible capacidad de negociación de mi Marie la que hizo posible esta experiencia tan mágica y singular.

Fuimos las únicas hasta la fecha que obtuvieron el permiso para poder fotografiar DENTRO del vagón.

Necesitaba un traje para la ocasión, uno que fuera acorde al año de construcción del vagón y como guiño al Museo, elegimos un traje polisón en seda de Moire azul.

Tras ser recibidas por los guardias del museo, nos acompañaron hasta el vagón donde nos esperaba una restauradora del museo.

Solo con los calcetines y con protectores sobre ellos, pude ascender las escaleras del vagón y pisar la alfombra imperial.

18275121_1762579714052508_13224711567295647_n

Foto: Charlotte Schwarz/Fotegrafin 2017

Charlie debía quedarse fuera aunque se le permitió fotografiar a través de las ventanas que se habían abierto para la ocasión.

Parecía como si el vagón fuera a ponerse en marcha en cualquier momento, como si hubiera sido colocado allí ayer mismo y estubiera esperando el momento de salir de viaje, como una bella durmiente esperando a ser despertada de su letargo.

18268554_1762579410719205_5006497116234761946_n

Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Caminé por la alfombra, que estaba tan blanda como si caminara sobre algodones y me situé frente al espejo.

¡Su espejo! Una de las melodías del musical „Elisabeth“ me vino a la cabeza y ya no me la pude volver a sacar en todo el día: „Si yo fuera tu espejo…“

18275245_1762579217385891_2689887552143866352_n

Fue una experiencia tan única que no puedo describirlo con palabras. Estaba en un lugar que muy pocas personas habían podido visitar. Llevaba semanas preparandome para ese día y por fín había llegado.

¡Realmente estaba en ese tren! ¡en EL tren!

18301531_1762579444052535_6587187010779424470_n

Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

El vagón, que normalmente solo se abre una vez al año para controlar que no este dañado o tenga polillas, volvió a la vida por un momento. Las lámparas iluminaban el interior, el traje hacía un ruido suave sobre la alfombra, una horquilla que se soltó del peinado y fue colocada de nuevo en su sitio ante el espejo.

Los hermosos vasos de cristal tallado esperaban a ser llenados por Marie mientras desprendían destellos por el resplandor de las lámparas y la manta bordada en rosa y violeta lucía en todo su esplendor y pedía a gritos ser usada.

¡Todo era como un sueño!

¡Como en mis sueños!

Un sueño que cada una disfrutó a su manera. Marie suspiró un par de veces, incluso Charlie miraba tras la cámara con mucho respeto. La cita que en principio estaba planeada para una hora, se alargó el doble gracias a la amabilidad de la dama responsable del museo. 

Los visitantes del museo nos observaban desde una distancia respetuosa, e incluso algunos miraban con gran admiración.

Desde aqui, quiero agradecer de corazón a todas las personas que hicieron que fuera posible la realización de este gran sueño. ¡Muchas gracias a las dos!

Mi agradecimiento por supuesto al Museo Técnico de Viena, ya que sin su consentimiento, nada de esto hubiera sido posible.

~Sisi~


 

Derechos del texto: Sisi

Derechos de imagen: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017


 

Notas literarias:

Fechas y cifras tomadas del libro: El vagón-salón imperial de la Emperatriz Isabel, del Museo Técnico de Viena.

Una tragedia que alcanzó tristemente la fama mundial…

Mayerling. ¿Quien no conoce la historia del Príncipe Heredro y su supuesta amante?

Varias veces se han filmado películas sobre los últimos días del Príncipe Heredero austríaco. En 1969 se rodó una versión con Omar Sharif como Rodolfo y Catherine Deneuve como Mary en los pápeles principales. El rol de la Emperatriz lo interpretó la mundialmente conocida Ava Gardner.

Mayerling

Foto: ORF/Kirch Media.

Rudolf Prack encarnó ya en 1956 este papel trágico. Junto a él, las actrices Christiane Hörbiger-Wessely y Lil Dagover, quien encarnaba a la Emperatriz por segunda vez puesto que también fue la protagonista de la película „Elisabeth von Österreich“ de 1931.

Kronprinz Rudolfs letzte Liebe

En la image: Lil Dagover, Rudolf Prack, Christiane Hörbiger. Foto: ORF/Kirch Media.

Max von Thun interpretó junto a Klaus Maria Brandauer, que encarnaba al Emperador, la serie de dos capítulos que se estrenó en 2006.

1831451,mImnab2HXXN3UIAbLZQw3fOn7LyxpEH+PoF7QOkkNfo56y+CqdOQLqy9_w3R68FDRkbxkhKrAiv22aJ4mTB4YQ==

Sandra Ceccarelli, Max von Thun, Daniela Golpashin, Klaus Maria Brandauer, Francesca von Habsburg, Lothar Michael Proksch en „The crown Prince“. Foto: @orf.at

Hay incontables libros sobre este tema de la historia austríaca. Desde historias criminales a teorías de la conspiración, Mayerling es un tema que siempre es propicio a nuevas interpretaciones y publicaciones.

Incluso la premiere mundial de un musical, „Rudolf“,  fue celebrada en Budapest en 2006.

 


 

En algún momento tuvimos claro que este era un lugar que teníamos que visitar. De igual modo que lo hizo la Emperatriz en su primera visita a Mayerling, con motivo del primer aniversario de la muerte de su hijo, viajamos allí acompañados de un gran grupo de mienbros de la corte.

Es la historia de esa visita la que os quiero contar hoy. Al hacerlo, introduciré también datos históricos  que mezclaré con mis propios pensamientos. Por ello, os pido que no lo toméis como una documentación histórica, si no como lo que es.

Mis pensamientos y mis recuerdos sobre Rodolfo.

KronprinzRudolf_vonOesterreich(Naturaufnahme)

Foto: Wikimedia/Commons

Ya desde por la mañana temprano mientras me trenzaba el cabello, no podía sacarme de la cabeza a Isabel y a su „Bubi“.

101 cañonazos resonaron por todo el reino para celebrar el nacimiento del Heredero de la corona.

Tras haber tenido dos hijas, la misma Emperatriz manifestó su alegria a su dama de compañia al haber dado a luz al tan ansiado Heredero tras un parto largo y dificil diciendo „A Bua, es is a Bua!“ („¡Un niño, es un niño!“)

¿Os podéis imaginar cuanto significó para ella haber podido por fín cumplir con su deber para con su esposo y su pueblo, como tantas veces le recordaba la archiduquesa Sofía?

Como debió sentirse, además de agotada, cuando vió que por fín era un niño, es algo que solo podemos imaginarnos.

¿Sería alivió? ¿Alegria por el tan deseado varón o sería pena, al saber que perdería a su hijo por culpa de su suegra?

No me compete a mí juzgar la relación entre los dos, madre e hijo, o escribir un nuevo capítulo sobre el drama de Mayerling.

Quiero volver a dejar claro que estos son mis pensamientos, los que me vinieron a la mente sobre este tema aquel día.

Rudolf_von_Österreich-Ungarn,_1862

Con solo 2 años, Rodolfo llevó por primera vez un uniforme. Foto: Wikimedia/Commons

Con 101 disparos de cañon empezó su vida y con un solo y trágico disparo de pistola habría de acabar.

Hoy en día sabemos que existe la depresión post-parto y los trastornos relaccionados con ella, pero ¿en esos tiempos?

¿Como puede una madre de apenas 20 años crear un vínculo afectivo con su hijo cuando se lo quitan nada mas nacer?

¿Como si, además, acaba de enterrar a su primera hija?

Todas estas son preguntas que ya me había hecho a mí misma, quizá es algunas veces amar algo desde la distancia.

Cuando uno lee las cartas de la emperatriz a su hijo, se puede ver que realmente le quería.

Aunque tengo claro que cada uno tiene su opinión, para mí está claro que ella si le quería. A su manera.

También se ha hablado mucho de como el Príncipe adoraba a su madre, pero ese es un tema que tampoco quiero tocar aqui.

Yo seguía trenzandome el cabello mientras una escena del musical „Elisabeth“ estaba fijada en mi mente.  El Príncipe, ya de adulto, entra en la habitación de su madre a pedirle ayuda y comienza la canción „si yo fuera tu espejo…“

¿Cuanto se parecía los dos reamente? ¿Era consciente ella de cuanto sufría el? ¿o eran acaso sus huidas la única manera que encontró ella para no tener que ver la „educación“ que estaba recibiendo su hijo?

En algunas cartas que se conservan, ella le llama „mi querido niñito“. Incluso la Archiduquesa Sofía escribió lo cariñosa que era Sisi con los niños y la buena influencia que ejercía sobre ellos.

Por ejemplo, en el periódico „das interessante Blatt“ se publicó poco después de la muerte del Príncipe Heredero una frase que él mismo Rudi, como era llamado cariñosamente los vieneses, escribió y que siempre me enternece:

„El emperador me llama Rudi, mi madre me llama Bubi(niñito) y todos los demás me llaman Alteza Imperial.“ (1)

Kronprinz_Rudolf_mit_5_Jahren

Rodolfo a los 5 años. Foto: Wikimedia/Commons

Maria José llegó y comenzó a ajustarme el corsé mientras yo seguá perdida en mis pensamientos.

¿Liberó el nacimiento del Heredero a Isabel de sus obligaciones maritales y le entregó por fin la tan ansiada libertad?

Aún así ella diría tiempo después que su Rodolfo tuviera que  volver a nacer, ella desearía que fuera como hija y no como Heredero. (2)

¿Realmente le abandonó o fueron las circunstancias las que no permitieron que pudiera volcar en el pequeño Príncipe el mismo amor que en su hermana pequeña?

A veces es mas facil rendirse que luchar contra un adversario que es mucho mas fuerte.

Es muy facil juzgar desde nuestra perspectiva actual si Isabel fue o no una buena madre, pero ¿alguien se ha parado a pensar como se sentía ella?

Francisco José no era conocido por ser precisamente un amante muy tierno, ¿como se sentiría en esa situación una niña de 16 años,aterrorizada y completamente desbordada por las circunstancias?

¿De donde venía ese rechazo por el contacto físico que tuvo durante casi toda su vida?

¿Pudo esto ser un factor relevante en su relación con Gisela y Rodolfo?

Estando de pie frente al espejo mirando como Maria José me vestía con una capa tras otra, mientras cerraba todos y cada uno de los botones de mi traje de luto, me vinieron a la mente detalles que recordaba haber leído en algún momento en algún lugar.

 


 

Condujimos en dirección a Heiligenkreuz, casi el mismo camino que rrecorrió la pareja imperial justo un año después de la tragedia, y recordé las palabras de Maria Valeria, que describió con detalle en su diario todo lo que sucedió aquel día.

Se celebró una misa en la capilla recién acabada y visitaron el monasterio en el que habían transformado el pabellón de caza que era Mayerling. (3)

¿Con qué sentimientos se sentó Sisi en aquella iglesia y contempló el altar construido en el mismo lugar en el que estaba la cama en la que encontraron los cadaveres?

Incapaz de llorar y pálida como la muerte, así se describe a la emperatriz en ese momento.

Con la imagen de su „niñito“ en los ojos y la torturada por su sentimiento de culpa.

Aquel día hacía un frio glacial, el sol brillaba y el castillo en el que esperamos que  Rodolfo pasara horas felices, estaba envuelto en neblina. En medio del bosque vienés, rodeado de hermosos cotos de caza.

19642306_1636991903027768_2180655430536940486_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Los muros que una vez rodearon el castillo, protegen hoy en día el monasterio carmelita del mundo exterior. El pequeño castillo en el que el Príncipe invitaba a sus amigos a disfrutar de jornadas de caza es un lugar tranquilo y lleno de paz.

1024px-Mayerling_1889

Foto: Wikimedia/Commons

En 1886 heredó Rodolfo unos cuantos edificios en Mayerling y decidió cambiarselos al Prior de Heiligenkreuz por el edificio que estaba junto a la iglesia de San Lorenzo y las dos casa que pertenecían al conjunto. (4)

Durante 1887 se llevaron a cabo las reformas necesarias para transformar lo que había en un pabellón de caza con dos secciones. La parte superior, que pertenecía a la antigua hospedería Eipeldauer, se convirtió en las estancias de la pareja Heredera.

