Una tragedia que alcanzó tristemente la fama mundial…

Mayerling. ¿Quien no conoce la historia del Príncipe Heredro y su supuesta amante?

Varias veces se han filmado películas sobre los últimos días del Príncipe Heredero austríaco. En 1969 se rodó una versión con Omar Sharif como Rodolfo y Catherine Deneuve como Mary en los pápeles principales. El rol de la Emperatriz lo interpretó la mundialmente conocida Ava Gardner.

Mayerling

Foto: ORF/Kirch Media.

Rudolf Prack encarnó ya en 1956 este papel trágico. Junto a él, las actrices Christiane Hörbiger-Wessely y Lil Dagover, quien encarnaba a la Emperatriz por segunda vez puesto que también fue la protagonista de la película „Elisabeth von Österreich“ de 1931.

Kronprinz Rudolfs letzte Liebe

En la image: Lil Dagover, Rudolf Prack, Christiane Hörbiger. Foto: ORF/Kirch Media.

Max von Thun interpretó junto a Klaus Maria Brandauer, que encarnaba al Emperador, la serie de dos capítulos que se estrenó en 2006.

1831451,mImnab2HXXN3UIAbLZQw3fOn7LyxpEH+PoF7QOkkNfo56y+CqdOQLqy9_w3R68FDRkbxkhKrAiv22aJ4mTB4YQ==

Sandra Ceccarelli, Max von Thun, Daniela Golpashin, Klaus Maria Brandauer, Francesca von Habsburg, Lothar Michael Proksch en „The crown Prince“. Foto: @orf.at

Hay incontables libros sobre este tema de la historia austríaca. Desde historias criminales a teorías de la conspiración, Mayerling es un tema que siempre es propicio a nuevas interpretaciones y publicaciones.

Incluso la premiere mundial de un musical, „Rudolf“,  fue celebrada en Budapest en 2006.

 


 

En algún momento tuvimos claro que este era un lugar que teníamos que visitar. De igual modo que lo hizo la Emperatriz en su primera visita a Mayerling, con motivo del primer aniversario de la muerte de su hijo, viajamos allí acompañados de un gran grupo de mienbros de la corte.

Es la historia de esa visita la que os quiero contar hoy. Al hacerlo, introduciré también datos históricos  que mezclaré con mis propios pensamientos. Por ello, os pido que no lo toméis como una documentación histórica, si no como lo que es.

Mis pensamientos y mis recuerdos sobre Rodolfo.

KronprinzRudolf_vonOesterreich(Naturaufnahme)

Foto: Wikimedia/Commons

Ya desde por la mañana temprano mientras me trenzaba el cabello, no podía sacarme de la cabeza a Isabel y a su „Bubi“.

101 cañonazos resonaron por todo el reino para celebrar el nacimiento del Heredero de la corona.

Tras haber tenido dos hijas, la misma Emperatriz manifestó su alegria a su dama de compañia al haber dado a luz al tan ansiado Heredero tras un parto largo y dificil diciendo „A Bua, es is a Bua!“ („¡Un niño, es un niño!“)

¿Os podéis imaginar cuanto significó para ella haber podido por fín cumplir con su deber para con su esposo y su pueblo, como tantas veces le recordaba la archiduquesa Sofía?

Como debió sentirse, además de agotada, cuando vió que por fín era un niño, es algo que solo podemos imaginarnos.

¿Sería alivió? ¿Alegria por el tan deseado varón o sería pena, al saber que perdería a su hijo por culpa de su suegra?

No me compete a mí juzgar la relación entre los dos, madre e hijo, o escribir un nuevo capítulo sobre el drama de Mayerling.

Quiero volver a dejar claro que estos son mis pensamientos, los que me vinieron a la mente sobre este tema aquel día.

Rudolf_von_Österreich-Ungarn,_1862

Con solo 2 años, Rodolfo llevó por primera vez un uniforme. Foto: Wikimedia/Commons

Con 101 disparos de cañon empezó su vida y con un solo y trágico disparo de pistola habría de acabar.

