Un año lleno de sueños…

Hoy no os escribo como „historiadora“, si no como representante de prensa. 

Hoy hace un año que nuestra „Sternenkaiserin“ deplegó sus alas. Quiero decir, que hoy hace un año que conquistó el mundo. Literalmente. Pero antes de aburriros con las estadísticas, os voy a contar como comenzó este viaje maravilloso entre Sisi y yo.

Debió ser en 2013 cuando ví por primera vez a Elisabeth como la emperatriz Isabel. Como no podía ser de otra manera, fue en Bad Ischl. Yo estaba con una amiga allí para ver el musical  „Hello Dolly“ y me sorprendió ver a tantísima gente allí vestida con los trajes regionales de la zona. Me refiero a mucha más gente que en un día normal. Al descubrir por casualidad un cartel en el que se hablaba de los „días imperiales“ me dí cuenta de que había reservado nuestros billetes en plena semana del cumpleaños imperial.

Y de repente se me encendió la bombilla: Sisi tenía que estar por allí.  Ella, simplemente, tenía que estar por allí. Así que, y sin tener en cuenta a mi pobre amiga, me lance a la busqueda de la emperatriz. Seguramente cualquiera que me viera pensaría que yo era una loca que con el teléfono movil en mano, abandona a su amiga y se mete sin pensar en ese rio de gente que eran las calles de Bad Ischl. No importa. Por el amor de Dios: ¡Sisi tenía que estar por allí!

20768047_1075605899242491_8077479886659205902_n

Con este traje ví a Sisi por primera vez. La Emperatriz de negro, vaya shock! 😉 Foto: Sternenkaiserin.com

Y si. Realmente allí estaba ella. En carne y hueso. Con su sombrilla, abanico, sombrero, alta, delgada… y de negro. ¡¡DE NEGRO!!! una Sisi de negro. Se me cayó el alma a los pies. Por fín consigo ver a mi emperatriz y ella anda por ahí de negro. Debo decir para que me entendáis, que la emperatriz de negro no me gusta especialmente.

Esa mujer depresiva y malhumorada siempre me ha disgustado, siendo yo una persona de natural alegre. Sin embargo me encanta la Sisi de su infancia y juventud. Naturalmente estaba, como la mayoría de vosotros, contagiada de „Sissi“. Romy Schneider es para mí, como para casi cualquier niña, la encarnación perfecta de la princesa de cuento de hadas. Ninguna princesa de Disney ha podido conseguir esto como Romy en Sissi. Su encanto y belleza son legendarios.

Pero al ir creciendo y aprender en la escuela sobre la historia de los Habsburgo, quedé fascinada por la princesa real. Una princesa que conquistó el mundo en un vestido blanco y después se liberó. En cuanto se publicó el libro de Brigitte Hamman, lo compré. Y también todos los souvenirs y demás chucherías que pudé encontrar. 

Y de pronto, la tenía frente a mí. No a Romy, por supuesto. Pero si a la emperatriz de este siglo. Tan parecida, tan hermosa. Me quedé como si me hubiera alcanzado un rayo. Casi se me saltaron las  lágrimas. Sisi. Ahí estaba. De negro. No podía creerlo. Por desgracia no he podido encontrar las fotos que hice aquel día. La retraté mientras me miraba de forma fria y cubriendose con su abanico. ¿Se puede ser mas auténtica?