Había también en esa planta una zona para los sirvientes y una zona dedicada a la pequeña Archiduquesa, llamada en su honor „el ala Elisabeth“

schloss1

1. Hospedería Gratzer 2. Villa (conocido como el palacete Coburgo) 3. Cuadras (construídas por Rodolfo) 4. Mayerlinghof 5. Jardines (de estilo francés. También el pabellón de Té y la bolera) 6. Pabellón de caza. 7. Portón oeste (Entrada principal al castillo) 8. Ala de servicio 9. Puerta norte 10. Ala Elisabeth 11. Iglesia de San Lorenzo 12. Puerta Sur (por aquí sacaron el cadaver de Mary) Foto: @mayerling.de

El patio tenía un jardín francés con fontanas. (5)

Detrás había otro jardín y una bolera cubierta que también se usaba para prácticas de tiro.

Así mismo había en el castillo viviendas para la dama de compañia de la Princesa, los cazadores y la familia del Príncipe de Coburgo, al igual que habitaciones para invitados y unas cuadras para los caballos.(6)

El 19 de Noviembre de 1887 se unauguró el castillo en presencia de la pareja imperial, el matrimonio Coburgo y varios amigos cazadores de Rodolfo.

Erzsibeth

Archiduquesa Elisabeth Marie. Foto: Wikimedia/Commons

En los dos años hasta su muerte, se organizaron en Mayerling 10 cacerías. Laprincesa Heredera Estefanía solo estuvo en dos ocasiones allí de visita y la pequeña Erszi solo una vez y ¡sin sus padres!

El Conde Hoyos era u invitado asiduo del Príncipe Heredero al igual que su cuñado el Príncipe Felipe de Coburgo, que estuvo presente en casi todas las cacerías.

Hoy en día siguen acudiendo muchas personas a visitar el pabellón de caza. Visitantes que disfrutan del museo y quizás rezan una pequeña oración por el Príncipe.

No es el portón del castillo, si no un centro para visitantes con tienda de souvenirs incluida, lo que recibe a quien se acerca a Mayerling.

A mí personalmente este centro me resultó demasiado moderno y no cabía en la imagen que yo tenía en mente de lo que sería Mayerling.

En empinado camino que lleva hasta la iglesia estaba envuelto en un silencio extraño, roto solamente por algún que otro comentario de mis acompañantes. 

26993528_1636991959694429_1029007012039221072_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Tengo que confesar que, a pesar de haber visitado muchos lugares, este tenía algo especial, un „aura“ especial por decirlo de alguna manera.

En ningún otro palacio pude sentir la muerte tan cercana como aqui.

Un silencio singular envuelve el edificio, incluso al oirse de vez en cuando las voces de los visitantes, estas voces sonaban lejanas e irreales.

Escortada por mis Husares quienes me abrieron las puertas, entramos en la iglesia.

Dos sillas se habían colocado en el pasillo dentral delante del altar para el emperador y para mi.

Solo se oía en toda la sala el sonido de la cola de mi vestido, lo que provocaba una atmosfera algo fantasmal.

Totalmente de negro y con velo, como no podía ser de otra manera, caminamos por el pasillo en dirección al altar seguidos de toda la corte que tomó asiento en los direfentes bancos de la iglesia.

Ningún otro traje hubiera sido adecuado para esta situación que uno de „luto de la corte“.

Así que no solo yo, si no toda mi corte, llevaba „luto de la corte“ para presentar nuestros respetos al Príncipe austríaco.

La definición de „luto de la corte“ la tomamos al pie de la letra. Eso significa trajes negros, velos negros y joyas negras.

26904568_1636991793027779_1198592393664766534_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Las Hermanas acudieron a la iglesia, protegidas por supuesto por sus celosías y las campanas tañeron para anunciar el comienzo de la misa.

El Príncipe Heredero era ya desde su infancia, un gran aficionado a la caza, afición que también le proporcionaba grandes alegrias y la oportunidad de pasar algún rato con su padre y quien sabe si quizá incluso tener algún tipo de „intimidad“ con él.

Cuanto mejor eran los logros en este ámbito, mayores eran los elogios que recibía de su padre, a quien él reverenciaba.

Kaiser Franz Joseph I und Kronprinz Rudolf

El Emperador junto a Rodolfo de cacería en 1865. Foto: @austriaforum.at

Abatió a su primer ciervo con 8 años y compartió incontables cacerías con el Emperador.

Pronto comenzaron las cacerías mayores en Salzkammergut y Hochsteiermark.

Su programa de cacería era cada vez mas intenso ya que cada vez recibía mas invitaciones de parte de la aristocracia. Según su diario, de los 365 días del año 1885, pasó 200 en cotos de caza! (8)

Hacia el final de su vida, esta pasión por la caza fue disminuyendo paulativamente.Una de las últimas cacerías de las que formó parte, fue junto al Emperador en Mürzsteg.

El 23 de Enero Rodolfo salió a cazar por última vez.

Österreichisches Staatsarchiv

Rodolfo con ropa de caza. Foto: @österr. Staatsarchiv


 

El Sábado 26 de Enero Rodolfo le comentó a Püchel, su Cazador Jefe, que quería acudir a Mayerling el Martes siguiente para ir de cacería mayor.

El Domingo por la noche y con motivo del cumpleaños del Emperador Guillermo II se celebró una recepción en la embajada alemana a la que acudieron el Emperador, la pareja Heredera y todo el cuerpo diplomático.

Esta recepción fué la última aparición pública del Príncipe. (9)

Rudolf_Habsburg_and_Princess_Stephanie

Rodolfo y Estefanía en su compromiso. Foto: @Wikimedia/Commons

Al día siguiente, el Príncipe trabajó como de costumbre y trás una conversación con el teniente Coronel Alberto Mayer, le comunicó a Püchel que había cambiado de planes y que quería partir ese mismo día. (10)

Las circunstancias exactas en las que Mary Vetsera acudió ese día al Hofburg y como llegó desde allí y con la ayuda del cochero Bratfisch al punto de encuentro acordado desde el cual subió al carruaje junto con Rodolfo en dirección a Mayerling, es algo que prefiero no comentar aquí.

800px-Mary_Vetsera_1887_cropped_(fcm)

Marie Alexandrine Freiin von Vetsera. Foto: @Wikimedia/Commons

Rodolfo comentó a los invitados a la cacería que llegaron al día siguiente que había tenido algunas dificultades para llegar ya que su carruaje se había quedado atascado en la nieve y que al ayudar a sacarlo se había resfriado así él no tomaría parte en la cacería.

Ninguno de los invitados tenía en ese momento ni la menor idea de la presencia en Mayerling de la Baronesa Vetsera. (11)

 


 

Sobre todo lo acontecido en esa noche que habría de cambiar para siempre la historia de Austria, tampoco quiero extenderme aqui, ya que sobre este tema se ha escrito mas que suficiente.

Lo sucedido en esa madrugada del 30 de Enero de 1889 son especulaciones, rumores que hasta el día de hoy se confirman o desmienten añadiendo mas misterio al mito sobre Mayerling.

Los dos únicos testigos oculares, Bratfisch y Hoyos, se contradicen varias veces en sus declaraciones.

Mientras que el Príncipe Coburgo se quedó haciendo guardia en el castillo, el Conde Hoyos partió a toda prisa a Viena para llevar la triste noticia de la muerte de Rodolfo.

Primero se informó a los padres de que Rodolfo había sido envenenado por Mary Vetsera.

No fué hasta la mañana siguiente que el Doctor Widerhofer, que había sido llamado a Mayerling, pudo establecer la causa de la muerte y explicarselo al emperador poco después del medio día. (12)

41-42erstammtischlaa.at

Foto: @41-42 stammtischlaa

 

Mientras que la prensa se hacía eco de la noticia, anunciando la muerte por infarto, por accidente de caza o por derrame cerebral, una Comisión imperial se dirigía a Mayerling. (13)

Los restos mortales del Príncipe se introdujeron en un ataúd de cobre y fueron transportados en tren de vuelta a Viena.

El cadaver femenino fue investigado al día siguiente.

El tren especial que llevaba el cadaver de Rodolfo llegó a la estación sur y fue llevado desde allí al Hofburg donde a partir de las 2 de la mañana, fue velado en su dormitorio.

27073338_1636992056361086_5541374150343459378_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

La noche del 31 de Enero tañeron las campanas de la iglesia de San Lorenzo en Mayerling en la que el Prior Grünbeck celebraba una misa de difuntos en honor del Príncipe fallecido. (14)

La presencia de la Baronesa de 17 años se mantuvo fuera del dominio público y su cadaver fue enterrado en secreto en el cementerio local de Heiligenkreuz en presencia del Conde Stockau y de Alexander Baltazzi. (15)

26991737_1636991826361109_7664334400429198050_n

Tumba de Mary Vetsera en el cementerio de Heiligenkreuz. Foto: Sternenkaiserin.com

Mientras celebrábamos la misa, mis pensamientos volvían a aquel día. ¿Con qué palabras le daría el Conde la terrible noticia de la muerte de Rodolfo a la Emperatriz? ¿Con qué palabras le informaría ella al Emperador de la muerte de su único hijo?

Sobre como pasó la emperatriz esos días tras recibir la noticia de su segundo hijo, escribió la Archiduquesa Maria Valeria en su diario.

Pero de lo que ella sintió, solo podemos imaginarlo. ¿Puede haber para una madre algo peor que tener que enterrar a su propio hijo?

En el caso de Isabel, era la segunda vez que se encontraba en esa situación.

Fuera con el llanto descontrolado de las hermanas o con la estoica tranquilidad de un padre roto, todos sufrieron. Cada uno para sí mismo. Cada uno como buenamente pudo.

Incluso Estefanía se abandonó por un momento a las lágrimas y los lamentos, aunque muy pronto se recuperó y actuó con una frialdad y un distanciamiento que no pasó desapercibida al resto de la familia. (16)

Justo un año después del suicidio de su único hijo, la emperatriz se arrodilló en el mismo lugar en el que yo estaba rezando de rodillas.

27336910_1637027366357555_4089753036972964720_n

Foto: @Christine Kubec

Durante la misa en latín, todos y cada uno de nosotros tenía sus propios pensamientos puestos en aquel fatídico 30 de Enero.

¿Qué lleva a una persona a acabar con su vida?

¿Cuán desesperada debe ser la situación en la que uno cree encontrarse para dar ese paso?

¿Es el suicidio explicable de alguna manera racional?

Ni siquiera las cartas de despedida que dejó nos dan una pista del por qué.

abschiedsbrief_

Carta de despedida de Rodolfo a Estefanía. Foto: @planet-vienna.com

Rodolfo fue velado primero en su dormitorio y después en la capilla del Hofburg siguiendo el estricto protocolo de la corte, dando al pueblo 2 días para despedirse de su Príncipe. (17)

Durante el tiempo en el que solo la familia velaba a Rodolfo, Maria Valeria nos cuenta un detalle que me parece enternecedor.

Gisela se inclinó sobre el cuerpo de Rodolfo y le besó en los lábios. Una muestra del profundo amor fraternal que se tenían.

Fue también Gisela la que estuvo al lado de su padre el 5 de Febrero durante el entierro de Rodolfo en la cript Imperial mientras que la Emperatriz, la Príncesa Heredera y Maria Valeria fueron incapaces de soportarlo y se quedaron en el Hofburg. (23)

Begräbnis von Kronprinz Rudolph

Entierro del Príncipe Rodolfo en la Cripta Imperial de los Capuchinos en Viena el 05.02.1889. Foto: @bildarchiv.austria.at

¿Es posible reprochárselo? Tener que caminar tras el ataúd de su hijo, es algo que ninguna madre puede siquiera imaginarse.

Por respeto al difunto, los mismo cañones que casi 30 años antes anunciaron su nacimiento permanecieron en silencio. En su lugar resonaron las campanas de todas las iglesias del reino, donde durante días se celebraron misas para rezar por la paz del alma del Príncipe.

