Cuando el Niño Jesús llegó a Totzenbach…

Todo comenzó en algún momento de Septiembre, cuando Marie me dijo que necesitaba un vestido nuevo.

Uno de terciopelo, del estilo del verde oscuro.

25439026_1146103415526072_7769114068340573931_o

Foto: Sternenkaiserin.com

Por supuesto le pregunté: Para qué?

La respuesta que me dió no satisfizo a „Doña Curiosa“ como siempre me llama.

„No te lo voy a decir, es una sorpresa!“

Pues vale, hemos vivido tantas cosas en los últimos meses, que yo ya sabía que si Marie dice que voy a necesitar un traje nuevo, seguro que tiene razón.

Empezé a buscar la tela adecuada, pedí algunas muestras y el tiempo empezó a pasar.

Viajamos a Merano, tuvimos el Meet and Greet en el hotel Kaiserhof y yo seguía sin encontrar el material o el diseño ideal.

25438795_1142963932506687_7766389365758448993_o

Foto: Sternenkaiserin.com

Con cada conversación yo ntentaba sonsacar información sobre el secreto, pero la señora se mantuvo firme.

Ni una sola palabra se le escapaba!

Por fín y después de una larga espera y un pequeño fallo en el pedido, me llegó la tela que tanto esperaba dos semanas antes del gran día.

Siempre que hablábamos, oía por parte de Marie siempre la misma pregunta: está ya listo el vestido?

No, por supuesto que no está listo. La forma básica la tuve pronto preparada, corte las piezas y comenzé a coser la falda.

26230913_1622517837808508_8047175931930660208_n

Foto: Sternenkaiserin.com

12 metros de terciopelo violeta oscuro.

Aquel de vosotros que haya trabajado alguna vez con terciopelo sabe lo engorroso que es, acabas con pelusilla por todas partes.

Mi habitación de costura estaba cubierta por una capa de pelusa de terciopelo y yo seguía sin tener una idea clara de como sería la parte de arriba del vestido una vez terminado.

Trabajaría sobre la misma idea básica del vestido verde. El mismo corte y manga larga.

Hasta ahí todo bien. En ese momento ya habíamos confirmado que nuestra Maria Jos´€ ese día también iba a estar presente, y ella me aseguraba de la manera mas convincente, no saber absolutamente nada de lo que sea que nos esperaba.

Por esas fechas teníamos planeados 3 días en Viena.

El primer día visitaríamos la Casa de las Palmeras de Schönbrunn, que para honrar la visita de su emperatriz, había colocado las Flores de Pascua antes de lo normal.

25440007_1145870858882661_3106002903812547103_o

Foto: Sternenkaiserin.com

El segundo día estábamos invitadas a viajar en el Majestic Train Imperator y a visitar el Palacio Schloss Hof.

25594137_1147839538685793_9041311889831396167_n

Foto: Sternenkaiserin.com

El tercer día sería el planeado para la sorpresa.

Entre tanto yo había conseguido sacarle una pequeña información a Marie. Me reconoció que íbamos a visitar „una peluquería de caballeros de siria“ en donde yo debía cambiarme.

Si, claro… Una peluquería de caballeros Siria!! Me quedó claro que debía de ser un mal chiste. Al menos yo estaba convencida de ello!

Llegó un momento en que desistí de cintentar sacarle información a Marie y decidí concentrarme solamente en el vestido.

Mientras buscaba mi corona de adviento para este año, recordé que tenía por algún lado una cinta de seda violeta y me dispuse a buscarla.

26219405_1622517771141848_3822063786402460921_n

Foto: Sternenkaiserin.com

La imagen del vestido se aclaró por completo en mi mente y rapidamente comenzó a tomar forma física.

Y se cambiaron las tornas. Ahora era Marie la que quería saber todo el rato como era el vestido.

Mi comentario de:“Dime para que es y te enseño una foto“ recibía siempre un „pfff“ como respuesta.

Estábamos en tablas. Ella callaba y yo también.

Cualquiera que nos conozca sabrá lo dificil que es eso para nosotras.

Entretanto comenzé a coser unos volantes en forma de corazón con la cinta de seda algo que se usa para decorar Dirndl (traje nacional austríaco) pero que era ideal para adornar mi vestido.

 

 

26220154_1622517667808525_531514300059623332_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Los volantes estaban cosidos al vestido, pero le faltaba algo! perlas y lazos. Naturalmente el vestido tenía que llevar algo de encaje.