Hoy en día sabemos que existe la depresión post-parto y los trastornos relaccionados con ella, pero ¿en esos tiempos?

¿Como puede una madre de apenas 20 años crear un vínculo afectivo con su hijo cuando se lo quitan nada mas nacer?

¿Como si, además, acaba de enterrar a su primera hija?

Todas estas son preguntas que ya me había hecho a mí misma, quizá es algunas veces amar algo desde la distancia.

Cuando uno lee las cartas de la emperatriz a su hijo, se puede ver que realmente le quería.

Aunque tengo claro que cada uno tiene su opinión, para mí está claro que ella si le quería. A su manera.

También se ha hablado mucho de como el Príncipe adoraba a su madre, pero ese es un tema que tampoco quiero tocar aqui.

Yo seguía trenzandome el cabello mientras una escena del musical „Elisabeth“ estaba fijada en mi mente.  El Príncipe, ya de adulto, entra en la habitación de su madre a pedirle ayuda y comienza la canción „si yo fuera tu espejo…“

¿Cuanto se parecía los dos reamente? ¿Era consciente ella de cuanto sufría el? ¿o eran acaso sus huidas la única manera que encontró ella para no tener que ver la „educación“ que estaba recibiendo su hijo?

En algunas cartas que se conservan, ella le llama „mi querido niñito“. Incluso la Archiduquesa Sofía escribió lo cariñosa que era Sisi con los niños y la buena influencia que ejercía sobre ellos.

Por ejemplo, en el periódico „das interessante Blatt“ se publicó poco después de la muerte del Príncipe Heredero una frase que él mismo Rudi, como era llamado cariñosamente los vieneses, escribió y que siempre me enternece:

„El emperador me llama Rudi, mi madre me llama Bubi(niñito) y todos los demás me llaman Alteza Imperial.“ (1)

Kronprinz_Rudolf_mit_5_Jahren

Rodolfo a los 5 años. Foto: Wikimedia/Commons

Maria José llegó y comenzó a ajustarme el corsé mientras yo seguá perdida en mis pensamientos.

¿Liberó el nacimiento del Heredero a Isabel de sus obligaciones maritales y le entregó por fin la tan ansiada libertad?

Aún así ella diría tiempo después que su Rodolfo tuviera que  volver a nacer, ella desearía que fuera como hija y no como Heredero. (2)

¿Realmente le abandonó o fueron las circunstancias las que no permitieron que pudiera volcar en el pequeño Príncipe el mismo amor que en su hermana pequeña?

A veces es mas facil rendirse que luchar contra un adversario que es mucho mas fuerte.

Es muy facil juzgar desde nuestra perspectiva actual si Isabel fue o no una buena madre, pero ¿alguien se ha parado a pensar como se sentía ella?

Francisco José no era conocido por ser precisamente un amante muy tierno, ¿como se sentiría en esa situación una niña de 16 años,aterrorizada y completamente desbordada por las circunstancias?

¿De donde venía ese rechazo por el contacto físico que tuvo durante casi toda su vida?

¿Pudo esto ser un factor relevante en su relación con Gisela y Rodolfo?

Estando de pie frente al espejo mirando como Maria José me vestía con una capa tras otra, mientras cerraba todos y cada uno de los botones de mi traje de luto, me vinieron a la mente detalles que recordaba haber leído en algún momento en algún lugar.

 


 

Condujimos en dirección a Heiligenkreuz, casi el mismo camino que rrecorrió la pareja imperial justo un año después de la tragedia, y recordé las palabras de Maria Valeria, que describió con detalle en su diario todo lo que sucedió aquel día.

Se celebró una misa en la capilla recién acabada y visitaron el monasterio en el que habían transformado el pabellón de caza que era Mayerling. (3)

¿Con qué sentimientos se sentó Sisi en aquella iglesia y contempló el altar construido en el mismo lugar en el que estaba la cama en la que encontraron los cadaveres?