El periódico „das interessante Blatt“ publicó la descripción del entierro de manera detallada.

„El ritual de la llamada a la puerta“ que todos conocemos del entierro de la Emeratriz Zita o de su hijo Otto no está documentado en tiempos de Rodolfo.

Según los Hermanos Capuchinos, tampoco se llevó a cabo en el entierro de Francisco José. (18)

Todo el reino estaba de luto por el bien amado, progresista y liberal Príncipe. Esta frase del musical „Elisabeth“ lo dice quizás todo: „El Emperador Rodolfo estaba demasiado adelantado a su tiempo“. (19)

 


 

El Prior, ante quien seguíamos arrodillados, rogaba a los santos por el perdón de los pecados.

Sentíamos que perticipabamos en una misa de difuntos por alguien de nuestra familia y la tensión se iba esparciendo lentamente entre todos los presente, así que he de reconocer que me sentí aliviada al abandonar aquel lugar.

26992269_1637027336357558_3934872505540335256_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Ya desde poco dias después de la tragedia, tuvo el Emperador muy claro su deseo de convertir este lugar en un sitio en el que se rezara día y noche por el alma del Príncipe.

Dió la orden de construir un monasterio.

La elección de la Orden que habría de habitarlo recayó en los carmelitas. Francisco José dejó estipulado en la carta de fundación del monasterio, que las hermanas debían rezar por el alma del Príncipe a diario. (20)

En las primeras páginas de la crónica del monasterio se puede leer que las Hermanas rezarían y honrarían a Dios para con ello purgar los pecados que se habían cometido contra su ley en este lugar. (21)

La misa llegaba a termino y las Hermanas, que habían seguido la misa detrás de las celosías, abandonaron la iglesia.

El sonido de los trajes y los sables de los oficiales eran lo único que se oía mientras nos levantábamos para abandonar también aquel lugar que tanto nos había hecho pensar.

Francisco José, que visitó por primera vez el lugar el 2 de Noviembre de 1889, dijo al despedirse: „Les encargo encarecidamente que rezen mucho por el alma de mi pobre Rodolfo“. (22)

El emperador estuvo un total de 8 veces en Mayerling, cuatro de ella con la Emperatriz a su lado.

Trás el asesinato de su esposa, Francisco José no volvió nunca más a Mayerling.

26907290_1636992153027743_8376549831024140467_n

El pabellón de caza de Mayerling, hoy en día convertido en monasterio Carmelita. Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Un pabellón de caza convertido en monasterio.

Ya que las celdas de las Carmelitas son siempre simples y austeras, se eliminaron los suelos de parquet, las chimeneas y los estucos de madera.

Solo queda de la decoración original la escalinata de madera de roble.

El „ala Elisabeth“ pasó a ser las habitaciones de la familia imperial en caso de visita, y por tanto se dotaron de lo necesario para ese fín.

La sección de los sirvientes pasó a ser la cocina del monasterio y el refectorio.

Se agrandaron los jardines y los muros se agrandaron.

El pabellón de té del Príncipe se mantivo sin cambios y puede verse surante la visita.

¡El dormitorio se convirtió en iglesia!

La habitación y la zona colindante sirvieron como base para la iglesia neogótica con una base de 7,3 x 14 m.

El altar mayor está situado exactamente en el lugar donde se produjo la tragedia.

Abandonamos el lugar en silencio, alguno de nosotros incluso con alguna lágrima rodando por las mejillas, para seguir con el plan del día. Un día que lo camió todo, que cerró muchas puertas y abrió otras muchas. 

Solo una cosa permanece inmutable, el recuerdo de Rodolfo…

planet-vienna

Foto: @planet-vienna.com


 

Quiero agradeces desde aqui a los responsables de la Abadía de Heiligenkreuz y al Carmel de Mayerling que nos permitieran hacer y publicar las imágenes que acompañan el texto.

Este agradecimiento va también a mis Damas, que me acompañaron ese día y muy especialmente a Maria José, ya que aquel día y en muchos otros, ejerció a la perfección todas las funciones de una doncella de la Emperatriz.

Muy especialmente también mi agradecimiento a Alois, mi Husar mas leal, quien siempre me asesora en todo lo referente a la vida y costumbres militares.

Mi agradecimiento también a todo el equipo de la Cripta Imperial de Viena que tan valiosa información me proporcionó.

~Sisi~


 

Derechos del Texto: Sisi – Maria José

Derechos de imagen: ORF/Kirch Media, ORF.at, Öster. Staatsarchiv, 41-42 stammtischlaa,   planet-vienna.com, sternenkaiserin.com, Christine Kubec, Mayerling.de

No pudieron determinarse otros derechos de autor. En caso de que así fuera, les rogamos se pongan en contacto en

sternenkaiserin@gmx.at

 


 

Notas literarias:

Número/Página

4 – S48, 5 – S59, 6 – S60, 7 – S61, 8 – S62, 9 – S63, 10 – S64, 11 – S65, 12 – S70, 14 – S71, 15 – S72, 20 – S81, 21 – S82, 22 – S83, 23 – S93

Tésis de Peter Rückl 2002

„Mayerling a través de su historia“

(Desde la Iglesia de San Lorenzo a el Carmel San José)

Entregado a la Facultad de Teología Católica de la Universidad de Viena para la consecución del grado académico de Maestría en Teología Especializada.

Tutor: Prof. Univ. Doctor D. Floridus Röhrig CanReg

 

1, 13 Periódico „das interessante Blatt“ edición especial del 2 de Febreo de 1889 – ÖNB

 

„Diario de la hija favorita de la Emperatriz Isabel, Maria Valeria de Austria“

Publicado por Martha y Horst Schad, Editorial Piper gmbH Múnich 6. edición – Julio 2011

2 – S 168

17 – S 169

23 – S 174

 

Fragmento de la canción „Las sombras se alargan“ del musical „Elisabeth“  de Silvester Levay & Michael Kunze; 19

 

 

 

 

 

 

 

Cuando el Niño Jesús llegó a Totzenbach…

Todo comenzó en algún momento de Septiembre, cuando Marie me dijo que necesitaba un vestido nuevo.

Uno de terciopelo, del estilo del verde oscuro.

25439026_1146103415526072_7769114068340573931_o

Foto: Sternenkaiserin.com

Por supuesto le pregunté: Para qué?

La respuesta que me dió no satisfizo a „Doña Curiosa“ como siempre me llama.

„No te lo voy a decir, es una sorpresa!“

Pues vale, hemos vivido tantas cosas en los últimos meses, que yo ya sabía que si Marie dice que voy a necesitar un traje nuevo, seguro que tiene razón.

Empezé a buscar la tela adecuada, pedí algunas muestras y el tiempo empezó a pasar.

Viajamos a Merano, tuvimos el Meet and Greet en el hotel Kaiserhof y yo seguía sin encontrar el material o el diseño ideal.

25438795_1142963932506687_7766389365758448993_o

Foto: Sternenkaiserin.com

Con cada conversación yo ntentaba sonsacar información sobre el secreto, pero la señora se mantuvo firme.

Ni una sola palabra se le escapaba!

Por fín y después de una larga espera y un pequeño fallo en el pedido, me llegó la tela que tanto esperaba dos semanas antes del gran día.

Siempre que hablábamos, oía por parte de Marie siempre la misma pregunta: está ya listo el vestido?

No, por supuesto que no está listo. La forma básica la tuve pronto preparada, corte las piezas y comenzé a coser la falda.

26230913_1622517837808508_8047175931930660208_n

Foto: Sternenkaiserin.com

12 metros de terciopelo violeta oscuro.

Aquel de vosotros que haya trabajado alguna vez con terciopelo sabe lo engorroso que es, acabas con pelusilla por todas partes.

Mi habitación de costura estaba cubierta por una capa de pelusa de terciopelo y yo seguía sin tener una idea clara de como sería la parte de arriba del vestido una vez terminado.

Trabajaría sobre la misma idea básica del vestido verde. El mismo corte y manga larga.

Hasta ahí todo bien. En ese momento ya habíamos confirmado que nuestra Maria Jos´€ ese día también iba a estar presente, y ella me aseguraba de la manera mas convincente, no saber absolutamente nada de lo que sea que nos esperaba.

Por esas fechas teníamos planeados 3 días en Viena.

El primer día visitaríamos la Casa de las Palmeras de Schönbrunn, que para honrar la visita de su emperatriz, había colocado las Flores de Pascua antes de lo normal.

25440007_1145870858882661_3106002903812547103_o

Foto: Sternenkaiserin.com

El segundo día estábamos invitadas a viajar en el Majestic Train Imperator y a visitar el Palacio Schloss Hof.

25594137_1147839538685793_9041311889831396167_n

Foto: Sternenkaiserin.com

El tercer día sería el planeado para la sorpresa.

Entre tanto yo había conseguido sacarle una pequeña información a Marie. Me reconoció que íbamos a visitar „una peluquería de caballeros de siria“ en donde yo debía cambiarme.

Si, claro… Una peluquería de caballeros Siria!! Me quedó claro que debía de ser un mal chiste. Al menos yo estaba convencida de ello!

Llegó un momento en que desistí de cintentar sacarle información a Marie y decidí concentrarme solamente en el vestido.

Mientras buscaba mi corona de adviento para este año, recordé que tenía por algún lado una cinta de seda violeta y me dispuse a buscarla.

26219405_1622517771141848_3822063786402460921_n

Foto: Sternenkaiserin.com

La imagen del vestido se aclaró por completo en mi mente y rapidamente comenzó a tomar forma física.

Y se cambiaron las tornas. Ahora era Marie la que quería saber todo el rato como era el vestido.

Mi comentario de:“Dime para que es y te enseño una foto“ recibía siempre un „pfff“ como respuesta.

Estábamos en tablas. Ella callaba y yo también.

Cualquiera que nos conozca sabrá lo dificil que es eso para nosotras.

Entretanto comenzé a coser unos volantes en forma de corazón con la cinta de seda algo que se usa para decorar Dirndl (traje nacional austríaco) pero que era ideal para adornar mi vestido.

 

 

26220154_1622517667808525_531514300059623332_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Los volantes estaban cosidos al vestido, pero le faltaba algo! perlas y lazos. Naturalmente el vestido tenía que llevar algo de encaje.

26219228_1622517554475203_8085022555216828437_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Los días y noches pasaron casi sin darme cuenta y el vestido seguía sin estar terminado. Por si fuera poco, supe que debía coser otro vestido nuevo, ya uqe el que estaba planeado para el tren no nos servía.

Así que me encontre con que tenía una semana para acabar el vestido de terciopelo y para coser uno polisón nuevo que fuera adecuado para el frio del invierno.

No hace falta que os diga la cantidad de sueño que acumulé aquellos días. Como no tenía bastante trabajo, se anunció que para la fecha convenida esperábamos un frente frio, así que me tocaba hacerme un sombrero que me protegiera de las frias temperaturas que nos esperaban durante horas en el mercadillo de navidad en el Palacio Schloss Hof.

26169615_1152735784862835_8864462275556031167_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Cada vez que llamaba a Marie, ella me contestaba: „Aún tengo que hacer esto y lo otro, no tengo tiempo…“

Y cada vez que ella me llamaba a mí, solo la contestaba llevando mis auriculares para poder tener las manos libres y poder seguir cosiendo.

Un pequeño consejo que os doy: Si coséis con los auriculares puestos, intentad colocaroslos por debajo de la camiseta, el cable y las tijeras no son buena combinación… 😉

Al final y en el último momento, todo quedó acabado, o al menos casi todo.

Aún quedaban algunos botones que coser en el sombrero, bueno, y conseguir introducir en el coche las mil cosas que debía llevarme. Y para ello, me tocaba levantarme prontito.

El despertador sonó a las 4 de la mañana para poder terminar todo a tiempo.

Pero bueno, de vuelta a la historia:

Los dos primeros días fueron según estaba planeado. Como yo ya tenía todo terminado, podía relajarme, pero Marie se ponía mas nerviosa cada momento que pasaba.

La noche antes de la sorpresa ella estaba realmente al borde de un ataque de nervios.