La busqué en Facebook y entablamos contacto. No volví a verla hasta 2016. Como celebración de los 100 años de la muerte del emperador Francisco José, me decidí a comprar el billete para el tren imperial de Bad Ischl. Y no hace falta que os cuente que el shock que me produjo verla llegar, acompañada del Doctor Seeburger, no pudo ser mayor. Ahí estaba, frente a mí. De negro. Peor aún. Esta vez era luto riguroso de toda la corte. El shock elevado a la segunda potencia. Toda su corte la seguía también de luto riguroso. Yo estaba desconsolada. A 30 grados, un sol radiante, un día de ensueño y la emperatriz Isabel del 2016 esta de luto riguroso delante mía. Creí que me daba algo…

La siguiente vez que la ví, fue en el baile imperial de Mödling el 8 de Diciembre de 2016. Por desgracia aquel baile no tuvo el éxito esperado, pero esa es otra historia. Nuestra Elisabeth necesitaba consuelo y el destino nos unió. Yo le hice una promesa: „Si eres capaz de reinventarte, van a abrirse para tí puertas que no te hubieras ni imaginado. Reinvéntate. Levántate de tus cenizas cual ave Fenix. Deja todo lo negativo atrás.“

16143091_1276001769126785_1333575151457287693_n

Foto: Sternenkaiserin.com

Y así nos atrevimos a comenzar de nuevo. Comenzamos un nuevo camino juntas. Dimos vida a „Sternenkaiserin“, comenzamos el blog e iniciamos una nueva página de Facebook e Instagram. Esto sucedió el 27 de Diciembre de 2016. Mis conocimientos no son casualidad. Yo había trabajado ya como agente de prensa antes. Pero de ese tema prefiero no hablar. Nunca pensé en volver a mi antiguo oficio, pero mi „Saber Hacer“ fue y es importante para acompañar a Sisi por este camino que ella ni siquiera había podido soñar. Ese fue nuestro comienzo. Despacio, timidamente pero sin retroceder ni un paso y siempre hacia adelante. Sueña a lo grande y no mires nunca atrás. Realmente ese se ha convertido en nuestro lema.

17884007_1682204371795384_2616831431664639922_n

Nuestro primer Palacete: El Daun-Kinsky en Abril de 2017. Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Este camino nos ha llevado desde el Baile de Husares en Sopron a la gran sorpresa de Navidad en Totzenbach. Da igual si era una sesión fotográfica en el parque del palacio de Schönbrunn o en algún palacete en Viena o alrededores: el trabajo y la diversión siempre van de la mano. Hemos vivido tantas cosas!

Vamos a contaros algunas vivencias:

17883853_995795980556817_4604627210172054712_n

Un día después de la visita del Principe Carlos de Inglaterra, fuimos invitadas a la Confitería imperial Demel. Fué en Abril del 2017. Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

En Abril tuvimos un auténtico maratón de citas: primero en la Confitería imperial Demel, en el Palacete Daun-Kinsky, después en el restaurante „Zum Schwarzen Kameel“ y finalmente en la confitería Heindl. Tuvimos la suerte de que en Viena llovía como si no hubiera un mañana y por tanto no pudimos cumplir con nuestro „Paseo en el jardín del Volksgarten“. Tuvimos que correr y resguardarnos en Demel hasta la cita en el palacete Daun-Kinsky, donde nos sirvieron una delicatesen trás otra. Degustamos sin parar tartas, dulces y helado de violetas. Tras la sesión fotográfica en el palacio Daun-Kinsky, debíamos ir al restaurante „Zum Schwarzen Kameel“ donde nos esperaba la sorpresa: ¡Mas comida! Nos llenamos los carrillos con un bombón trás otro. Parecíamos hamsters. Estábamos a punto de reventar, pero claro, ¿escupir? Estaba todo demasiado bueno. Además que hubiera sido una descortesía enorme. Pero nuestros estómagos no daban mas de sí.