Incapaz de llorar y pálida como la muerte, así se describe a la emperatriz en ese momento.

Con la imagen de su „niñito“ en los ojos y la torturada por su sentimiento de culpa.

Aquel día hacía un frio glacial, el sol brillaba y el castillo en el que esperamos que  Rodolfo pasara horas felices, estaba envuelto en neblina. En medio del bosque vienés, rodeado de hermosos cotos de caza.

19642306_1636991903027768_2180655430536940486_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Los muros que una vez rodearon el castillo, protegen hoy en día el monasterio carmelita del mundo exterior. El pequeño castillo en el que el Príncipe invitaba a sus amigos a disfrutar de jornadas de caza es un lugar tranquilo y lleno de paz.

1024px-Mayerling_1889

Foto: Wikimedia/Commons

En 1886 heredó Rodolfo unos cuantos edificios en Mayerling y decidió cambiarselos al Prior de Heiligenkreuz por el edificio que estaba junto a la iglesia de San Lorenzo y las dos casa que pertenecían al conjunto. (4)

Durante 1887 se llevaron a cabo las reformas necesarias para transformar lo que había en un pabellón de caza con dos secciones. La parte superior, que pertenecía a la antigua hospedería Eipeldauer, se convirtió en las estancias de la pareja Heredera.

Había también en esa planta una zona para los sirvientes y una zona dedicada a la pequeña Archiduquesa, llamada en su honor „el ala Elisabeth“

schloss1

1. Hospedería Gratzer 2. Villa (conocido como el palacete Coburgo) 3. Cuadras (construídas por Rodolfo) 4. Mayerlinghof 5. Jardines (de estilo francés. También el pabellón de Té y la bolera) 6. Pabellón de caza. 7. Portón oeste (Entrada principal al castillo) 8. Ala de servicio 9. Puerta norte 10. Ala Elisabeth 11. Iglesia de San Lorenzo 12. Puerta Sur (por aquí sacaron el cadaver de Mary) Foto: @mayerling.de

El patio tenía un jardín francés con fontanas. (5)

Detrás había otro jardín y una bolera cubierta que también se usaba para prácticas de tiro.

Así mismo había en el castillo viviendas para la dama de compañia de la Princesa, los cazadores y la familia del Príncipe de Coburgo, al igual que habitaciones para invitados y unas cuadras para los caballos.(6)

El 19 de Noviembre de 1887 se unauguró el castillo en presencia de la pareja imperial, el matrimonio Coburgo y varios amigos cazadores de Rodolfo.

Erzsibeth

Archiduquesa Elisabeth Marie. Foto: Wikimedia/Commons

En los dos años hasta su muerte, se organizaron en Mayerling 10 cacerías. Laprincesa Heredera Estefanía solo estuvo en dos ocasiones allí de visita y la pequeña Erszi solo una vez y ¡sin sus padres!

El Conde Hoyos era u invitado asiduo del Príncipe Heredero al igual que su cuñado el Príncipe Felipe de Coburgo, que estuvo presente en casi todas las cacerías.

Hoy en día siguen acudiendo muchas personas a visitar el pabellón de caza. Visitantes que disfrutan del museo y quizás rezan una pequeña oración por el Príncipe.

No es el portón del castillo, si no un centro para visitantes con tienda de souvenirs incluida, lo que recibe a quien se acerca a Mayerling.

A mí personalmente este centro me resultó demasiado moderno y no cabía en la imagen que yo tenía en mente de lo que sería Mayerling.

En empinado camino que lleva hasta la iglesia estaba envuelto en un silencio extraño, roto solamente por algún que otro comentario de mis acompañantes. 

26993528_1636991959694429_1029007012039221072_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Tengo que confesar que, a pesar de haber visitado muchos lugares, este tenía algo especial, un „aura“ especial por decirlo de alguna manera.