Y seguía hablando de no se que „Peluquero de caballeros de Siria“.

Y yo no la hacía caso por que eso solo podía ser algún tipo de broma.

Y por fín llegó el día.

Desayunamos las tres juntas y yo empezé a ponerme nerviosa cuando ví que Marie apareció con un elegante traje de chaqueta y con el pelo recogido. Que tenía planeado?

Maria José seguía asegurándome que ella no sabía nada de nada.

Preparamos el coche y salimos del hotel con destino desconocido.

Abandonamos la ciudad y entramos en la autopista. De pronto paró en un área de servicio y me quitó el telefono de las manos, según ella, para que no pudiera buscar en google donde estábamos. Como si yo fuera capaz de averiguarlo…

Yo y mi sentido de la orientación… Podría haberme puesto un mapa de carreteras en la mano y yo seguiría sin tener ni idea de donde estábamos.

Seguimos por la carretera hasta que en un punto abandonamos la autopista y nos encaminamos hacia un pequeño pueblecito.

De pronto aparcamos y ya os podéis imaginar mi cara cuando ví que realmente estábamos delante de UNA PELUQUERÍA DE CABALLEROS DE SIRIA en medio de la Pampa!

Yo no tenía ni idea de en que provincia estábamos y Marie me arrastraba con una sonrisa de oreja a oreja hacia una PELUQUERIA DE CABALLEROS DE SIRIA!!

A mi se me desencajó la mandíbula literalmente cuando me dí cuenta de que no era ninguna broma y entré en la peluquería totalmente en shock.

Nos saludó un señor encantador que dejó a su cliente esperando y nos ofreció un café y nos preguntó si necesitabamos algo.

Yo negué con la cabeza y dejé que Maria José me vistiera. Y al fín llegó el momento en que corrimos la cortia y Marie pudo contemplar el vestido que tanto había deseado.

Hay una frase que mi abuela solía decir y que le quedaba que ni pintada a Marie en ese momento: „Merece la pena morir por haber vivido este momento“. Todo el esfuerzo valió la pena solo por ver su reacción.

Se quedó ahí de pie sin poder hablar con lágrimas corriendo por sus mejillas, cosa que no pasa muy a menudo con nuestra Marie, siempre tan fuerte y entera.

En ese momento yo no sabía aún lo que me esperaba.

El señor Mohammed, el dueño de la peluquería estaba también impresionado y me preguntó amablemente si se me podía acercar.

Miré a Marie preguntándole y respondí que si. El se acercó y comenzó a perfeccionar mi peinado con laca, colocando algún que otro cabello rebelde e incluso retocó mi maquillaje mientras su cliente seguía sentado con el cabello húmedo esperándole.

Una vez que estuvimos preparadas, nos despedimos del „peluquero de caballeros de Siria“ y volvimos a montar en el coche.

26219206_1622533681140257_7650002371427557357_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Maria José

Pero Marie no sería Marie si no hubiera preparado todo hasta el último detalle. Con un pañuelo de seda mevendó lo ojos y me dijo simplemente:

„Avísame si te mareas y paramos“

Que amable! Así que ahí estaba yo, cargando con 12 metros de terciopelo además de varias capas de enaguas, con los ojos vendados y en un coche bastante estrecho.

Las maravillosas descripciones paisajísticas de nuestra querida amiga española estaban consiguiendo que sintiera que me iba a dar un ataque de ansiedad.

„Aqui no hay nada. Campo y monte. Nada mas. Ni siquiera una Iglesia o algo!“

De repente oí un grito: „Me he perdido! esperad, voy a preguntar direcciones“

Marie paró el coche y se bajó mientras Maria José seguía contándome todo lo que NO veía.

Yo estaba a punto de tener una taquicardia y de los mismos nervios empezé a cantar canciones del musical „Elisabeth“.

Maria José me contaba sobre unos árboles y no se qué de una señor mayor que indicaba direcciones con los brazos. Ella me convenció de que aqui no íbamos a poder hacer ninguna foto, que no había nada, por supuesto ningún castillo o iglesia ni nada por el estilo.

Por fín volvió Marie y condujimos unos metros mas. Volvió a parar y recuerdo que pensé: No puede ser un castillo, por que se vería desde lejos, verdad?

Marie se bajó del coche y abrió mi puerta diciendo:“Bájate pero no te caigas“

26231281_1622496764477282_1376541768539477983_n (1)

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Que graciosa! Ciega y con un vestido con crinolina! Como no es bastante dificil bajarse de cualquier sitio con un vestido así, vamos a hacerlo mas complicado haciendo que no veas nada, no?

Os advierto encarecidamente que no lo intentéis!

Me bajé como pude y podía sentir cada piedrecita en las suelas de mis zapatos. Marie me giró hasta la posición correcta y me quitó la venda de los ojos.

Lo primero que vi fueron unas fontanas.

LAS FONTANAS – MIS FONTANAS

26805067_1622496741143951_4805082622894326696_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Pero por si acaso no era bastante con haberme traido a mi castillo, también estaban allí muchos de nuestro amigos.

Estaban todos el en portón de entrada en silencio absoluto, incluso mi Única estaba allí!

Mi pequeña y querida Maria Valeria estaba en Totzenbach!

26196146_1622496804477278_5549942144128971617_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Todos lo que significan algo para mí, estaban allí. Solo uno faltaba.

Mi pequeño Rodolfo, a quien el emperador no le había permitido venir…

Qué puedo deciros, aún hoy se me saltan las lágrimas al recordar ese día.

Tras un saludo lleno de lágrimas, nos encaminamos al castillo donde nos esperaba la siguiente sorpresa. Habia un árbol de navidad enorme en el salón.

25626235_1148313898638357_3852501716672500511_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Sobre el árbol de navidad también tenemos una anécdota. Un par de días antes ví en una revista una foto de un árbol de navidad en la Albertina y llamé corriendo a Marie diciendole: Yo quiero ir ahí! Tan profesional como ella es, llamó para informarse, pero nos dijeron que justo ese fin de semana era imposible visitar el árbol de navidad. Como yo normalmente me creo todo lo que me dice Marie, quedé algo decepcionada, pero bueno, es lo que había.

Después me confesó que por supuesto, realmente nunca había llamado 😉

Con Maria Valeria de la mano, entramos en las estancias que habían preparado para nosotros. En el salón nos esperaban coronas de adviento y juguetes. Mi Herzi cantó villancicos conmigo y estuvimos jugando un rato.

25311341_1141795045956909_8248051087407073033_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Una caja de música, un cascanueces y lo mejor de todo, ¡un caballito  balancín! Todo estaba preparado para pasar las navidades en familia.

25626427_1149305255205888_7938828843050811223_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Encendimos velas y cominos galletas. Yo aún seguía sin poder creérmelo.

Navidades en „Totzi“ –  como ha pasado a llamarse para nosotras.

Pasar la nochebuena aqui, en un castillo que ya en Agosto significó tanto para mí, ¡fue algo único! Fué la fiesta de navidad mas bonita de mi vida.

25734350_1150106701792410_7153459835778424756_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Llegó el momento de la despedida y de pronto desaparecieron todos.

Nuestro querido dueño del castillo se me acercó diciendo: „Majestad, hay una sala que me gustaría mostraros.“ Por supuesto fué para mí un honor seguirle.

Y allí estaba: ¡El Niño Jesús! (Aclaración: en Austria es el Niño Jesús el que trae los regalos la noche del 24 de Diciembre, MJ)

26173000_1149868251816255_1315183782503177697_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

En el salón de fiestas había una preciosa mesa decorada y otro árbol de navidad. Las velas encendidas en bellos cadelabros, arreglos florales una tarta y muchos regalos.

26731414_1622496844477274_4917433068320039167_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

La caja de música que estaba montada dentro del soporte del árbol de navidad, tocaba una suave melodía y mi Única se acercó a mí.

26239106_1622488904478068_1657442343475111775_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Era todo tan sobrecogedor, que me quedé sin palabras.

Se encendieron las velas del árbol y escuchamos a los niños cantores de Viena entonar „Noche de Paz“.

No podía haber sido todo mas navideño.

Mi Herzi me acercó a la mesa para mostrarme la tarta.

26229416_1622488854478073_7006846285989315872_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Mi tarta de cumpleaños que había sido traida aqui por Demel desde Viena.

Una tarta de chocolate con violetas en mi color favorito.

26814821_1622496604477298_6315839491283601728_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

No puedo deciros cuantas nochebuenas se habrán celebrado en el castillo, pero si que puedo asegurar que no ha habido muchas como esta.

26195743_1622488804478078_3023973528135810658_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Una fiesta llena de amor y amigos, no podía haber sido mas bonito.

26219960_1622489221144703_8294399692774653789_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

¡Marie se superó a sí misma! Me hizo el mejor de los regalos y eso justo un año después de regalarme su amistad.

26239159_1622489174478041_7938364380344627252_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Estoy muy agradecida de tener una amiga y compañera tan especial como tu, por que no hay nadie que me apoyede manera mas fiel y leal que tú.

Puedo decir, y creo que puedo hablar también por todos aquellos que estaban presentes, que ¡fue una velada maravillosa!

No nos regalaste simplemente una fiesta o una excursión a un castillo inpagable, no, tu nos regalaste la Navidad.

Me regalaste la mejor navidad y el mejor cumpleaños de mi vida.

Este año, ¡tu has sido el Niño Jesús para todos nosotros!

¡Gracias!


 

Como suele pasar, nuestro Niño Jesús tuvo un par de diligentes ayudantes a los que agradezco de corazón todo lo que hicieron y a los que me gustaría repartir un par de premios:

  •  El Oscar a la mejor actriz va para: ¡María José! ya que siempre que la necesitamos, viaja por su cuenta y gasto desde Suiza para describirnos los maravillosos colores del paisaje. Durante semanas nos hizo creer de la manera mas convincente que no sabía nada de lo que nos esperaba y con ello se ha ganado este premio.
  • El premio a la mejor actriz secundaria va para: ¡Ursi! Siempre está a mi lado, pase lo que pase, organiza galletas y siempre tengo en ella un hombro sobre el que llorar.
  • El premio al mejor asistente de dirección va para: ¡Markus! El hombre que simpre permanece en la sombra ocupándose de todos los temas importantes – Transporte de tartas, viajes a correos, …
  • La mejor directora de cámara: ¡Bárbara! Para ella ningún camino es demasiado largo para venir a colocarme en la luz apropiada.
  • El premio de este año al mejor lector va para: ¡Peter! Gracias por preparar tan rapidamente tanto textos 😉

Quiero agradecer de manera muy especial a la familia Berger todo lo que hicieron por mí. Sin ellos, sin su permiso y ayuda, nunca hubieramos podido celebrar esta navidad de cuento de hadas.

Os deseo a todos un feliz año nuevo y que todos encontréis a „Vuestra Marie“ para que os ayude a realizar todos vuestros sueños.

De hecho, estas líneas del musical Schikaneder se han conbertido en nuestro Himno:

Yo sueño a lo grande

Yo también

No no es una respuesta para mí

Somos fuertes, somos libres

Nada ni nadie nos va a detener

Por que nosotros soñamos a lo grande!

 


 

Derechos del texto: Sisi

Fragmento del texto: Schikander – El Musical – Yo sueño a lo grande

Música y texto de Stephen Schwartz: traducción al alemán de Michael Kunze

Derechos de imagen: Prinz Barbara, Sternenkaiserin.com

No se pudieron entrontrar otro derechos de autor. Si se diera el caso, por favor, contáctenos en:

sternenkaiserin@gmx.at

Un año lleno de sueños…

Hoy no os escribo como „historiadora“, si no como representante de prensa. 

Hoy hace un año que nuestra „Sternenkaiserin“ deplegó sus alas. Quiero decir, que hoy hace un año que conquistó el mundo. Literalmente. Pero antes de aburriros con las estadísticas, os voy a contar como comenzó este viaje maravilloso entre Sisi y yo.