18056963_1004920206311061_166083435533899033_n

Sisi en la Confitería Heindl en Abril de 2017. Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

Los ojos de Sisi casi se le salían de las órbitas. Pero nada, no había manera. Bombón a la boca. Tragarlo. Puedes con ello Sisi. Cuando ya creíamos que habíamos salido victoriosas de esa situación, recordamos que nos quedaba la última cita del día: la Confitería Heindl esperaba a „su“ Sisi. Por tanto, fuimos recibidas en su filial de la calle Rotenturm, por supuesto, con bombones. ¡Bombones! ¡Dios mio! Como vienesa, conozco Heindl de toda la vida y sabía las delicias que nos esperaban, pero desde luego no después de habernos atiborrado de tarta Anna Demel, Violetas confitadas, bollitos de jamón, helado de Violetas y bombones del Kameel. ¡Madre mia! Pero todo daba igual. Los Sisi-Taler, los Sisi Veilchen, Grazer Uhrturm y Mozar-Taler, todo debía ser comido. Sisi me miraba perpleja mientras me llenaba los carrillos con un bombon trás otro. A la pobre seguro que el corsé se le estaba ya clavando en las costillas… Pero por algo „soy“ yo Marie Festetics. Yo no tengo compasión. Venga Sisi, adentro con el bombón. Yo creoque en ese momento Sisi me odiaba. Aquel día me „transformé“ en la archiduquesa Sofía y desde entonces algo de ella se me quedó dentro hasta el día de hoy.  Siempre que soy un poco dura con ella, paso de ser la „Querida Marieta“ a ser la „malvada Sofía“. Son cosas que pasan, dos personas en una.

Pero aún cuando al acabar estabamos a punto de reventar, nos fuimos riendo hasta el coche por que la verdad es que el día había sido super divertido. ¡Creo que tardé mas de un mes en volver a probar el chocolate!

Pero la verdad es que casi siempre nos pasa eso cuando estamos de viaje. Diversión, seriedad y mucha ilusión. Tenéis naturalmente la oportunidad de leer casi cada uno de nuestros Tours, ya que Sisi escribe un texto después de casi cada viaje o cita. ¡Pasadlo bien leyendo nuestras aventuras!

A pesar de todo lo que os mostramos o escribimos también nos guardamos muchos secretitos… Fallos, pequeños momentos vergonzosos o graciosos, como cuando estando en el parque del palacio de Laxenburgo, nuestra querida Maria josé intentó bajar una rama de un árbol para que Sisi se sentara y la pobre no solo se cayó al suelo de espaldas, si no que al levantarse se golpeó la cabeza con esa misma rama. Nuestras carcajadas, las suyas incluidas, se oyeron por todo el parque, y cualquiera que lo conozca, sabe lo grande que es! 🙂

19105576_1037133803089701_4716642940218708908_n

Esta es la foto por la que Maria José (aunque no se la vé, estaba a la izquierda subida sobre la misma rama para facilitarle a Sisi la posición) arriesgó su integridad física ;-p Foto: Charlotte Schwarz/Fotografin 2017

O la anécdota de cuando ví a Sisi por primera vez con el vestido de estrellas. Rompí a llorar como una niña nada mas verla. Fué en Mayo en el palacio del Belvedere. Ver de repente EL vestido, ese que todo el mundo conoce, fue un momento increible. La fui ayudando a vestirse, capa a capa, y creedme que es con cada traje una historia, pero con este vestido mas aún. „Hasta que te des la vuelta…“ esas palabras del musical „Elisabeth“ me recuerdan siempre a ese momento. Fue algo único. Ver de pronto ese vestido delante mío en todo su esplendor fué algo que me sobrepasó. Y por un momento, casi pude sentir que estabamos realmente en el siglo XIX y que la auténtica emperatriz estaba delante de mí. Y aún me sigue pasando eso de vez en cuando. Y por ello le estoy muy agradecida. 

Nos lo hemos pasado genial en todas nuestras sesiones fotográficas. Pero lo mejor de todo ha sido la cantidad de personas que hemos conocido por el camino. Daba igual a quien conocieramos, a la familia Habsburgo-Lorena, La familia Kuefstein(ambas familias descendientes de Sisi por parte de la archiduquesa Maria Valeria) a la Condesa Alix( descendiente del archiduque Francisco Fernando) o al Conde Pilati, la mirada con la que recibían a nuestra Sisi era siempre la misma: Asombro, admiración y alabanzas.