En ningún otro palacio pude sentir la muerte tan cercana como aqui.

Un silencio singular envuelve el edificio, incluso al oirse de vez en cuando las voces de los visitantes, estas voces sonaban lejanas e irreales.

Escortada por mis Husares quienes me abrieron las puertas, entramos en la iglesia.

Dos sillas se habían colocado en el pasillo dentral delante del altar para el emperador y para mi.

Solo se oía en toda la sala el sonido de la cola de mi vestido, lo que provocaba una atmosfera algo fantasmal.

Totalmente de negro y con velo, como no podía ser de otra manera, caminamos por el pasillo en dirección al altar seguidos de toda la corte que tomó asiento en los direfentes bancos de la iglesia.

Ningún otro traje hubiera sido adecuado para esta situación que uno de „luto de la corte“.

Así que no solo yo, si no toda mi corte, llevaba „luto de la corte“ para presentar nuestros respetos al Príncipe austríaco.

La definición de „luto de la corte“ la tomamos al pie de la letra. Eso significa trajes negros, velos negros y joyas negras.

26904568_1636991793027779_1198592393664766534_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Las Hermanas acudieron a la iglesia, protegidas por supuesto por sus celosías y las campanas tañeron para anunciar el comienzo de la misa.

El Príncipe Heredero era ya desde su infancia, un gran aficionado a la caza, afición que también le proporcionaba grandes alegrias y la oportunidad de pasar algún rato con su padre y quien sabe si quizá incluso tener algún tipo de „intimidad“ con él.

Cuanto mejor eran los logros en este ámbito, mayores eran los elogios que recibía de su padre, a quien él reverenciaba.

Kaiser Franz Joseph I und Kronprinz Rudolf

El Emperador junto a Rodolfo de cacería en 1865. Foto: @austriaforum.at

Abatió a su primer ciervo con 8 años y compartió incontables cacerías con el Emperador.

Pronto comenzaron las cacerías mayores en Salzkammergut y Hochsteiermark.

Su programa de cacería era cada vez mas intenso ya que cada vez recibía mas invitaciones de parte de la aristocracia. Según su diario, de los 365 días del año 1885, pasó 200 en cotos de caza! (8)

Hacia el final de su vida, esta pasión por la caza fue disminuyendo paulativamente.Una de las últimas cacerías de las que formó parte, fue junto al Emperador en Mürzsteg.

El 23 de Enero Rodolfo salió a cazar por última vez.

Österreichisches Staatsarchiv

Rodolfo con ropa de caza. Foto: @österr. Staatsarchiv


 

El Sábado 26 de Enero Rodolfo le comentó a Püchel, su Cazador Jefe, que quería acudir a Mayerling el Martes siguiente para ir de cacería mayor.

El Domingo por la noche y con motivo del cumpleaños del Emperador Guillermo II se celebró una recepción en la embajada alemana a la que acudieron el Emperador, la pareja Heredera y todo el cuerpo diplomático.

Esta recepción fué la última aparición pública del Príncipe. (9)

Rudolf_Habsburg_and_Princess_Stephanie

Rodolfo y Estefanía en su compromiso. Foto: @Wikimedia/Commons

Al día siguiente, el Príncipe trabajó como de costumbre y trás una conversación con el teniente Coronel Alberto Mayer, le comunicó a Püchel que había cambiado de planes y que quería partir ese mismo día. (10)

Las circunstancias exactas en las que Mary Vetsera acudió ese día al Hofburg y como llegó desde allí y con la ayuda del cochero Bratfisch al punto de encuentro acordado desde el cual subió al carruaje junto con Rodolfo en dirección a Mayerling, es algo que prefiero no comentar aquí.

800px-Mary_Vetsera_1887_cropped_(fcm)

Marie Alexandrine Freiin von Vetsera. Foto: @Wikimedia/Commons

Rodolfo comentó a los invitados a la cacería que llegaron al día siguiente que había tenido algunas dificultades para llegar ya que su carruaje se había quedado atascado en la nieve y que al ayudar a sacarlo se había resfriado así él no tomaría parte en la cacería.