Debió ser en 2013 cuando ví por primera vez a Elisabeth como la emperatriz Isabel. Como no podía ser de otra manera, fue en Bad Ischl. Yo estaba con una amiga allí para ver el musical  „Hello Dolly“ y me sorprendió ver a tantísima gente allí vestida con los trajes regionales de la zona. Me refiero a mucha más gente que en un día normal. Al descubrir por casualidad un cartel en el que se hablaba de los „días imperiales“ me dí cuenta de que había reservado nuestros billetes en plena semana del cumpleaños imperial.

Y de repente se me encendió la bombilla: Sisi tenía que estar por allí.  Ella, simplemente, tenía que estar por allí. Así que, y sin tener en cuenta a mi pobre amiga, me lance a la busqueda de la emperatriz. Seguramente cualquiera que me viera pensaría que yo era una loca que con el teléfono movil en mano, abandona a su amiga y se mete sin pensar en ese rio de gente que eran las calles de Bad Ischl. No importa. Por el amor de Dios: ¡Sisi tenía que estar por allí!

20768047_1075605899242491_8077479886659205902_n

Con este traje ví a Sisi por primera vez. La Emperatriz de negro, vaya shock! 😉 Foto: Sternenkaiserin.com

Y si. Realmente allí estaba ella. En carne y hueso. Con su sombrilla, abanico, sombrero, alta, delgada… y de negro. ¡¡DE NEGRO!!! una Sisi de negro. Se me cayó el alma a los pies. Por fín consigo ver a mi emperatriz y ella anda por ahí de negro. Debo decir para que me entendáis, que la emperatriz de negro no me gusta especialmente.

Esa mujer depresiva y malhumorada siempre me ha disgustado, siendo yo una persona de natural alegre. Sin embargo me encanta la Sisi de su infancia y juventud. Naturalmente estaba, como la mayoría de vosotros, contagiada de „Sissi“. Romy Schneider es para mí, como para casi cualquier niña, la encarnación perfecta de la princesa de cuento de hadas. Ninguna princesa de Disney ha podido conseguir esto como Romy en Sissi. Su encanto y belleza son legendarios.

Pero al ir creciendo y aprender en la escuela sobre la historia de los Habsburgo, quedé fascinada por la princesa real. Una princesa que conquistó el mundo en un vestido blanco y después se liberó. En cuanto se publicó el libro de Brigitte Hamman, lo compré. Y también todos los souvenirs y demás chucherías que pudé encontrar. 

Y de pronto, la tenía frente a mí. No a Romy, por supuesto. Pero si a la emperatriz de este siglo. Tan parecida, tan hermosa. Me quedé como si me hubiera alcanzado un rayo. Casi se me saltaron las  lágrimas. Sisi. Ahí estaba. De negro. No podía creerlo. Por desgracia no he podido encontrar las fotos que hice aquel día. La retraté mientras me miraba de forma fria y cubriendose con su abanico. ¿Se puede ser mas auténtica?

La busqué en Facebook y entablamos contacto. No volví a verla hasta 2016. Como celebración de los 100 años de la muerte del emperador Francisco José, me decidí a comprar el billete para el tren imperial de Bad Ischl. Y no hace falta que os cuente que el shock que me produjo verla llegar, acompañada del Doctor Seeburger, no pudo ser mayor. Ahí estaba, frente a mí. De negro. Peor aún. Esta vez era luto riguroso de toda la corte. El shock elevado a la segunda potencia. Toda su corte la seguía también de luto riguroso. Yo estaba desconsolada. A 30 grados, un sol radiante, un día de ensueño y la emperatriz Isabel del 2016 esta de luto riguroso delante mía. Creí que me daba algo…

La siguiente vez que la ví, fue en el baile imperial de Mödling el 8 de Diciembre de 2016. Por desgracia aquel baile no tuvo el éxito esperado, pero esa es otra historia. Nuestra Elisabeth necesitaba consuelo y el destino nos unió. Yo le hice una promesa: „Si eres capaz de reinventarte, van a abrirse para tí puertas que no te hubieras ni imaginado. Reinvéntate. Levántate de tus cenizas cual ave Fenix. Deja todo lo negativo atrás.“

16143091_1276001769126785_1333575151457287693_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Y así nos atrevimos a comenzar de nuevo. Comenzamos un nuevo camino juntas. Dimos vida a „Sternenkaiserin“, comenzamos el blog e iniciamos una nueva página de Facebook e Instagram. Esto sucedió el 27 de Diciembre de 2016. Mis conocimientos no son casualidad. Yo había trabajado ya como agente de prensa antes. Pero de ese tema prefiero no hablar. Nunca pensé en volver a mi antiguo oficio, pero mi „Saber Hacer“ fue y es importante para acompañar a Sisi por este camino que ella ni siquiera había podido soñar. Ese fue nuestro comienzo. Despacio, timidamente pero sin retroceder ni un paso y siempre hacia adelante. Sueña a lo grande y no mires nunca atrás. Realmente ese se ha convertido en nuestro lema.

17884007_1682204371795384_2616831431664639922_n

Nuestro primer Palacete: El Daun-Kinsky en Abril de 2017. Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Este camino nos ha llevado desde el Baile de Husares en Sopron a la gran sorpresa de Navidad en Totzenbach. Da igual si era una sesión fotográfica en el parque del palacio de Schönbrunn o en algún palacete en Viena o alrededores: el trabajo y la diversión siempre van de la mano. Hemos vivido tantas cosas!

Vamos a contaros algunas vivencias:

17883853_995795980556817_4604627210172054712_n

Un día después de la visita del Principe Carlos de Inglaterra, fuimos invitadas a la Confitería imperial Demel. Fué en Abril del 2017. Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

En Abril tuvimos un auténtico maratón de citas: primero en la Confitería imperial Demel, en el Palacete Daun-Kinsky, después en el restaurante „Zum Schwarzen Kameel“ y finalmente en la confitería Heindl. Tuvimos la suerte de que en Viena llovía como si no hubiera un mañana y por tanto no pudimos cumplir con nuestro „Paseo en el jardín del Volksgarten“. Tuvimos que correr y resguardarnos en Demel hasta la cita en el palacete Daun-Kinsky, donde nos sirvieron una delicatesen trás otra. Degustamos sin parar tartas, dulces y helado de violetas. Tras la sesión fotográfica en el palacio Daun-Kinsky, debíamos ir al restaurante „Zum Schwarzen Kameel“ donde nos esperaba la sorpresa: ¡Mas comida! Nos llenamos los carrillos con un bombón trás otro. Parecíamos hamsters. Estábamos a punto de reventar, pero claro, ¿escupir? Estaba todo demasiado bueno. Además que hubiera sido una descortesía enorme. Pero nuestros estómagos no daban mas de sí.

18056963_1004920206311061_166083435533899033_n

Sisi en la Confitería Heindl en Abril de 2017. Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Los ojos de Sisi casi se le salían de las órbitas. Pero nada, no había manera. Bombón a la boca. Tragarlo. Puedes con ello Sisi. Cuando ya creíamos que habíamos salido victoriosas de esa situación, recordamos que nos quedaba la última cita del día: la Confitería Heindl esperaba a „su“ Sisi. Por tanto, fuimos recibidas en su filial de la calle Rotenturm, por supuesto, con bombones. ¡Bombones! ¡Dios mio! Como vienesa, conozco Heindl de toda la vida y sabía las delicias que nos esperaban, pero desde luego no después de habernos atiborrado de tarta Anna Demel, Violetas confitadas, bollitos de jamón, helado de Violetas y bombones del Kameel. ¡Madre mia! Pero todo daba igual. Los Sisi-Taler, los Sisi Veilchen, Grazer Uhrturm y Mozar-Taler, todo debía ser comido. Sisi me miraba perpleja mientras me llenaba los carrillos con un bombon trás otro. A la pobre seguro que el corsé se le estaba ya clavando en las costillas… Pero por algo „soy“ yo Marie Festetics. Yo no tengo compasión. Venga Sisi, adentro con el bombón. Yo creoque en ese momento Sisi me odiaba. Aquel día me „transformé“ en la archiduquesa Sofía y desde entonces algo de ella se me quedó dentro hasta el día de hoy.  Siempre que soy un poco dura con ella, paso de ser la „Querida Marieta“ a ser la „malvada Sofía“. Son cosas que pasan, dos personas en una.

Pero aún cuando al acabar estabamos a punto de reventar, nos fuimos riendo hasta el coche por que la verdad es que el día había sido super divertido. ¡Creo que tardé mas de un mes en volver a probar el chocolate!

Pero la verdad es que casi siempre nos pasa eso cuando estamos de viaje. Diversión, seriedad y mucha ilusión. Tenéis naturalmente la oportunidad de leer casi cada uno de nuestros Tours, ya que Sisi escribe un texto después de casi cada viaje o cita. ¡Pasadlo bien leyendo nuestras aventuras!

A pesar de todo lo que os mostramos o escribimos también nos guardamos muchos secretitos… Fallos, pequeños momentos vergonzosos o graciosos, como cuando estando en el parque del palacio de Laxenburgo, nuestra querida Maria josé intentó bajar una rama de un árbol para que Sisi se sentara y la pobre no solo se cayó al suelo de espaldas, si no que al levantarse se golpeó la cabeza con esa misma rama. Nuestras carcajadas, las suyas incluidas, se oyeron por todo el parque, y cualquiera que lo conozca, sabe lo grande que es! 🙂

19105576_1037133803089701_4716642940218708908_n

Esta es la foto por la que Maria José (aunque no se la vé, estaba a la izquierda subida sobre la misma rama para facilitarle a Sisi la posición) arriesgó su integridad física ;-p Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

O la anécdota de cuando ví a Sisi por primera vez con el vestido de estrellas. Rompí a llorar como una niña nada mas verla. Fué en Mayo en el palacio del Belvedere. Ver de repente EL vestido, ese que todo el mundo conoce, fue un momento increible. La fui ayudando a vestirse, capa a capa, y creedme que es con cada traje una historia, pero con este vestido mas aún. „Hasta que te des la vuelta…“ esas palabras del musical „Elisabeth“ me recuerdan siempre a ese momento. Fue algo único. Ver de pronto ese vestido delante mío en todo su esplendor fué algo que me sobrepasó. Y por un momento, casi pude sentir que estabamos realmente en el siglo XIX y que la auténtica emperatriz estaba delante de mí. Y aún me sigue pasando eso de vez en cuando. Y por ello le estoy muy agradecida. 

Nos lo hemos pasado genial en todas nuestras sesiones fotográficas. Pero lo mejor de todo ha sido la cantidad de personas que hemos conocido por el camino. Daba igual a quien conocieramos, a la familia Habsburgo-Lorena, La familia Kuefstein(ambas familias descendientes de Sisi por parte de la archiduquesa Maria Valeria) a la Condesa Alix( descendiente del archiduque Francisco Fernando) o al Conde Pilati, la mirada con la que recibían a nuestra Sisi era siempre la misma: Asombro, admiración y alabanzas.

Y es que eso es lo que nuestra Sisi provoca: uno queda extasiado por ella.

Sisi es al natural una belleza, podéis creerme, pero cuando se transforma en la emperatriz, brilla con luz propia. Se ha dejado crecer el cabello, aunque en su día a día sea bastante molesto. Cose todos sus trajes con una absoluta atención al detalle y con total precisión y juntas elegimos los que mejor correspondan al momento y lugar al que vamos a asistir. Eso significa horas, cuando no días, de discusiones. Es mucho esfuerzo. No os podéis ni imaginar cuanto esfuerzo hay detrás. Bolsas con ropa, cajas llenas de accesorios que hemos de llevar siempre de un lado a otro. Toda la investigación que hacemos antes de ir a cualquier lugar para poder explicaros en directo todo lo que podémos sobre esos lugares y sobre los datos históricos que corresponden. Cada artículo que escribimos hay que investigarlo antes. Es un esfuerzo enorme, digno de un historiador. Coser cada vestido históricamente correcto es un trabajo gigante. Un trabajo que necesita de mucho amor y mucha locura. Y si, estamos locas.  Pero nos da igual. Amámos lo que hacemos. Y el éxito nos ha dado la razón.