26219228_1622517554475203_8085022555216828437_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Los días y noches pasaron casi sin darme cuenta y el vestido seguía sin estar terminado. Por si fuera poco, supe que debía coser otro vestido nuevo, ya uqe el que estaba planeado para el tren no nos servía.

Así que me encontre con que tenía una semana para acabar el vestido de terciopelo y para coser uno polisón nuevo que fuera adecuado para el frio del invierno.

No hace falta que os diga la cantidad de sueño que acumulé aquellos días. Como no tenía bastante trabajo, se anunció que para la fecha convenida esperábamos un frente frio, así que me tocaba hacerme un sombrero que me protegiera de las frias temperaturas que nos esperaban durante horas en el mercadillo de navidad en el Palacio Schloss Hof.

26169615_1152735784862835_8864462275556031167_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Cada vez que llamaba a Marie, ella me contestaba: „Aún tengo que hacer esto y lo otro, no tengo tiempo…“

Y cada vez que ella me llamaba a mí, solo la contestaba llevando mis auriculares para poder tener las manos libres y poder seguir cosiendo.

Un pequeño consejo que os doy: Si coséis con los auriculares puestos, intentad colocaroslos por debajo de la camiseta, el cable y las tijeras no son buena combinación… 😉

Al final y en el último momento, todo quedó acabado, o al menos casi todo.

Aún quedaban algunos botones que coser en el sombrero, bueno, y conseguir introducir en el coche las mil cosas que debía llevarme. Y para ello, me tocaba levantarme prontito.

El despertador sonó a las 4 de la mañana para poder terminar todo a tiempo.

Pero bueno, de vuelta a la historia:

Los dos primeros días fueron según estaba planeado. Como yo ya tenía todo terminado, podía relajarme, pero Marie se ponía mas nerviosa cada momento que pasaba.

La noche antes de la sorpresa ella estaba realmente al borde de un ataque de nervios.

Y seguía hablando de no se que „Peluquero de caballeros de Siria“.

Y yo no la hacía caso por que eso solo podía ser algún tipo de broma.

Y por fín llegó el día.

Desayunamos las tres juntas y yo empezé a ponerme nerviosa cuando ví que Marie apareció con un elegante traje de chaqueta y con el pelo recogido. Que tenía planeado?

Maria José seguía asegurándome que ella no sabía nada de nada.

Preparamos el coche y salimos del hotel con destino desconocido.

Abandonamos la ciudad y entramos en la autopista. De pronto paró en un área de servicio y me quitó el telefono de las manos, según ella, para que no pudiera buscar en google donde estábamos. Como si yo fuera capaz de averiguarlo…

Yo y mi sentido de la orientación… Podría haberme puesto un mapa de carreteras en la mano y yo seguiría sin tener ni idea de donde estábamos.

Seguimos por la carretera hasta que en un punto abandonamos la autopista y nos encaminamos hacia un pequeño pueblecito.

De pronto aparcamos y ya os podéis imaginar mi cara cuando ví que realmente estábamos delante de UNA PELUQUERÍA DE CABALLEROS DE SIRIA en medio de la Pampa!

Yo no tenía ni idea de en que provincia estábamos y Marie me arrastraba con una sonrisa de oreja a oreja hacia una PELUQUERIA DE CABALLEROS DE SIRIA!!

A mi se me desencajó la mandíbula literalmente cuando me dí cuenta de que no era ninguna broma y entré en la peluquería totalmente en shock.

Nos saludó un señor encantador que dejó a su cliente esperando y nos ofreció un café y nos preguntó si necesitabamos algo.

Yo negué con la cabeza y dejé que Maria José me vistiera. Y al fín llegó el momento en que corrimos la cortia y Marie pudo contemplar el vestido que tanto había deseado.

Hay una frase que mi abuela solía decir y que le quedaba que ni pintada a Marie en ese momento: „Merece la pena morir por haber vivido este momento“. Todo el esfuerzo valió la pena solo por ver su reacción.

Se quedó ahí de pie sin poder hablar con lágrimas corriendo por sus mejillas, cosa que no pasa muy a menudo con nuestra Marie, siempre tan fuerte y entera.

En ese momento yo no sabía aún lo que me esperaba.

El señor Mohammed, el dueño de la peluquería estaba también impresionado y me preguntó amablemente si se me podía acercar.

Miré a Marie preguntándole y respondí que si. El se acercó y comenzó a perfeccionar mi peinado con laca, colocando algún que otro cabello rebelde e incluso retocó mi maquillaje mientras su cliente seguía sentado con el cabello húmedo esperándole.

Una vez que estuvimos preparadas, nos despedimos del „peluquero de caballeros de Siria“ y volvimos a montar en el coche.