Y es que eso es lo que nuestra Sisi provoca: uno queda extasiado por ella.

Sisi es al natural una belleza, podéis creerme, pero cuando se transforma en la emperatriz, brilla con luz propia. Se ha dejado crecer el cabello, aunque en su día a día sea bastante molesto. Cose todos sus trajes con una absoluta atención al detalle y con total precisión y juntas elegimos los que mejor correspondan al momento y lugar al que vamos a asistir. Eso significa horas, cuando no días, de discusiones. Es mucho esfuerzo. No os podéis ni imaginar cuanto esfuerzo hay detrás. Bolsas con ropa, cajas llenas de accesorios que hemos de llevar siempre de un lado a otro. Toda la investigación que hacemos antes de ir a cualquier lugar para poder explicaros en directo todo lo que podémos sobre esos lugares y sobre los datos históricos que corresponden. Cada artículo que escribimos hay que investigarlo antes. Es un esfuerzo enorme, digno de un historiador. Coser cada vestido históricamente correcto es un trabajo gigante. Un trabajo que necesita de mucho amor y mucha locura. Y si, estamos locas.  Pero nos da igual. Amámos lo que hacemos. Y el éxito nos ha dado la razón.

Sobre lo locas que estamos, os voy a contar una anécdota:

Hace poco que Sisi publicó el artículo sobre nuestra visita al palacio de Ruegers. En él, hace referencia a lo que pasó con el biombo, pero yo os voy a contar lo que ocurrió realmente.

6FF9B32A-6890-4290-94AF-CB2675FDBDA1

Este es el Biombo de 300 años de antigüedad. Foto: Sternenkaiseron.com Marie

Todos conocéis nuestra foto de „estamos de viaje“, que no habría quedado así si Sisi y yo no hubieramos cargado con el biombo a lo largo de tres habitaciones.  Descubrí ese biombo el día anterior durante nuestra sesión fotográfica. Que de lo que iba a ser un solo día de fotos pasaran a ser dos, se lo debemos a la generosidad del Conde Pilati, además por que así pudimos realizar nuestro sueño de imitar las conocidas pinturas de Winterhalten de Sisi con el cabello suelto. Yo sabía que el biombo quedaría mejor en el dormitorio que el salón de las damas. Así que allá nos fuimos Sisi y yo a transportar ese „trasto“ de 300 años por tres habitaciones enormes. No os imaginais el miedo que llevabamos en el cuerpo por que se nos cayera o se rompiera de alguna manera o que se nos escurriera de las manos, por que una cosa os digo: ¡no sabéis lo que pesaba! Cuando conseguimos tenerlo en posición, hicimos fotos preciosas.

La cara de la guía que lleva grupos una vez cada hora por el palacio, fue un auténtico poema que no se nos olvidará jamás. No sabemos si reconoció el biombo, pero si que tenía claro que una hora antes no estaba ahí y no se podía creer que nos hubieramos atrevido a usar ese biombo de 300 años de antigüedad, que incluso la mismísima emperatriz Maria Teresa vió. Querido Conde Pilati: Si nos está leyendo, por favor no se enfade con nosotras. A final lo colocamos en el mismo lugar en el que estaba al principio 😉

También el video en el que Sisi esta semi tumbada en el Chaiselongue tosiendo y leyendo un libro del siglo XVIII lo grabamos en el palacio Rueguers. ¿Que puedo decir? Quería fotografiar a Sisi en ese chaiselongue, pero sin algún tipo de accesorio quedaba algo aburrido. Así que me fui a la habitación de al lado y cogí de una estantería un librito blanco que le puse a Sisi en las manos. Que era un libro original del siglo XVIII yo no podía saberlo. No era la afección pulmonar que llevó a la emperatriz a Madeira lo que la hizo toser, si no el polvo de aquel librito. Acabo de desvelar el secreto 😉 Si escucháis el video atentamente, se me oye reir por lo bajito. En cuanto dejamos de grabar, rompimos a reir a carcajadas.