Ninguno de los invitados tenía en ese momento ni la menor idea de la presencia en Mayerling de la Baronesa Vetsera. (11)

 


 

Sobre todo lo acontecido en esa noche que habría de cambiar para siempre la historia de Austria, tampoco quiero extenderme aqui, ya que sobre este tema se ha escrito mas que suficiente.

Lo sucedido en esa madrugada del 30 de Enero de 1889 son especulaciones, rumores que hasta el día de hoy se confirman o desmienten añadiendo mas misterio al mito sobre Mayerling.

Los dos únicos testigos oculares, Bratfisch y Hoyos, se contradicen varias veces en sus declaraciones.

Mientras que el Príncipe Coburgo se quedó haciendo guardia en el castillo, el Conde Hoyos partió a toda prisa a Viena para llevar la triste noticia de la muerte de Rodolfo.

Primero se informó a los padres de que Rodolfo había sido envenenado por Mary Vetsera.

No fué hasta la mañana siguiente que el Doctor Widerhofer, que había sido llamado a Mayerling, pudo establecer la causa de la muerte y explicarselo al emperador poco después del medio día. (12)

41-42erstammtischlaa.at

Foto: @41-42 stammtischlaa

 

Mientras que la prensa se hacía eco de la noticia, anunciando la muerte por infarto, por accidente de caza o por derrame cerebral, una Comisión imperial se dirigía a Mayerling. (13)

Los restos mortales del Príncipe se introdujeron en un ataúd de cobre y fueron transportados en tren de vuelta a Viena.

El cadaver femenino fue investigado al día siguiente.

El tren especial que llevaba el cadaver de Rodolfo llegó a la estación sur y fue llevado desde allí al Hofburg donde a partir de las 2 de la mañana, fue velado en su dormitorio.

27073338_1636992056361086_5541374150343459378_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

La noche del 31 de Enero tañeron las campanas de la iglesia de San Lorenzo en Mayerling en la que el Prior Grünbeck celebraba una misa de difuntos en honor del Príncipe fallecido. (14)

La presencia de la Baronesa de 17 años se mantuvo fuera del dominio público y su cadaver fue enterrado en secreto en el cementerio local de Heiligenkreuz en presencia del Conde Stockau y de Alexander Baltazzi. (15)

26991737_1636991826361109_7664334400429198050_n

Tumba de Mary Vetsera en el cementerio de Heiligenkreuz. Foto: Sternenkaiserin.com

Mientras celebrábamos la misa, mis pensamientos volvían a aquel día. ¿Con qué palabras le daría el Conde la terrible noticia de la muerte de Rodolfo a la Emperatriz? ¿Con qué palabras le informaría ella al Emperador de la muerte de su único hijo?

Sobre como pasó la emperatriz esos días tras recibir la noticia de su segundo hijo, escribió la Archiduquesa Maria Valeria en su diario.

Pero de lo que ella sintió, solo podemos imaginarlo. ¿Puede haber para una madre algo peor que tener que enterrar a su propio hijo?

En el caso de Isabel, era la segunda vez que se encontraba en esa situación.

Fuera con el llanto descontrolado de las hermanas o con la estoica tranquilidad de un padre roto, todos sufrieron. Cada uno para sí mismo. Cada uno como buenamente pudo.

Incluso Estefanía se abandonó por un momento a las lágrimas y los lamentos, aunque muy pronto se recuperó y actuó con una frialdad y un distanciamiento que no pasó desapercibida al resto de la familia. (16)

Justo un año después del suicidio de su único hijo, la emperatriz se arrodilló en el mismo lugar en el que yo estaba rezando de rodillas.

27336910_1637027366357555_4089753036972964720_n

Foto: @Christine Kubec

Durante la misa en latín, todos y cada uno de nosotros tenía sus propios pensamientos puestos en aquel fatídico 30 de Enero.