Sobre lo locas que estamos, os voy a contar una anécdota:

Hace poco que Sisi publicó el artículo sobre nuestra visita al palacio de Ruegers. En él, hace referencia a lo que pasó con el biombo, pero yo os voy a contar lo que ocurrió realmente.

6FF9B32A-6890-4290-94AF-CB2675FDBDA1

Este es el Biombo de 300 años de antigüedad. Foto: Sternenkaiseron.com Marie

Todos conocéis nuestra foto de „estamos de viaje“, que no habría quedado así si Sisi y yo no hubieramos cargado con el biombo a lo largo de tres habitaciones.  Descubrí ese biombo el día anterior durante nuestra sesión fotográfica. Que de lo que iba a ser un solo día de fotos pasaran a ser dos, se lo debemos a la generosidad del Conde Pilati, además por que así pudimos realizar nuestro sueño de imitar las conocidas pinturas de Winterhalten de Sisi con el cabello suelto. Yo sabía que el biombo quedaría mejor en el dormitorio que el salón de las damas. Así que allá nos fuimos Sisi y yo a transportar ese „trasto“ de 300 años por tres habitaciones enormes. No os imaginais el miedo que llevabamos en el cuerpo por que se nos cayera o se rompiera de alguna manera o que se nos escurriera de las manos, por que una cosa os digo: ¡no sabéis lo que pesaba! Cuando conseguimos tenerlo en posición, hicimos fotos preciosas.

La cara de la guía que lleva grupos una vez cada hora por el palacio, fue un auténtico poema que no se nos olvidará jamás. No sabemos si reconoció el biombo, pero si que tenía claro que una hora antes no estaba ahí y no se podía creer que nos hubieramos atrevido a usar ese biombo de 300 años de antigüedad, que incluso la mismísima emperatriz Maria Teresa vió. Querido Conde Pilati: Si nos está leyendo, por favor no se enfade con nosotras. A final lo colocamos en el mismo lugar en el que estaba al principio 😉

También el video en el que Sisi esta semi tumbada en el Chaiselongue tosiendo y leyendo un libro del siglo XVIII lo grabamos en el palacio Rueguers. ¿Que puedo decir? Quería fotografiar a Sisi en ese chaiselongue, pero sin algún tipo de accesorio quedaba algo aburrido. Así que me fui a la habitación de al lado y cogí de una estantería un librito blanco que le puse a Sisi en las manos. Que era un libro original del siglo XVIII yo no podía saberlo. No era la afección pulmonar que llevó a la emperatriz a Madeira lo que la hizo toser, si no el polvo de aquel librito. Acabo de desvelar el secreto 😉 Si escucháis el video atentamente, se me oye reir por lo bajito. En cuanto dejamos de grabar, rompimos a reir a carcajadas.

¿Entendéis ahora por que digo que nos lo pasamos tan bien?

Como recordatorio os escribo aqui la lista de los lugares que hemos visitado en este 2017. Las fotos las podéis ver en la página de Sisi:

k. u k. Confitería imperial Demel, Palacete Daun-Kinsky, Restaurante Zum Schwarzen Kameel, Confitería Heindl, Vagón imperial de la Emperatriz Isabel en el museo Técnico de Viena, La casa de las Palmeras del palacio de Schönbrunn, Café Dommayer, Palacio del Belvedere, Palacio y Parque de Laxemburgo, Café Central, Palacio Ferstl, Museo del Chocolate Heindl, Inauguración de la tienda Heindl en el Kohlmarkt, Palacio de Artstetten visitando a la Condesa Alix, Catedral de San Esteban con la bendición del párroco de la catedral Toni Faber, recreación de las escenas de la película Sissi en el palacio de Schönbrunn, día en familia en el parque del palacio de Laxenburgo con el Emperador Francisco José, el Príncipe Rodolfo y la Archiduquesa María Valeria, Make-a-Wish Foundantion, el último Tren Imperial a Bad Ischl, Palacio de Wallsee visitando a la tatara tatara nieta de Sisi Margarita de Habsburgo-Lorena, Castillo con Foso Totzenbach( que se convirtió en el favorito de nuestra Sisi) Palacio del renacimiento Greillenstein visitando a la tatara tatara nieta de la emperatriz Isabel la Condesa Isabel de Greillenstein, Palacio Rueguers visitando al Conde Pilati, Palacio de invierno del Príncipe Eugenio, Palacio Esterhazy, grabamos escenas para el canal France 5 en los jardines del palacio de Schönbrunn, Joyería Köchert, visitamos el restaurante y museo Onkel Taa, Hotel Adria, conocimos a Cornelia Froboess, Palacio Trauttmansdorff y sus jardines, Ópera de Graz y el hotel Kaiserhof de Viena.

Creo que las cosas quedan claras.

No podemos expresar con palabras todo los que nos ha sucedido este año, a quienes hemos conocido y quienes nos han acompañado. Ha habido muchos momento que de verdad no nos podíamos creer lo que estaba sucediendo y creo que el mayor cumplido que nos pueden hacer, es invitarnos de nuevo a algún sitio en el que hemos estado.  Incluso si no tuvieramos tantos sueños aún para realizar, nos faltaría tiempo para volver a visitar a todos nuestro amigos por segunda vez, cosa que también hemos hecho. En la casa de las Palmeras de Schönbrunn hemos estado 4 veces. En el palacio de Schönbrunn 3 veces. En el parque del palacio de Laxemburgo 2 veces. Y por supuesto, en el tan querido por Sisi Palacio Totzenbach, también 2 veces.

Nuestra Sternenkaiserin conquista el mundo. A día de hoy contamos con los siguientes seguidores:

2.210 seguidores en la página de Facebook „Sternenkaiserin – Elisabeth R. als Kaiserin Elisabeth von Österreich“

3.187 seguidores en Instagram „sternenkaiserin“

469 seguidores en Facebook „Sternenkaiserin – Kaiserin Elisabeth und ihr Jahrhundert“

140 Seguidores en Instagram „sternenkaiserin_ kaiserinsisi“

5.182 seguidores en Facebook „Sisi-Straße“

991 Seguidores en Instagram „Sisi-Straße“

Y así llegamos a las aburridas aunque increibles estadísticas:

Hemos publicado 61 artículos en nuestro Blog. Sisi ha escrito 19, María José 11 y yo 31. Cada día visitan el Blog entre 100 y 160 personas. 51 personas se han abonado hasta ahora por E-Mail.

Con este artículo hemos alcanzado (antes de publicarlo, se entiende) los 20.737 lectores. El artículo que más éxito ha tenido hasta ahora, con un total de 1.617 lectores a 25 de Diciembre de 2017, ha sido la biografía sobre la emperatriz Isabel y el de Lily Hunyady con 901 lectores hasta ayer.

Nuestro Blog ha llegado a todo el mundo y en esta lista os escribimos la lista de los países que nos leen por orden de mayor a menor número de lectores: Alemania, Austria, Estados Unidos de América, España, Suiza, Holanda, Italia, Argentina, Francia, México, Hungría, Eslovaquia, Brasil, La República Checa, Reino Unido, Chile, Canadá, Bélgica, Ucrania, Costa Rica, Luxenburgo, Polonia, Perú, Japón, Australia, Grecia, Colombia, Rumanía, Suecia, Rusia, Bulgaria, Portugal, Noruega, Dinamarca, Irlanda, Croacia, Uruguay, Turquía, Paraguay, China, Taiwan, Eslovenia, Ecuador, Finlandia, Honduras, Israel, Estonia, Arabia Saudí, Indonesia, Paquistán, Liechtenstein, Venezuela, Guatemala, Serbia, República Dominicana, Lituania, Montenegro, Marruecos, Vietnam, Islandia, Corea del Sur, Sudáfrica, India, Tailandia, Bosnia y Herzegovina, Singapur, El Salvador, Panamá, Bolivia, Mónaco, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, Nicaragua, Albania, Egipto, Kazajistán, Costa de Marfil, Región Administrativa Especial de Honkong, Letonia, Senegal, Puerto Rico, Nueva Zelanda, Georgia, Omán, Malasia, Armenia, Catar, Aruba, Bielorusia, Guernsey, Túnez, Libano, Moldavia, Namibia, Macedonia, Malta, Islas Caimán, Cuba, Sri Lanka, Chipre y Reunión.

Y con esto acabamos nuestro repaso a este año y miramos con alegria al futuro.

Tenemos muchas ganas de ver que nos depara el futuro. Donde nos llevarán los sueños de Sisi y cuantas cosas viviremos.

23915632_1858203651156780_2752415646373069607_n

Foto: Sternenkaiserin.com Marie

Queremos daros a TODOS las gracias: A todos lo que han creído en nosotras y nos han apoyado: Familia, amigos, María José, Ursula y Peter Füssl, Bárbara Prinz, al intérprete del Príncipe Rodolfo, al intérprete del Emperador Francisco José, a la intérprete de la Archiduquesa María Valeria, a los padres de estos niños, a todos los palacetes de Viena y todos los palacios que hemos visitado, a todos los socios que nos han ayudado con los premios de nuestros sorteos, a la familia Habsburgo-Lorena por tomarnos en serio, a la familia del Conde Kuefstein por el Tour privado, Mag. Berger- de todo corazón, Conde Pilati- no podemos expresar con palabras, Cristian Sepp por su incansable manera de enseñarnos historia, Beatrix Meyer que tanto me ayudó con el artículo sobre Marie Festetics. A la confiteria Heindl por todo lo que hacéis por nosotras. Gracias a todos los que no ponemos aqui por escrito. Toda la lista la podéis leer aqui. A todos nuestros lectores y seguidores, por que sin vosotros nada tendría sentido.  ¡GRACIAS! de todo corazón, gracias. Y por último pero no menos importante: Sisi- tu creíste en mí cuando nadie lo hizo. Tu me contaste tus sueños y deseos. Has hecho de tí la emperatriz de Austria tanto añoraba. Tu eres la única. Te mando un gran abrazo. Tan grande como grande puede ser un abrazo. No me queda mas que decir. O quizás si. En una frase:

¡Esperamos con alegría lo que nos traerá 2018!

~Marie~


Derechos del Texto: Marie Festetics, Citas del Musical Elisabeth de Michael Kunze, Maria   José

Derechos de Imagen: Charlotte Schwarz, Sternenkaiserin.com

Semana imperial en Mödling

Antes de pasar a la traducción del texto original que escribió Sisi hace un año, me gustaría escribir unas palabras en referencia a estos días que ella os relata. Fue la primera vez que tuve el honor de acompañar a mi emperatriz en uno de sus muchos actos y fue algo realmente especial.

Yo había conocido a Sisi unos meses antes en Merano, mas concretamente, el 15 de Octubre de 2016. Nunca olvidaré la primera vez que la ví. Estaba preguntando en la recepción del palacio de Trauttmansdorff a que hora llegaría Sisi y la recepcionista me dijo: „Dése la vuelta“. Y allí estaba ella, llevando un precioso traje morado y con una gran sonrisa. Mi mandíbula casi golpeó el suelo. Tuve la suerte de que al hacer un tiempo tan malo, estaba lloviendo y había niebla, apenas había gente en el palacio, así que podría decir que tuve a la emperatriz casi para mí sola. Tras pasear con ella por varias salas del palacio, de hacerle mas o menos 1000 fotos y de intercambiar nuestras respectivas páginas de Facebook, llegó la hora de la despedida.

Después, seguimos manteniendo el contacto via internet. Un día, Sisi me comentó que a primeros de Diciembre se iba a celebrar la semana imperial en Mödling, donde habría varios actos y visitas y que incluso habría un baile. Cuando me preguntó que si me gustaría asistir para poder ayudarla a vestirse y prepararse, además de estar pendiente de ella en el transcurso de la jornada, (llevaba toda una corte de damas con ella, pero ellas tenían que ocuparse de sí mismas) me puse a dar saltos de alegría. ¡Claro que me gustaría! ¡No me lo podía creer! ¡Yo ayudando a la emperatriz!

Tras pasar el Viernes en Viena (llegué desde Suiza por la mañana) acudí a Mödling sin saber muy bien que me esperaba, pero con toda la ilusión por poder ver a mi emperatriz de nuevo. Cualquier cosa que me hubiera imaginado se quedó corta para lo que viví.