¿Entendéis ahora por que digo que nos lo pasamos tan bien?

Como recordatorio os escribo aqui la lista de los lugares que hemos visitado en este 2017. Las fotos las podéis ver en la página de Sisi:

k. u k. Confitería imperial Demel, Palacete Daun-Kinsky, Restaurante Zum Schwarzen Kameel, Confitería Heindl, Vagón imperial de la Emperatriz Isabel en el museo Técnico de Viena, La casa de las Palmeras del palacio de Schönbrunn, Café Dommayer, Palacio del Belvedere, Palacio y Parque de Laxemburgo, Café Central, Palacio Ferstl, Museo del Chocolate Heindl, Inauguración de la tienda Heindl en el Kohlmarkt, Palacio de Artstetten visitando a la Condesa Alix, Catedral de San Esteban con la bendición del párroco de la catedral Toni Faber, recreación de las escenas de la película Sissi en el palacio de Schönbrunn, día en familia en el parque del palacio de Laxenburgo con el Emperador Francisco José, el Príncipe Rodolfo y la Archiduquesa María Valeria, Make-a-Wish Foundantion, el último Tren Imperial a Bad Ischl, Palacio de Wallsee visitando a la tatara tatara nieta de Sisi Margarita de Habsburgo-Lorena, Castillo con Foso Totzenbach( que se convirtió en el favorito de nuestra Sisi) Palacio del renacimiento Greillenstein visitando a la tatara tatara nieta de la emperatriz Isabel la Condesa Isabel de Greillenstein, Palacio Rueguers visitando al Conde Pilati, Palacio de invierno del Príncipe Eugenio, Palacio Esterhazy, grabamos escenas para el canal France 5 en los jardines del palacio de Schönbrunn, Joyería Köchert, visitamos el restaurante y museo Onkel Taa, Hotel Adria, conocimos a Cornelia Froboess, Palacio Trauttmansdorff y sus jardines, Ópera de Graz y el hotel Kaiserhof de Viena.

Creo que las cosas quedan claras.

No podemos expresar con palabras todo los que nos ha sucedido este año, a quienes hemos conocido y quienes nos han acompañado. Ha habido muchos momento que de verdad no nos podíamos creer lo que estaba sucediendo y creo que el mayor cumplido que nos pueden hacer, es invitarnos de nuevo a algún sitio en el que hemos estado.  Incluso si no tuvieramos tantos sueños aún para realizar, nos faltaría tiempo para volver a visitar a todos nuestro amigos por segunda vez, cosa que también hemos hecho. En la casa de las Palmeras de Schönbrunn hemos estado 4 veces. En el palacio de Schönbrunn 3 veces. En el parque del palacio de Laxemburgo 2 veces. Y por supuesto, en el tan querido por Sisi Palacio Totzenbach, también 2 veces.

Nuestra Sternenkaiserin conquista el mundo. A día de hoy contamos con los siguientes seguidores:

2.210 seguidores en la página de Facebook „Sternenkaiserin – Elisabeth R. als Kaiserin Elisabeth von Österreich“

3.187 seguidores en Instagram „sternenkaiserin“

469 seguidores en Facebook „Sternenkaiserin – Kaiserin Elisabeth und ihr Jahrhundert“

140 Seguidores en Instagram „sternenkaiserin_ kaiserinsisi“

5.182 seguidores en Facebook „Sisi-Straße“

991 Seguidores en Instagram „Sisi-Straße“

Y así llegamos a las aburridas aunque increibles estadísticas:

Hemos publicado 61 artículos en nuestro Blog. Sisi ha escrito 19, María José 11 y yo 31. Cada día visitan el Blog entre 100 y 160 personas. 51 personas se han abonado hasta ahora por E-Mail.