¿Qué lleva a una persona a acabar con su vida?

¿Cuán desesperada debe ser la situación en la que uno cree encontrarse para dar ese paso?

¿Es el suicidio explicable de alguna manera racional?

Ni siquiera las cartas de despedida que dejó nos dan una pista del por qué.

abschiedsbrief_

Carta de despedida de Rodolfo a Estefanía. Foto: @planet-vienna.com

Rodolfo fue velado primero en su dormitorio y después en la capilla del Hofburg siguiendo el estricto protocolo de la corte, dando al pueblo 2 días para despedirse de su Príncipe. (17)

Durante el tiempo en el que solo la familia velaba a Rodolfo, Maria Valeria nos cuenta un detalle que me parece enternecedor.

Gisela se inclinó sobre el cuerpo de Rodolfo y le besó en los lábios. Una muestra del profundo amor fraternal que se tenían.

Fue también Gisela la que estuvo al lado de su padre el 5 de Febrero durante el entierro de Rodolfo en la cript Imperial mientras que la Emperatriz, la Príncesa Heredera y Maria Valeria fueron incapaces de soportarlo y se quedaron en el Hofburg. (23)

Begräbnis von Kronprinz Rudolph

Entierro del Príncipe Rodolfo en la Cripta Imperial de los Capuchinos en Viena el 05.02.1889. Foto: @bildarchiv.austria.at

¿Es posible reprochárselo? Tener que caminar tras el ataúd de su hijo, es algo que ninguna madre puede siquiera imaginarse.

Por respeto al difunto, los mismo cañones que casi 30 años antes anunciaron su nacimiento permanecieron en silencio. En su lugar resonaron las campanas de todas las iglesias del reino, donde durante días se celebraron misas para rezar por la paz del alma del Príncipe.

El periódico „das interessante Blatt“ publicó la descripción del entierro de manera detallada.

„El ritual de la llamada a la puerta“ que todos conocemos del entierro de la Emeratriz Zita o de su hijo Otto no está documentado en tiempos de Rodolfo.

Según los Hermanos Capuchinos, tampoco se llevó a cabo en el entierro de Francisco José. (18)

Todo el reino estaba de luto por el bien amado, progresista y liberal Príncipe. Esta frase del musical „Elisabeth“ lo dice quizás todo: „El Emperador Rodolfo estaba demasiado adelantado a su tiempo“. (19)

 


 

El Prior, ante quien seguíamos arrodillados, rogaba a los santos por el perdón de los pecados.

Sentíamos que perticipabamos en una misa de difuntos por alguien de nuestra familia y la tensión se iba esparciendo lentamente entre todos los presente, así que he de reconocer que me sentí aliviada al abandonar aquel lugar.

26992269_1637027336357558_3934872505540335256_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Ya desde poco dias después de la tragedia, tuvo el Emperador muy claro su deseo de convertir este lugar en un sitio en el que se rezara día y noche por el alma del Príncipe.

Dió la orden de construir un monasterio.

La elección de la Orden que habría de habitarlo recayó en los carmelitas. Francisco José dejó estipulado en la carta de fundación del monasterio, que las hermanas debían rezar por el alma del Príncipe a diario. (20)

En las primeras páginas de la crónica del monasterio se puede leer que las Hermanas rezarían y honrarían a Dios para con ello purgar los pecados que se habían cometido contra su ley en este lugar. (21)

La misa llegaba a termino y las Hermanas, que habían seguido la misa detrás de las celosías, abandonaron la iglesia.

El sonido de los trajes y los sables de los oficiales eran lo único que se oía mientras nos levantábamos para abandonar también aquel lugar que tanto nos había hecho pensar.

Francisco José, que visitó por primera vez el lugar el 2 de Noviembre de 1889, dijo al despedirse: „Les encargo encarecidamente que rezen mucho por el alma de mi pobre Rodolfo“. (22)

El emperador estuvo un total de 8 veces en Mayerling, cuatro de ella con la Emperatriz a su lado.