Todo lo que vimos e hicimos os lo cuenta ella en su relato, pero yo, desde mi humilde punto de vista, os cuento que fueron unos días mágicos. Si por algún momento pensé que quizás al verlo desde bambalinas se iba a perder un poco la mágia, no pude estar mas equivocada.

Ver a Sisi prepararse para su papel es algo indescriptible. No es ponerse un vestido y peinarse bien. No. Ella pone atención al mas mínimo detalle, cada prenda u objeto que se pone debe ser historicamente correcto. Todo tiene que ser de acuerdo al momento y lugar al que va a asistir. Su inmenso conocimento de la etiqueta y el protocolo de la época es fascinante. Nuestra Sisi se viste como una emperatriz, habla como una emperatriz, se mueve con la elegancia y distinción de una emperatriz, sabe bailar y montar a caballo… Estar con ella es como vivir la historia tal como fue. Pensaréis que lo digo por decir, pero no. Si no fuera así, no se le abrirían tantan puertas, no podría visitar y hacer sesiones fotográficas en tantos lugares que no son accesibles a nadie mas.

Poder asistir junto a ella a tantos lugares fue increible, pero el baile imperial fue directamente un sueño. Hombres con elegantes y vistosos uniformes, damas con preciosos trajes, tanto de época como vestidos de gala actuales, la banda tocando valses en directo… Por mucho que escribiera, no podría relataros todo.

Además, esa noche conocí también a nuestra Marie, cuya capacidad de trabajo, su incansable dedicación, su increible „savoir faire“ y su perseverancia, tanto me maravillan. Yo cariñosamente la llamo „la abridora de puertas“, ya que es increible las locaciones para fotos que puede llegar a conseguir.

También quiero desde aqui mandar un cariñoso saludo a la corte de la emperatriz que tan bien me acogió y que tantos buenos momentos me regaló.

Desde esos días he tenido el honor de acompañar a Sisi y a Marie en varias ocasiones, y siempre han sido días divertidísimos, llenos de anécdotas y de risas. He visitados lugares que ni podía imaginar poder ver algún día y he aprendido miles de cosas. Pero sobre todo he podido conocer a dos personas maravillosas a las que tengo el privilegio de poder llamar amigas. Así que desde aquí, mi agradecimiento mas sincero a Sisi y a Marie por todo lo vivido y por todo lo que nos queda por vivir. ¡Os quiero mucho chicas!

IMG-20171204-WA0004

Foto: Sternenkaiserin.com

~Maria José~

 

                                             SEMANA IMPERIAL EN MÖDLING

 

En agosto del año pasado (2016) recibimos el emperador y y una invitación de la ciudad de Mödling y de los Mobilistas Tradicionales de Mödling (Mödlinger Traditions-Mobilisten) para asistir a las celebraciones navideñas de los regimientos. En septiembre y de forma repentina, se sumaron a estas celebraciones,  la invitación a un baile imperial, con lo que de un paseo en carruaje, pasamos a celebrar un programa de 3 días junto a corte que nos acompañaba.

  • Laxenburgo
  • Mayerling
  • Heiligenkreuz
  • Templo de los Husares

Todo el que me conoce, sabe cuanto me gusta cambiar de traje a menudo. Así que me encontraba frente al gran reto de diseñar y coser toda una colección de trajes de invierno en dos meses. Normalmente la mayoría de los actos a los que acudo tienen lugar en verano, por lo que estoy mas acostumbrada a lidiar con el calor y con algún chaparrón. Pero para afrontar temperaturas bajo cero y nieve, la verdad que me faltaba experiencia. 

16195555_1275893612470934_184215218456329533_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Ahora necesitaba ropa para soportar el frio del invierno durante tres días. Y además, en aquel tiempo no se llevaba el mismo traje todo el día.

Para ser sincera, me faltaba de todo, empezando por ropa interior cálida e históricamente adecuada, a botas de invierno con interior de lana, guantes, manguitos, gorros. Casi nada de lo que poseía lo podía usar en invierno.

La cantidad de trabajo que esta tarea me supuso, ya os la podréis imaginar. Como todos sabréis, toda mi ropa la coso yo y solo muy de vez en cuado encuentro alguna prenda ya hecha que pueda usar. Basicamente siempre me hago trajes imitando los originales de la emperatriz o los que usó Romy Schneider en las películas de Sissi.

Llegamos a Mödling el 8 de diciembre desde casi todos los puntos cardinales. El primer día lo pasamos descargando los coches. Después de colocar todo de la mejor manera posible, y solo quien haya tenido que colocar 9 trajes históricamente correctos con todos sus complementos en una habitación de hotel podrá comprenderme, nos preparamos para la primera excursión.

 


                                                                    Jueves

                                                   Palacio de Laxenburgo

 

16194918_1275893675804261_4094670221187262017_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

 

16265654_1275894092470886_8864811237526862252_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

La ciudad de Laxenburgo nos concedió permiso para fotografíar en el antiguo palacio, así que nos dirigimos al palco imperial del antiguo teatro y después paseamos por el parque.

 

 

16265708_1275893605804268_8433080989067975017_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

La visita al palco imperial fue tan inesperada que no llevabamos trajes de noche, pero disfrutamos mucho las vistas desde allá arriba. Casi daba la sensación de que si permanecías totalmente en silencio, podrías oir las suaves notas de un violín cuya melodía desapareció mucho tiempo atrás…

 

16265171_1275894625804166_9112788960441820916_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

El palacio en sí esta completamente vacio, pero aún se puede disfrutar viendo sus preciosos suelos de parquet, los estucos del techo y las antiguas calefacciones.

 

16265234_1275893895804239_148708277718032367_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

Ya que el tiempo era mejor de lo que esperabamos, me decidí a dar un paseo por el parque, arrastrando, como siempre, a toda la corte tras de mí.

 

16196088_1275893615804267_7150248099637916700_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

Podéis imaginaros que para ello, necesitaba llevar ropa lo bastante cálida, así que llevé un traje de pesado terciopelo verde, un gorro de piel de zorro y un manguito a juego, que todo junto, pesaba casi 15 kilos!

 

16298688_1275893609137601_3536968697354949316_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

¿Y? ¿Quien de vosotros reconoce este traje?

Romy Schneider lo llevaba cuando recibió al Conde Andrassy en audiencia.

 

16174558_1275894705804158_6773087179221092099_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

El emperador con toda su corte se nos unió a medio camino y todos juntos caminamos la última parte del recorrido por el parque.

 

16195666_1275893899137572_935301695687491031_n

Foto: Sternankaiserin.com

 

A media tarde visitamos en mercadillo de navidad en el palacio y allí fuimos cordialmente recibidos por todos los presentes. El alcalde de la ciudad nos invitó a cenar y juntos pasamos una agradable velada en Laxenburgerhof.

 


                                                                     Viernes

                                                        Templo de los Husares

El viernes, y gracias a un permiso especial de la ciudad de Mödling, pudimos visitar el Templo de los Husares.

 

16143205_1275894699137492_439749283655077078_n

Foto: Sternankaiserin.com

 

Quizás no lo sepáis, pero el Príncipe Heredero Rodolfo pasaba mucho tiempo aqui e incluso intentó que Mizzi Kaspar cometiera suicidio con él un año antes de la tragedia de Mayerling. Por suerte ella no accedió. Mizzi vivía en Mödling por aquel entonces.

Desde esta pequeña colina se divisa una preciosa vista sobre la ciudad.

El programa de ese día incluía la colocación de una corona de flores en la cripta.

16142362_1275894879137474_5006810581010441498_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

 

16142880_1275894689137493_5877600126444224590_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Por tanto, estaba claro que debía llevar un traje de color oscuro. Elegí un vestido gris oscuro con una cola sencilla, un gorro de piel en tonos plateados y un manguito a juego, tal y como era la moda entonces. Un traje que pertenece a la época tras la muerte de Rodolfo ya que para mí, este lugar que la emperatriz tantas veces visitó  tras la muerte de su hijo, estará para siempre unido a él.

 

Quiero hacer aqui una pequeña aclaración. En la vida real yo nunca llevaría pieles, pero para esta ocasión, habría sido historicamente incorrecto llevar piel artificial. Por esta razón pregunté a mi familia, busqué en mercadillos y conseguí encontrar 3 pieles realmente muy antiguas.

 

16143121_1275894892470806_6966220982171476143_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

La primera pregunta que me hice fue: ¿se puede lavar una cosa así? realmente no, así que para empezar, los colgué al aire libre durante días para eliminar los malos olores y las polillas. Los nebulosos días de otoño son perfectos para esto. Después, usé tijeras y un escalpelo para cortar los trozos necesarios. Hasta aqui todo bien pero aqui llega la siguiente pregunta: ¿Como se cose este material? Esto os lo contaré en alguna ocasión ya que hay un par de trucos con los que conseguir que una chaqueta, que tenía mas de 50 años y que de otra manera habría acabado en la basura, se transformara en calida ropa para una emperatriz. 

Por la noche nos esperaba para cenar el alcalde de Mödling, Hans Hinter, y su encantadora Karin.

¿Que debe ponerse una para una cena? Para la ocasión por supuesto que no un traje de baile, pero tampoco un traje de diario que hubiera resultado demasiado sencillo. Y así llegamos al siguiente vestido:

 

16299001_1275894315804197_8815539692953693616_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

Un traje de gala en seda gris azulada, decorado con terciopelo y encaje, una chaqueta a juego y ya que habíamos vuelto a los tiempos de la crinolina, que es mi favorito particularmente, necesitaba también una capa de terciopelo. 

 

16299366_1275894799137482_4116614083063609757_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

 

Como siempre que nos juntamos toda la familia bávara, la noche estuvo llena de diversión. Lo pasamos en grande con Mami y Nené además de mi cuñado favorito, que habían viajado expresamente desde Múnich para que celebraramos juntos el baile del Sábado por la noche.

 

16143084_1275991255794503_190483785758141214_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

Tras un día estupendo, aunque muy largo y frio, caimos todos rendidos de cansancio.

 


                                                                        Sábado

                   Mayerling, Heiligenkreuz, Dragonenritt y el Baile imperial

El sábado empezó muy temprano. El peinado, maquillaje y el vestido tardan unas dos horas y media mas o menos en estar listos. Primero nos recogieron 3 carruajes que nos llevaron a pasear por la ciudad y también acudimos a una misa en la iglesia parroquial.

 

15977769_1275894875804141_4513659244067110937_n

Foto: Sternenkaiserin.com

16265968_1275894632470832_3572444875515781635_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

 

 

16298577_1275894635804165_8966822632853276623_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

Ya que contaba con que al ser carrozas abiertas, íbamos a pasar frio, me decidí por un abrigo negro de terciopelo y piel y debajo un traje de terciopelo negro. El peso de ambos juntos, lo dejo a vuestra imaginación.

 

16299430_1275894225804206_3264273080228115831_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

El tiempo que tenía desde que volvimos a la habitación y el momento de tener que volver a salir, esta vez llevando el traje de luto, era tan escaso, que sin la ayuda de mis dos tesoros, Tami y Ángela, me hubiera sido imposible estar lista a tiempo.

Apenas nos habíamos cambiado, cuando ya estábamos sentadas en los autobuses que nos llevaban al cementerio de Heiligenkreuz. Con el permiso de los responsables de la Abadía de Heiligenkreuz, hicimos fotografías de la tumba de Mary Vetsera.

 

16298494_1275893979137564_2230874817858114277_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

Estando allí, y tal cual lo hiciera la emperatriz tras la tragedia de Mayerling, encendimos unas velas y rezamos por la paz del alma de la desdichada muchacha.

Hubo varias tragedias en la vida de la emperatriz, pero una de la que ella no se repondría jamás, fue la muerte de su hijo. Es por esto que decidí junto a las damas de mi corte, que todas debíamos ir de luto riguroso. Lo que significa, que toda la vestimenta, desde la ropa hasta los adornos y joyas, debían ser del negro mas oscuro.