26219206_1622533681140257_7650002371427557357_n

Foto: Sternenkaiserin.com – Maria José

Pero Marie no sería Marie si no hubiera preparado todo hasta el último detalle. Con un pañuelo de seda mevendó lo ojos y me dijo simplemente:

„Avísame si te mareas y paramos“

Que amable! Así que ahí estaba yo, cargando con 12 metros de terciopelo además de varias capas de enaguas, con los ojos vendados y en un coche bastante estrecho.

Las maravillosas descripciones paisajísticas de nuestra querida amiga española estaban consiguiendo que sintiera que me iba a dar un ataque de ansiedad.

„Aqui no hay nada. Campo y monte. Nada mas. Ni siquiera una Iglesia o algo!“

De repente oí un grito: „Me he perdido! esperad, voy a preguntar direcciones“

Marie paró el coche y se bajó mientras Maria José seguía contándome todo lo que NO veía.

Yo estaba a punto de tener una taquicardia y de los mismos nervios empezé a cantar canciones del musical „Elisabeth“.

Maria José me contaba sobre unos árboles y no se qué de una señor mayor que indicaba direcciones con los brazos. Ella me convenció de que aqui no íbamos a poder hacer ninguna foto, que no había nada, por supuesto ningún castillo o iglesia ni nada por el estilo.

Por fín volvió Marie y condujimos unos metros mas. Volvió a parar y recuerdo que pensé: No puede ser un castillo, por que se vería desde lejos, verdad?

Marie se bajó del coche y abrió mi puerta diciendo:“Bájate pero no te caigas“

26231281_1622496764477282_1376541768539477983_n (1)

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Que graciosa! Ciega y con un vestido con crinolina! Como no es bastante dificil bajarse de cualquier sitio con un vestido así, vamos a hacerlo mas complicado haciendo que no veas nada, no?

Os advierto encarecidamente que no lo intentéis!

Me bajé como pude y podía sentir cada piedrecita en las suelas de mis zapatos. Marie me giró hasta la posición correcta y me quitó la venda de los ojos.

Lo primero que vi fueron unas fontanas.

LAS FONTANAS – MIS FONTANAS

26805067_1622496741143951_4805082622894326696_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Pero por si acaso no era bastante con haberme traido a mi castillo, también estaban allí muchos de nuestro amigos.

Estaban todos el en portón de entrada en silencio absoluto, incluso mi Única estaba allí!

Mi pequeña y querida Maria Valeria estaba en Totzenbach!

26196146_1622496804477278_5549942144128971617_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Todos lo que significan algo para mí, estaban allí. Solo uno faltaba.

Mi pequeño Rodolfo, a quien el emperador no le había permitido venir…

Qué puedo deciros, aún hoy se me saltan las lágrimas al recordar ese día.

Tras un saludo lleno de lágrimas, nos encaminamos al castillo donde nos esperaba la siguiente sorpresa. Habia un árbol de navidad enorme en el salón.

25626235_1148313898638357_3852501716672500511_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Sobre el árbol de navidad también tenemos una anécdota. Un par de días antes ví en una revista una foto de un árbol de navidad en la Albertina y llamé corriendo a Marie diciendole: Yo quiero ir ahí! Tan profesional como ella es, llamó para informarse, pero nos dijeron que justo ese fin de semana era imposible visitar el árbol de navidad. Como yo normalmente me creo todo lo que me dice Marie, quedé algo decepcionada, pero bueno, es lo que había.

Después me confesó que por supuesto, realmente nunca había llamado 😉

Con Maria Valeria de la mano, entramos en las estancias que habían preparado para nosotros. En el salón nos esperaban coronas de adviento y juguetes. Mi Herzi cantó villancicos conmigo y estuvimos jugando un rato.

25311341_1141795045956909_8248051087407073033_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Una caja de música, un cascanueces y lo mejor de todo, ¡un caballito  balancín! Todo estaba preparado para pasar las navidades en familia.

25626427_1149305255205888_7938828843050811223_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Encendimos velas y cominos galletas. Yo aún seguía sin poder creérmelo.

Navidades en „Totzi“ –  como ha pasado a llamarse para nosotras.

Pasar la nochebuena aqui, en un castillo que ya en Agosto significó tanto para mí, ¡fue algo único! Fué la fiesta de navidad mas bonita de mi vida.

25734350_1150106701792410_7153459835778424756_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Llegó el momento de la despedida y de pronto desaparecieron todos.

Nuestro querido dueño del castillo se me acercó diciendo: „Majestad, hay una sala que me gustaría mostraros.“ Por supuesto fué para mí un honor seguirle.