Trás el asesinato de su esposa, Francisco José no volvió nunca más a Mayerling.

26907290_1636992153027743_8376549831024140467_n

El pabellón de caza de Mayerling, hoy en día convertido en monasterio Carmelita. Foto: Sternenkaiserin.com – Sisi

Un pabellón de caza convertido en monasterio.

Ya que las celdas de las Carmelitas son siempre simples y austeras, se eliminaron los suelos de parquet, las chimeneas y los estucos de madera.

Solo queda de la decoración original la escalinata de madera de roble.

El „ala Elisabeth“ pasó a ser las habitaciones de la familia imperial en caso de visita, y por tanto se dotaron de lo necesario para ese fín.

La sección de los sirvientes pasó a ser la cocina del monasterio y el refectorio.

Se agrandaron los jardines y los muros se agrandaron.

El pabellón de té del Príncipe se mantivo sin cambios y puede verse surante la visita.

¡El dormitorio se convirtió en iglesia!

La habitación y la zona colindante sirvieron como base para la iglesia neogótica con una base de 7,3 x 14 m.

El altar mayor está situado exactamente en el lugar donde se produjo la tragedia.

Abandonamos el lugar en silencio, alguno de nosotros incluso con alguna lágrima rodando por las mejillas, para seguir con el plan del día. Un día que lo camió todo, que cerró muchas puertas y abrió otras muchas. 

Solo una cosa permanece inmutable, el recuerdo de Rodolfo…

planet-vienna

Foto: @planet-vienna.com


 

Quiero agradeces desde aqui a los responsables de la Abadía de Heiligenkreuz y al Carmel de Mayerling que nos permitieran hacer y publicar las imágenes que acompañan el texto.

Este agradecimiento va también a mis Damas, que me acompañaron ese día y muy especialmente a Maria José, ya que aquel día y en muchos otros, ejerció a la perfección todas las funciones de una doncella de la Emperatriz.

Muy especialmente también mi agradecimiento a Alois, mi Husar mas leal, quien siempre me asesora en todo lo referente a la vida y costumbres militares.

Mi agradecimiento también a todo el equipo de la Cripta Imperial de Viena que tan valiosa información me proporcionó.

~Sisi~


 

Derechos del Texto: Sisi – Maria José

Derechos de imagen: ORF/Kirch Media, ORF.at, Öster. Staatsarchiv, 41-42 stammtischlaa,   planet-vienna.com, sternenkaiserin.com, Christine Kubec, Mayerling.de

No pudieron determinarse otros derechos de autor. En caso de que así fuera, les rogamos se pongan en contacto en

sternenkaiserin@gmx.at

 


 

Notas literarias:

Número/Página

4 – S48, 5 – S59, 6 – S60, 7 – S61, 8 – S62, 9 – S63, 10 – S64, 11 – S65, 12 – S70, 14 – S71, 15 – S72, 20 – S81, 21 – S82, 22 – S83, 23 – S93

Tésis de Peter Rückl 2002

„Mayerling a través de su historia“

(Desde la Iglesia de San Lorenzo a el Carmel San José)

Entregado a la Facultad de Teología Católica de la Universidad de Viena para la consecución del grado académico de Maestría en Teología Especializada.

Tutor: Prof. Univ. Doctor D. Floridus Röhrig CanReg

 

1, 13 Periódico „das interessante Blatt“ edición especial del 2 de Febreo de 1889 – ÖNB

 

„Diario de la hija favorita de la Emperatriz Isabel, Maria Valeria de Austria“

Publicado por Martha y Horst Schad, Editorial Piper gmbH Múnich 6. edición – Julio 2011

2 – S 168

17 – S 169

23 – S 174

 

Fragmento de la canción „Las sombras se alargan“ del musical „Elisabeth“  de Silvester Levay & Michael Kunze; 19

 

 

 

 

 

 

 

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s