 

16174707_1275893682470927_4958423906835816845_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

Un vestido polisón de terciopelo y seda negra con una larga cola, una capa de terciopelo a juego y un sombrero original de 1890, junto con un velo de luto y un manguito de piel también a conjunto y también originales, completaban el atuendo.

 

16298791_1275893782470917_5425258282028869345_n

Foto: Sternenkaiserin.com

16174943_1275893902470905_4754128176760771450_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

Ya que las monjas del convento hicieron voto de silencio, fuimos recibidos por una anciana dama que además nos concedió el permiso para visitar el antiguo pavellón de te del Príncipe Rodolfo. Desde allí y caminando por una pequeña elevación del terreno, llegamos a la capilla.

Las hermanas que nos habían invitado a un servicio conmemorativo con motivo de nuestra visita, se asomaron a través de sus celosías para seguir dicho servicio, que fue sin duda el mas singular de cuantos ofició en su vida el párroco de la abadía de Heiligenkreuz. 

A la vera del emperador, me arrodillé frente al altar y seguí la ceremonia en profundo recogimiento.

 

16266078_1275893975804231_2642758835722706318_n

Foto: Christine Kubec Fotografie

 

 

Después de la misa, visitamos la exposición de las Carmelitas en Mayerling. La Reverenda Madre Superiora se despidió de nosotros personalmente y de nuevo nos tocó salir corriendo para prepararnos para el siguiente acto en el intenso programa del día.


 De vuelta en la habitación del hotel, había que cambiar el vestido de luto por otro mas apropiado para subir y bajar de una carroza. A pesar de que el ánimo estaba aún algo triste por los momentos vividos en Mayerling, conseguimos estar preparados en un tiempo record y volver a subirnos a las carrozas que nos llevarían a presenciar la llegada del Regimient de los Dragones en el mercadillo de navidad.

Lo mas especial de este traje es la pasamantería en los brazos y la zona frontal, un homenage de la emperatriz a su querida Hungría! Era además lo mas correcto ya que, al igual que por la mañana, los carruajes eran escortados por Husares.

 

16299035_1275894889137473_8305502370210545226_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 


 Y al terminar, corrimos otra vez a la habitación para quitarnos el cálido vestido de invierno y prepararnos para el baile.

¿Alguna vez habéis llevado un corset? Si no es así, no podéis imaginaros lo que es llevar uno desde por la mañana hasta la noche.

Una de las cosas que tengo un común con la emperatriz es la obsesión por la perfección, así que, mi querida Ida entró nuevamente en escena para atarme el ceñido corsét hasta conseguir la cintura de avispa necesaria.

El peinado, que durante el día era el apropiado para llevar un sombrero, debía hacerse de nuevo para convertirse en un perfecto peinado de baile.

Y ahí estaba yo, en medio de la habitación para ser peinada, vestida y maquillada para el punto fuerte del día.

                                                     El traje de baile

Es quizá un traje bastante desconocido, pero para mí, era otro homenage a Hungría.

 

16143091_1276001769126785_1333575151457287693_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

 

16265400_1276001765793452_5737830372849828467_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

El traje original fue un regalo de la Archiduquesa Sofía, tomando como modelos los trajes típicos de Hungría, y que la emperatriz lució en su primer encuentro con una delegación Húngara. 

 

16265164_1275893972470898_6215861078409850520_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

Llegué al baile llevando mi traje de terciopelo azul oscuro y seda rosa antigua, con bordados y adornos en tul y perlas tan típicos de Hungría.

 

16266088_1275893769137585_1609769711866120331_n

Foto: Sternenkaiserin.com

16195282_1275894695804159_3592405427564753786_n

 

Los Husares presentes, que habían viajado desde Sopron, honraron a su reina y mi cuñado se encargó de entretener a las damas presentes.

 

16195170_1275893892470906_5912970348323941632_n

Foto: Sternenkaiserin.com

 

Tras una noche bailando casi sin parar y tras casi 20 horas llevando el corset, estaba realmente cansada.

Solo me queda decir algo, tal y como mi „esposo“ suele siempre decir:

 „Ha sido muy bonito, nos ha gustado mucho.“

~Sisi~


Derechos del texto: Maria José (Sisi)

Derechos de imagen: Sternenkaiserin – Christine Kubec Fotografie

Make a wish – Cuando los deseos se relizan…

Todos tenemos algún deseo, algunos se realizan, algunos siguen siendo un sueño para siempre, pero cuando se está enfermo, estos deseos adquieren un significado aún mayor.

Aquellos de nosotros que tenemos o conocemos niños, sabemos que tienen deseos muy especiales. Son deseos que a nosotros los adultos a veces nos resultan extraños o sin importancia pero, por supuesto, somos conscientes de que los niños enfermos son mucho mas sensibles que los sanos.

Ver un deseo cumplido no significa a veces tanto como nos pensabamos, pero para un niño, puede significar ver un sueño cumplido. Además para los mas pequeños lo importante no es el valor material si no el hecho de que un sueño se convierta en realidad.

wi

Foto: @Make-a-wish

Como enfermera que soy, puedo confirmar desde mi propia experiencia, que la Fe mueve montañas. Es a veces esa fe en lo imposible lo que hace que en ocasiones, se produzca una mejoría en el estado del paciente.

Pacientes graves son capaces de movilizar fuerzas que ni siquiera pensaban que tenían para conseguir cosas que son realmente importantes para ellos. Disfrutar de algunas horas felices consigue empujar al fondo de un cajón, aunque sea por un rato, los dolores e inconveniencias de la enfermedad.

En el papel de la emperatriz Isabel de Austria, tengo muchísimo contacto con niños de todas las edades, desde pequeños a adolescescentes. Especialmente las niñas quedan fascinadas.

¿Por que es esto así? Quizás por que los niños siguen creyendo en los cuentos de hadas, en un mundo mágico en donde al final las cosas salen siempre bien. En mí ven a la princesa de cuento, quizás una muñeca viviente de las historias que ellos se inventan. A veces incluso lloran al despedirnos. Recuerdo a un niñito de Múnich que lloró amargamente por que „quería quedarse un ratito mas con Sisi“, aunque ya hacía tiempo que debería estar durmiendo. Clases enteras de un colegio querían una foto de grupo para su anuario y como recuerdo de una excursión inolvidable.

Hace muy poco, estando en Merano, se me acercó una preciosa nenita que, sin poder decir ni una palabra, se abrazaba a mí sin parar, mirándome con sus ojos brillantes y llenos de ilusión. En esas situaciones y sobre todo con niños, el idioma no importa para nada.

Por casualidad encontré una información sobre la organización „make-a-wish“ sobre una niña llamada Mila que deseeaba, por una vez en la vida, ser una princesa, y no pude ya quitarme de la cabeza el poder formar parte de una organización así. Esta asociación, que ayuda a realizar los sueños de ninõs enfermos a traves de organismos oficiales, se convirtió para mí en algo de personal importancia.

maw_mila_KP6_5430-1024x684

Foto: @make.a.wish.at

No tardó mucho en llegarme el deseo de una pequeña desde Italia.

„Ver a Sisi aunque sea una vez en mi vida“.

La cuestión no era si yo estaba dispuesta a cumplir este deseo, si no como y cuando sería posible traer a esta chiquita desde su ciudad cerca de Nápoles hasta Viena.

Estos niños, tienen necesidades especiales y a menudo necesitan tratamientos o instrumentos médicos, como diálisis o máscaras de oxigeno permanentes. Además hay que tener en cuenta su estado, a pesar de tener una cita concreta, puede cambiar drasticamente de un momento a otro.

Sisi no debía viajar a Italia. El deseo de Antonella era conocer a Sisi en Viena. Como, debido a su enfermedad, la pequeña no había podido asistir nunca a una escuela, su profesora particular le había contado sobre Viena, el palacio de Schönnbrunn y la emperatriz austríaca.

23231365_1556918617701764_7420275915041315024_n

Foto: @Make-A-Wish Foundation

Al comentar a mis compañeros de trabajo esta situación, me dejaron claro que daba igual cuando la pequeña viniera a Viena, la emperatriz, o Principessa Sissy como se la conoce en Italia, estaría en Viena esperándola. Cualquiera de ellos cumpliría con mi turno de trabajo si era necesario!

Desde aquí, os mando mi agradecimiento mas sincero, compañeros!

23231140_1556918537701772_622506469677888995_n

Foto: @Make-A-Wish Foundation

Debido a que su estado de salud era desgraciadamente muy delicado, solo sería posible un encuentro corto. Pero en esa situación, no es el tiempo lo que importa si no solamente el hecho de hacer realidad el sueño de un niño gravemente enfermo.

Fue el encuentro mas emotivo que he tenido en mi vida. La mirada de la pequeña cuando entre en el jardín era indescriptible y su radiante sonrisa emocionó a todos los presentes. Durante un momento esa pequeña princesita fue feliz, sonrió y se aferró al abanico de la emperatriz que finalmente se quedó como recuerdo.

Esa es la labor de la asociación „Make-a-wish“. Cumplir los deseos, por desgracia muchas veces los últimos deseos, de niños enfermos.

Como se oridinó esta organización tan única?

Hace mas de 37 años, el pequeño Chris, enfermo de cancer, tenía el gran sueño de ser policia por un día entero.

chris

Foto: @Make-A-Wish Foundation

Dos policías de la Arizona Highway Police se enteraron de este deseo y lo hicieron realidad.

Llevando su pequeño uniforme propio y montado en una mini moto, acompañó a sus „compañeros“ en el furgón policial con sus luces azules, repartió multas de tráfico e incluso pudo volar con uno de los helicópteros de la policia. Es a estos dos agentes y a la madre de Chris a quienes les debemos la fundación de esta maravillosa organizacion, que hasta el día de hoy, ha hecho realidad los deseos de incontables niños y con esto, llevar un poco de felicidad a sus vidas.

Hoy en día, „Make-a-wish“ es la mayor organización del mundo que cumple deseos.

Numerosas estrellas nacionales e internacionales se han ofrecido para la realización de diversos deseos. Podéis encontrar incontables fotos y testimonios en este link: http://www.make.a.wish.at

1024px-President_Obama_greets_Make-a-Wish_child_Diego_Diaz_-_June_23_2011

Un niño visita a Obama gracias a la Make-A-Wish Foundation. Foto: @Wikimedia.Commons

Pia Dowes y Alfons Haider son algunas de las celebridades que colaboran con la sección austríaca de esta asociación.

Todas las fotos y/o testimonios son publicados solo y exclusivamente tras obtener el permiso de los padres de los menores.alfons-haider-e1414350627918-150x150

Gracias a la ayuda de diversos espónsores, es posible realizar deseos, que de otra forma y debido a la situación financiera de las familias o debido a causas médicas, serían de otra forma irrealizables.

La fundación „Make-a-wish“ ejerce activamente en 40 países y posibilita que cada 17 minutos en algún lugar del mundo se cumpla el sueño de algún niño gravemente enfermo.

Alrededor del mundo, mas de 30.000 trabajadores se encargan de hacer realidad los sueños de niños enfermos.

Desde 1980 han cumplido unos 334.000 sueños !!

Si este tema os toca el corazón tanto como a mí, si los niños os importantan y amais la infancia, os pido en nombre de esos niños, que nos ayudéis a seguir realizando deseos!!

Tal y como lo dijo Dante:

„Tres cosas nos quedan del paraiso:

Estrellas, flores y niños“

23319184_1556918577701768_2428063445328152857_n

Foto: @Make-A-Wish Foundation

Por favor, compartid el link de esta página, contádselo a vuestros amigo y conocidos. Quizás seais algún día parte de alguno de esos sueños. Hasta que llegue ese día, os pido por favor una ayuda para los niños enfermos.

Sigamos juntos haciendo sueños realidad!

Download

@make.a.wish.at

 


Desde aqui, quiero agradecer a mis compañeros de trabajo que hicieron posible que yo pudiera hacer realidad este sueño.

También a nuestros colaboradores, la empresa Heindl por la dulce sorpresa a Antonella y su familia.

Derechos del texto: @sisi

Derechos de imagen: @make.a.wish.at