Y allí estaba: ¡El Niño Jesús! (Aclaración: en Austria es el Niño Jesús el que trae los regalos la noche del 24 de Diciembre, MJ)

26173000_1149868251816255_1315183782503177697_o

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

En el salón de fiestas había una preciosa mesa decorada y otro árbol de navidad. Las velas encendidas en bellos cadelabros, arreglos florales una tarta y muchos regalos.

26731414_1622496844477274_4917433068320039167_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

La caja de música que estaba montada dentro del soporte del árbol de navidad, tocaba una suave melodía y mi Única se acercó a mí.

26239106_1622488904478068_1657442343475111775_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Era todo tan sobrecogedor, que me quedé sin palabras.

Se encendieron las velas del árbol y escuchamos a los niños cantores de Viena entonar „Noche de Paz“.

No podía haber sido todo mas navideño.

Mi Herzi me acercó a la mesa para mostrarme la tarta.

26229416_1622488854478073_7006846285989315872_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Mi tarta de cumpleaños que había sido traida aqui por Demel desde Viena.

Una tarta de chocolate con violetas en mi color favorito.

26814821_1622496604477298_6315839491283601728_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

No puedo deciros cuantas nochebuenas se habrán celebrado en el castillo, pero si que puedo asegurar que no ha habido muchas como esta.

26195743_1622488804478078_3023973528135810658_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Una fiesta llena de amor y amigos, no podía haber sido mas bonito.

26219960_1622489221144703_8294399692774653789_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

¡Marie se superó a sí misma! Me hizo el mejor de los regalos y eso justo un año después de regalarme su amistad.

26239159_1622489174478041_7938364380344627252_n

Foto: Prinz Barbara Fotografie mit Herz

Estoy muy agradecida de tener una amiga y compañera tan especial como tu, por que no hay nadie que me apoyede manera mas fiel y leal que tú.

Puedo decir, y creo que puedo hablar también por todos aquellos que estaban presentes, que ¡fue una velada maravillosa!

No nos regalaste simplemente una fiesta o una excursión a un castillo inpagable, no, tu nos regalaste la Navidad.

Me regalaste la mejor navidad y el mejor cumpleaños de mi vida.

Este año, ¡tu has sido el Niño Jesús para todos nosotros!

¡Gracias!


 

Como suele pasar, nuestro Niño Jesús tuvo un par de diligentes ayudantes a los que agradezco de corazón todo lo que hicieron y a los que me gustaría repartir un par de premios:

  •  El Oscar a la mejor actriz va para: ¡María José! ya que siempre que la necesitamos, viaja por su cuenta y gasto desde Suiza para describirnos los maravillosos colores del paisaje. Durante semanas nos hizo creer de la manera mas convincente que no sabía nada de lo que nos esperaba y con ello se ha ganado este premio.
  • El premio a la mejor actriz secundaria va para: ¡Ursi! Siempre está a mi lado, pase lo que pase, organiza galletas y siempre tengo en ella un hombro sobre el que llorar.
  • El premio al mejor asistente de dirección va para: ¡Markus! El hombre que simpre permanece en la sombra ocupándose de todos los temas importantes – Transporte de tartas, viajes a correos, …
  • La mejor directora de cámara: ¡Bárbara! Para ella ningún camino es demasiado largo para venir a colocarme en la luz apropiada.
  • El premio de este año al mejor lector va para: ¡Peter! Gracias por preparar tan rapidamente tanto textos 😉

Quiero agradecer de manera muy especial a la familia Berger todo lo que hicieron por mí. Sin ellos, sin su permiso y ayuda, nunca hubieramos podido celebrar esta navidad de cuento de hadas.

Os deseo a todos un feliz año nuevo y que todos encontréis a „Vuestra Marie“ para que os ayude a realizar todos vuestros sueños.

De hecho, estas líneas del musical Schikaneder se han conbertido en nuestro Himno:

Yo sueño a lo grande

Yo también

No no es una respuesta para mí

Somos fuertes, somos libres

Nada ni nadie nos va a detener

Por que nosotros soñamos a lo grande!

 


 

Derechos del texto: Sisi

Fragmento del texto: Schikander – El Musical – Yo sueño a lo grande

Música y texto de Stephen Schwartz: traducción al alemán de Michael Kunze

Derechos de imagen: Prinz Barbara, Sternenkaiserin.com

No se pudieron entrontrar otro derechos de autor. Si se diera el caso, por favor, contáctenos en:

sternenkaiserin@gmx.at

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s