Con este artículo hemos alcanzado (antes de publicarlo, se entiende) los 20.737 lectores. El artículo que más éxito ha tenido hasta ahora, con un total de 1.617 lectores a 25 de Diciembre de 2017, ha sido la biografía sobre la emperatriz Isabel y el de Lily Hunyady con 901 lectores hasta ayer.

Nuestro Blog ha llegado a todo el mundo y en esta lista os escribimos la lista de los países que nos leen por orden de mayor a menor número de lectores: Alemania, Austria, Estados Unidos de América, España, Suiza, Holanda, Italia, Argentina, Francia, México, Hungría, Eslovaquia, Brasil, La República Checa, Reino Unido, Chile, Canadá, Bélgica, Ucrania, Costa Rica, Luxenburgo, Polonia, Perú, Japón, Australia, Grecia, Colombia, Rumanía, Suecia, Rusia, Bulgaria, Portugal, Noruega, Dinamarca, Irlanda, Croacia, Uruguay, Turquía, Paraguay, China, Taiwan, Eslovenia, Ecuador, Finlandia, Honduras, Israel, Estonia, Arabia Saudí, Indonesia, Paquistán, Liechtenstein, Venezuela, Guatemala, Serbia, República Dominicana, Lituania, Montenegro, Marruecos, Vietnam, Islandia, Corea del Sur, Sudáfrica, India, Tailandia, Bosnia y Herzegovina, Singapur, El Salvador, Panamá, Bolivia, Mónaco, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, Nicaragua, Albania, Egipto, Kazajistán, Costa de Marfil, Región Administrativa Especial de Honkong, Letonia, Senegal, Puerto Rico, Nueva Zelanda, Georgia, Omán, Malasia, Armenia, Catar, Aruba, Bielorusia, Guernsey, Túnez, Libano, Moldavia, Namibia, Macedonia, Malta, Islas Caimán, Cuba, Sri Lanka, Chipre y Reunión.

Y con esto acabamos nuestro repaso a este año y miramos con alegria al futuro.

Tenemos muchas ganas de ver que nos depara el futuro. Donde nos llevarán los sueños de Sisi y cuantas cosas viviremos.

23915632_1858203651156780_2752415646373069607_n

Foto: Sternenkaiserin.com Marie

Queremos daros a TODOS las gracias: A todos lo que han creído en nosotras y nos han apoyado: Familia, amigos, María José, Ursula y Peter Füssl, Bárbara Prinz, al intérprete del Príncipe Rodolfo, al intérprete del Emperador Francisco José, a la intérprete de la Archiduquesa María Valeria, a los padres de estos niños, a todos los palacetes de Viena y todos los palacios que hemos visitado, a todos los socios que nos han ayudado con los premios de nuestros sorteos, a la familia Habsburgo-Lorena por tomarnos en serio, a la familia del Conde Kuefstein por el Tour privado, Mag. Berger- de todo corazón, Conde Pilati- no podemos expresar con palabras, Cristian Sepp por su incansable manera de enseñarnos historia, Beatrix Meyer que tanto me ayudó con el artículo sobre Marie Festetics. A la confiteria Heindl por todo lo que hacéis por nosotras. Gracias a todos los que no ponemos aqui por escrito. Toda la lista la podéis leer aqui. A todos nuestros lectores y seguidores, por que sin vosotros nada tendría sentido.  ¡GRACIAS! de todo corazón, gracias. Y por último pero no menos importante: Sisi- tu creíste en mí cuando nadie lo hizo. Tu me contaste tus sueños y deseos. Has hecho de tí la emperatriz de Austria tanto añoraba. Tu eres la única. Te mando un gran abrazo. Tan grande como grande puede ser un abrazo. No me queda mas que decir. O quizás si. En una frase:

¡Esperamos con alegría lo que nos traerá 2018!

~Marie~


Derechos del Texto: Marie Festetics, Citas del Musical Elisabeth de Michael Kunze, Maria   José

Derechos de Imagen: Charlotte Schwarz, Sternenkaiserin.com

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s